sábado, abril 20, 2024
More

    ¿Somos adictos a las redes sociales?

    En cada persona vive un influencer en potencia…

    En un mundo globalizado, el pasar un minuto sin tu celular parece más algo que haces a propósito que un accidente.

    Los medios de comunicación y la belleza que aparece en esa pequeña pantalla nos ha hecho creer que necesitamos a las redes sociales, cuando literalmente nosotros tenemos el poder

    Para este momento del año aquella persona que no haya visto Inventando a Anna o el Estafador de Tinder es porque literalmente vive abajo de una piedra, porque se popularizaron tanto y tan rápido que no conozco a mucha gente que no las vieran, y que no se obsesionaran con ellas.

    Pero, ¿qué fue lo que nos causó tanto revuelo?, ¿la historia?, ¿la idea de que cualquiera nos puede engañar ahora?, ¡bingo!

    La actualidad parece haberse convertido en un exorbitante ir y venir de información; prácticamente todos vimos como Rusia invadió Ucrania sin ver las noticias, sino desde nuestras redes sociales, y desde dispositivos tan pequeños que esos enormes videos parecían salidos de Hollywood, de una película, y no de una realidad.

    Ese padre de familia llorando al despedirse de su hija en la frontera de Ucrania era como un actor, algo recreado para el momento, todo menos la realidad.

    Bajo la excusa de que somos entes sociales nos convertimos en una versión muy fea de lo banal que es la social media.

    Subimos memes de una guerra que está matando a centenares, o nos burlamos del sobrepeso de 50 Cent en el show de Super Bowl, sin darnos cuenta que nosotros también envejecimos, y también subimos de peso.

    Compartimos fake news, pero también dolorosos mensajes de odio, de transfobia, de poca empatía y lo justificamos diciendo que es «nuestra opinión», y que por tal razón se nos debería permitir lo que sea, como si aún siguiéramos en la secundaria, únicamente diciendo lo que creemos que es «cool», que «está bien», sin abrir conversaciones duras que nos hagan abrir los ojos, porque según nosotros vemos la realidad.

    Esta es la primera vez en la historia de la humanidad en la que sobrepasamos la mitad de la población con usuarios de redes sociales, o lo que es lo mismo 62% de todos nosotros tenemos Internet a la mano y una cuenta a Facebook, Twitter, Instagram o el hermano más pequeño, TikTok.

    Estamos a nada de llegar a un promedio de 3 horas de uso de redes por día, lo que es gravísimo si pensamos que necesitamos por lo menos 8 para dormir.

    Las pantallas de los celulares se han convertido en nuestras mejores amigas, tan sólo en lo que va del 2022 98% de los que usamos Facebook lo hacemos desde un móvil, dejando la computadora únicamente para trabajar. Aunque ya casi todos hemos migrado a Instagram, la realidad es que esta sigue siendo la red más popular con casi 3 billones de usuarios activos por día, de los 7 que somos a nivel mundial.

    Un dato que siempre ha llamado mi atención es que tan sólo en América Latina hay 12 millones de creadores de contenidos. ¡12 millones!, pero si tú crees que esto es sorprendente agárrate con los 443 mil influencers que hay en México, y los casi 9 millones en Brasil, lo que significa que casi el 4.4% de su población tiene más de 100 mil seguidores en alguna red social.

    Ser popular hoy en día y contar con una alta gama de seguidores es más fácil que nunca, razón por la que en todo el mundo hay 40 millones de personas con cuentas de Instagram de más de 1 millón de seguidores, y por lo menos unas 100 millones tiene 100 mil suscriptores.

    ¿Te imaginas? Ser popular ya no es novedad, porque todos lo son, y a pesar de ello miles de niños siguen intentando alcanzar ese sueño de ganar dinero por no hacer absolutamente nada más que bailar retos en TikTok.

    Este mundo nos ha dado la herramienta perfecta para estar informados al mismo tiempo que para estar distraídos, y nos ha convertido poco a poco en nuevos seres que para todo encuentran un meme, o cuya realidad se ha convertido en una ficción de lo digital, que ya no saben ni cómo vivir la vida sin tomar una fotografía, o hacer un video o decirle al mundo una opinión de lo que sea.

    No podemos invitarte a salir de este laberinto de social media, porque como dije al principio, no vivimos bajo una roca, tenemos que disfrutar de los contenidos de hoy, lo que sí deberías es encontrar una media en la que el celular vuelva a tener una funcionalidad necesaria y tu tiempo en la realidad sea mucho más alto que el que pasas en una pantalla.

    spot_img

    Otros artículos