sábado, abril 20, 2024
More

    Vanesa Restrepo, desde el interior

    Platicamos con la actriz sobre su carrera

    Las celebridades son observadas desde una pantalla que refleja lo que son por fuera, buscamos el número de seguidores que tienen, los lugares que frecuentan, pero muy pocas veces las conocemos desde lo que son en realidad.

    Es por ello que decidimos charlar con Vanesa Restrepo y conocer de primera voz su camino a la actuación y lo que significa para ella ser mujer.

    Llevas años en esta industria, te hemos visto en grandes producciones y luchando siempre por lo que quieres, ¿cuál dirías que es el motor que te hace seguir?

    Hace tiempo yo buscaba el motor fuera de mí, y desde hace un año, con todo lo que pasó (en la pandemia), empecé a trabajar en mí, a darme cuenta que la persona más importante en mi vida soy yo, conmigo nací y conmigo me voy a morir. Empecé a valorarme y a amarme, y dejé de buscar afuera. Por supuesto que esto no se trata de narcisismo o soberbia, simplemente es aceptarme y amarme con mis defectos y cualidades, sabiendo que desde el amor, puedo conectar con las personas que quiero, porque es una decisión. Mi motor son mis sueños, es intentar ayudar desde mi trinchera, es disfrutar mi tiempo con mis seres queridos, luchar por las causas que creo justas.

    Desde que vivías en Colombia has trabajado por tu carrera como actriz, ¿cómo fue que llegaste a la decisión que esto sería lo que harías para vivir?

    Esta es una pregunta muy bonita, porque yo antes de estudiar actuación estudié ingeniería, y eso no fue lo que me pasó, claramente. Siempre quise contar historias, porque yo crecí con las que me contó mi papá; él tenía unas historias maravillosas desde muy chico, y siempre quise contarlas, pero más que eso, vivirlas, y la mejor manera para hacerlo, para encarnar a otros personajes era por medio de la actuación, ya que tu voz y tu cuerpo se vuelven una herramienta, para que se cuente lo que es el personaje. Para mí la actuación es jugar, es mi sueño, es una fantasía, es vivir y hacer todo lo que muchas veces en la vida real no tengo permitido hacer. También es una gran terapia.

    Teniendo la carrera que tienes, seguramente muchas veces has reflexionado sobre el éxito, ¿qué opinas de él y qué es para ti?

    Descubrir qué es el éxito ha sido un camino por sí solo, porque yo antes pensaba que era simplemente ser famosa, tener dinero, pero no, hoy pienso completamente diferente. Ahora sé que es tener tiempo para hacer lo que te gusta, es ser parte de ese mínimo porcentaje de la población que encontró su camino y que dirige su vida a algo que lo apasiona; es estar al lado de tus seres queridos y también tener tiempo para disfrutarte en soledad. Es comer bien, es poder viajar, es tener salud, conservarla, todo eso es para mí, no se trata de cuánto dinero tienes sino para qué lo utilizas.

    ¿Cuál ha sido tu mayor reto personal al desarrollarte como actriz, has tenido miedos que te paralicen?

    Muchos. Muchos. De hecho una vez me invitaron a una conferencia de TED Talk y me moría de miedo, aunque mi charla era sobre el miedo. La llamé «Cuando El Miedo Se Convierte En Excusa», porque yo lo usaba para no hacer las cosas. Me acuerdo que cuando estaba en la carrera de actuación me operaron una rodilla, pero mi lesión no era tan grave para operarla en ese momento, perfectamente podía hacer mil cosas, pero acepté la cirugía para no bailar en frente de todos. Otra cosa que me pasa cuando tengo miedo es que me quedo sin voz, pero ahora no me dejo frenar por el miedo, aunque una vez me lancé desde una piedra muy alta hacia un lago, me lastimé un costilla porque en el aíre me moría de miedo y me empecé a mover y caí de plancha, así que les recomiendo tampoco hacer tonterías por miedo.

    En medio del movimiento Me Too y todo lo que está cambiando, ¿qué herramientas de las que hay ahora te hubiera gustado tener o que tu generación hubiera tenido?

    Estamos en un despertar de conciencia, yo personalmente siempre digo que de unos años para acá he estado aprendiendo qué es el machismo, qué es el patriarcado, el poner límites, y cómo cuidarme. A mí me hubiera gustado que, cuando tenía 14 años, que sufrí bastante, hubieran existido transportes seguros, porque en Colombia, en esos tiempos, sólo se tenía la posibilidad de tomar un taxi. Me habría gustado tener las redes sociales para poder comunicar tus pensamientos y que nadie te cuestionara sobre ellos, para poder expresarlos con libertad. Me hubiera gustado tener la tribu de mujeres que tenemos hoy en día, porque en esa época nos enseñaban que las mujeres éramos competencia, y ahora nos damos cuenta que unidas somos más fuertes, y entre nosotras nos tenemos qué cuidar. Me habría gustado tener toda la información que hay, la valentía de hablar, y no quedarme callada.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos