miércoles, octubre 27, 2021
More

    Daniela Zavala reflexiona sobre el abandono de Almas Rotas

    La actriz nos platica sobre el personaje María en Almas Rotas

    Almas Rotas es una película que ha cautivado a la audiencia por la reflexión que hace sobre el amor, el abandono y el perdón, razón por la que platicamos con la actriz Daniela Zavala, que da vida a María, una mujer que debe ver el regreso de su pareja, luego de 10 años de haberla dejado.

    Almas Rotas está sonando muy fuerte, fue premiada en Tokio y creo que es algo muy interesante que se haya hecho en Michoacán. Cuéntanos sobre la cinta y tu personaje.

    El personaje de María es una mujer que tiene una huella de dolor muy fuerte, muy grande, con la que ha tenido que aprender a vivir. Después de estar con su esposo en una hacienda muy grande en Michoacán, él se va y la deja sola. Se queda diez años y él decide regresar y ver si puede retomar su relación, pero ella ya está haciendo su vida con alguien más y parece que ya no hay posibilidad de que regresen. La película es de eso, regresar al pasado y solucionar lo que nunca se pudo arreglar en el momento. Es un personaje muy lindo. A mí me ha enseñado que lo que uno no arregla, al final el destino se encarga de alcanzarte y tienes que atenderlo, porque sino te jode.

    EN LA SECCIÓN DE MODA: Looks de Monique Lhuillier que evocan la felicidad

    Foto: Cortesía

    En el sentir de seguir adelante, de superar ciertos momentos en la vida, ¿te sentiste identificada con el personaje?

    Sí como no. Claro que sí. Mi manera de abordar los personajes, como yo prefiero siempre, es encontrar los puntos que me unen al personaje. Lo que sí tengo de ellos. Me gusta partir desde ahí. Es decir, encontrar al personaje dentro de mí, más que construir desde afuera. Por supuesto que mucha, mucha parte del personaje sí viene de afuera, pero parte de lo que yo sí encuentro en común es lo que me gusta explotar. Con María, cuando leí el personaje, terminé de leer el guión como a las dos de la mañana, tenía unas ganas de hablarle al director sobre el guión, que yo dije, no lo hago porque no lo conozco bien. Tenía una urgencia por hablar sobre el personaje y sobre la historia. A mí me robó el corazón, no lo dudé un segundo. Es de esos personajes que uno dice me siento muy afortunada de que me haya tocado y de interpretarlo. Es un regalo en mi carrera, estoy muy feliz y nunca pensé que iba a tener tanto eco la película y que mi carrera sería tan reconocida por este papel. Estoy muy contenta.

    He estado leyendo que la película fue grabada en Morelia, en Pátzcuaro y en otras áreas de Michoacán. ¿Cómo fue rodar para ti?

    Fíjate que fue para mí muy interesante que se hiciera en Michoacán toda la película. Creo que Michoacán es un estado hermoscísimo, tiene lugares muy particulares y muy especiales. Es decir, la Hacienda que estaba en Tacapú, no sabes, era como otro personaje, estaba viva, a pesar de que era una Hacienda abandonada, le imprimía a la película un tono en el que inmediatamente los actores llegamos ahí y fue como muy fácil entender que había sido el lugar que habitaban. O sea para mí fue muy orgánico pisar ese lugar, y además rodamos durante el invierno. Hacía un frío. Fue difícil por ese detalle, pero fue hermosísimo, porque era una desolación que se sentía ahí en los parajes de Michoacán, en medio del campo, en donde filmábamos, en medio de la hacienda, en Pátzcuaro, unas heladas tremendas. Y eso para mí era el alma de María, así se sentía. Yo sumaba, sumaba, sumaba. Me estaba muriendo de frío, pero pude haber elegido quejarnos por las circunstancias técnicas propias del momento, pero yo decía, me estoy helando pero María está sintiendo esto y peor. Entonces bueno, como te digo en vez de quejarme trataba de sumar y pues así hicimos.

    Nos podrías contar con tus propias palabras un poco sobre lo que va a ver la gente y por qué decidir ver la película.

    Es un trabajo muy honesto, creo que desde la concepción del guión, el trabajo que se hizo en el rodaje, los actores que tiene, a mí me tocó compartir escena con Raúl Mendez y con Andrés Montiel que son extraordinarios compañeros, generosos y buenos actores. De verdad que es un proyecto que parte desde la honestidad y que no sería posible más que contando una historia entrañable. Para mí “Almas Rotas” se trata sobre las pérdidas, sobre lo que somos, lo que perdemos. Estamos contando una historia sencilla, porque es algo que sí pasa, hay mucho abandono, pérdidas, ¿qué te puedo decir? En esta época de pandemia todos hemos perdido gente que queremos inesperadamente. Estas cosas suceden, pero la manera en la que está contada, es lo que me parece increíble. Es una película de silencios, no es de todo lo que se dicen, es de lo que no se dicen, de lo que está pasando en la mirada de cada uno de los personajes, en los silencios y creo que eso es lo especial. Además cuenta con escenarios increíbles de Michoacán, la hacienda, las calles de Pátzcuaro, es una mirada a una historia general, pero en un lugar muy particular. Es cine de autor y vale la pena verla.

    Foto: Cortesía

    Sobre lo que decías de las miradas y de los silencios. Me gustaría mucho preguntarte eso, ¿qué es para ti cómo artista? Por que los actores siempre están con sus sentimientos a flor de piel, ¿qué es para ti el silencio? ¿Qué es para ti hablar con una mirada?

    Es mucho más que hablar con palabras, porque los subtextos para mí como actriz son parte fundamental de la construcción de un personaje. Y eso es normal para todos los seres humanos, estamos todo el tiempo pensando cosa mientras observamos, mientras hablamos con otras personas, entonces, eso es lo verdaderamente potente y poderoso. Para mí, los silencios, de verdad que puedes decir casi todo, una mirada puede decirte tantísimas cosas, yo lo veo así. Es muy hermoso decir lo que uno piensa, pero wow, es muy interesante no decirlo y estarlo manifestando a través de una mirada o un silencio.

    Quería cerrar la entrevista preguntando ¿cómo fue que tomaste la decisión de ser actriz? ¿Cuál fue el primer sueño que tuviste de decir “quiero ser actriz”?

    Fíjate que viendo a Roberto Sosa en la televisión. Es un actor que además admiro muchísimo y con quien he tenido la fortuna de trabajar. Hicimos hace poco una obra y una gira nacional que se llamó “Un hombre, una mujer y un perro”. Y bueno, yo era una niña, era una adolescente, yo creo que tenía como 12 o 13 años. Lo vi y dije “quiero ser como él”. Y desde muy niña siempre tuve el deseo, me gustaba mucho leer, me gustaba mucho ver películas, que me contaran cuentos, siempre me he sentido muy atraída por la ficción. Cuando llegó el momento, quise estudiar eso, porque pues me di cuenta que existía una carrera. No me veía haciendo ninguna otra cosa en la vida más que contando historias. Fue así que me hice actriz, que estuve trabajando en esto desde hace ya muchísimos años. Y ya hace algunos años también me metí a estudiar la carrera de dramaturgia y guiones en Casa Azul. Ahora también he estado escribiendo y lo disfruto mucho, me gusta mucho escribir. Y a través de ahí estoy contando historias de una u otra manera.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos