miércoles, octubre 27, 2021
More

    El amor propio está de moda

    En un mundo lleno de apariencias, de redes sociales y caos necesitamos amarnos más

    ¿Cuánto tiempo nos toma amarnos? Según lo dijo una vez Oscar Wilde hacerlo era la historia de amor eterna, un romance que duraría toda la vida, pero no nos dijo, en tiempo real lo que se necesitaría para lograrlo, sobre todo cuando estamos rodeadas de falsedad, de social media y de estructuras que nos hacen sentir pequeñitas cuando alguien nos rechaza o lastima.

    Cuando me pidieron hacer una pieza sobre amor propio, recurrí, como casi siempre, a las mujeres que conozco, para que me dijeran lo que sentían sobre este tema, lo que las hacía rebeldes al preferirse, pero sobre todo, cómo hacían para transmitir esto a las nuevas generaciones o a las demás chicas. Las respuestas fueron tan variadas como lo somos nosotras, unas empoderadas, otras amorosas, pero en general positivas y dulces.

    ENTÉRATE: Cómo proteger tu pelo de los rayos UV

    “El amor propio es velar por mi crecimiento y mi felicidad a través de la conexión conmigo y la energía divina, pero la tarea más difícil es transmitírselo a mi hija y a mis alumnas a través del ejemplo, porque para eso debo cumplir cada uno de mis sueños”, me dijo Mariana, diseñadora de profesión pero feminista por cultura, una persona que como miles ha ido en busca de un futuro mejor en otro país.

    Así como ella, para Fernanda el amarse es respetarse, “aceptarse, percibir el valor que tengo. Transmitirlo es difícil, porque el amor propio lo construyes, y creo que la base es el respeto por las personas, a su manera de ser, de pensar, sin atacarlas, y eso se recibe desde etapas tempranas de tu vida, es el cimiento”.

    AMARTE NO SIEMPRE SIGNIFICA IGNORAR TUS DEFECTOS

    Aclarar que muchas de nosotras sentimos una alta estima es fundamental; recuerdo una parte de la película de Lindsay Lohan, Chicas Pesadas, en donde las jóvenes de una preparatoria comienzan a pelearse por todas las cosas hirientes que se dicen a sus espaldas, y cuando finalmente las detienen, el personaje de Tina Fey dice “no es un problema de autoestima el que tienen, de hecho tienen mucha”, lo que me hace creer que así vamos por la vida, creyendo que “sentirnos perfectas” es el slogan del amor propio y no es así.

    “Cuando tenemos amor propio podemos construir desde ese sentimiento una relación con nosotras mismas y con los demás, nos aceptamos y aceptamos a los demás, se convierte en un amor de dos vías, pero en lo interno, nos abre los ojos a las habilidades, herramientas y sentimientos que no tenemos o que sí tenemos y que nos pueden hacer mejores”, me explica la psicóloga y terapeuta Adriana Espinosa.

    Para la experta, el tener pensamientos positivos y negativos de forma equilibrada es lo que nos da autoestima, no podemos pretender ser astronautas cuando no sabemos ni manejar un auto, pero sí debemos tener la estima necesaria para decir “yo puedo conseguir lo que me proponga, sin importar lo que digan los demás”. Cuando finalmente entendemos que todos somos iguales, que todos tenemos los mismos “poderes” es cuando encontramos el amor propio y el que le damos a los demás.

    HAGO LO QUE QUIERO PORQUE ME AMO

    Al entender que podemos amarnos y ver nuestros defectos como áreas de oportunidad, es entonces cuando podemos convertirnos en lo que siempre quisimos.

    “No podemos ser verdaderamente nosotras si no encontramos las razones por las que somos dignas de valor y de amor, y no del que viene de los demás, sino del nuestro, que es el más importante y que finalmente nos da la fuerza para afrontar lo que sea”, continúa Espinosa.

    Para Norma, otra de las mujeres a las que les pregunté sobre el tema, el amor propio viene con la “responsabilidad de no dañar a otro, de sentirte libre de vivir y tomar decisiones. Es ser libre de pasar por todas las emociones que hay en la vida y amarme como soy, sin tropiezos y con kilos de más o de menos”.

    ¿Entonces amarnos es poder hacer lo que queramos? La respuesta corta es sí, pero la larga tiene que ver con que aprendas a decidir qué es lo mejor para ti, conociendo tus raíces y lo que eres, perdonando tu pasado y viendo para el futuro. Una vez que tienes todo esto en mente puedes conseguir cualquier cosa que te propongas.

    SERÉ COMPLETAMENTE FELIZ UNA VEZ QUE ME AME

    Una de las respuestas que más me gustó fue la de Rocío, una periodista y madre de dos, que me dijo: “para mí es que tu paz interior no dependa de otros, de ahí partes para proyectarte al exterior, con relaciones sanas e inteligencia emocional”. Lo que nos lleva a entender que si te amas, la felicidad dependerá enteramente de ti, y de nadie más.

    “Usualmente al no tener amor propio tenemos miedos y dudas, esto no sólo nos afecta de forma personal, también en lo laboral y en las relaciones que tenemos con otros, en el sexo, e incluso con nuestras familias”, comenta la terapeuta, quien nos invita a crear conexiones amorosas, porque si te rodeas de ellas, es muy probable que en poco tiempo estés invadida de eso que te hace falta.

    Mientras más abiertas estemos a las emociones positivas, más podremos conectar con nuestro interior y hacer lazos que construyan y no que destruyan, o como me dijo Tatiana, “debemos aceptarnos siempre, tener claro por qué estamos donde estamos o con quiénes estamos, y no entrar en lugares o en relaciones porque las necesitamos, teniendo la clara idea de hacer siempre lo que te haga feliz”.

    Recuerda que debemos ser nobles con nosotras mismas, enfocándonos en los logros y triunfos que hemos adquirido, pero también en la amabilidad, la lucha, la paz y todos esos recursos que, sin importar lo que te pase, estarán para hacer de tu vida un lugar mejor.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos