lunes, enero 17, 2022
More

    Entrevista: Las Pequeñas Victorias de la maternidad

    En un mundo en donde nos dicen cómo podemos ser madres, esta serie rompe estigmas

    Uno de los programas argentinos que más revuelo está causando es Pequeñas Victorias, una secuela de Pequeña Victoria, sobre un grupo de mujeres que viven la maternidad de manera diferente.

    En entrevista con Marie Claire, Julieta Díaz, Mariana Genesio y Natalie Pérez, nos cuentan la experiencia que ha sido pasar por la ficción de ser madre trabajadora, de alquiler o trans.

    Foto: Cortesía Amazon

    Los temas que aborda Pequeñas Victorias son universales, seguramente se sintieron muy identificadas con ellos, ¿qué les han dicho amigos o fans sobre esto?

    Mariana Genesio: Todos los personajes de Pequeñas Victorias se encargan de entrar en el público, en una manera en la que se sienten muy identificados. A mí me escriben muchas personas, de acá de Argentina y de otras partes, para agradecer que se pongan a la luz temas que nunca se han puesto para debate, como son el alquiler de vientre para la maternidad de una mujer trans, para una mujer que decide dedicarse a su carrera, de delegar la maternidad para otro tiempo.

    Julieta Díaz: La serie es un poco pionera en lo que es el Prime Time, lo que es la ficción popular en Argentina, y en otros países también, sobre todo al hablar de otro tipo de maternidades, de tribu, en red. A barajear de nuevo cómo las mujeres estamos haciendo con el resurgimiento del feminismo, y sacudir un poco este sistema y cómo puede ser más justo en ese sentido, y me parece que algo sucede con Pequeñas Victorias, que es la razón por la que decidí hacer estas historias, que es un repaso por las diferentes maternidades, y de cómo hacemos familia.

    Recientemente comenzamos a ver más y más programas sobre lo complejo de nuestro cuerpo, la importancia de sentirnos lindas, porque antes nos ponían a competir, ¿no les parece?

    Julieta: Es hermoso como hoy las mujeres no somos competencia somos compañeras, y que nos hemos dado cuenta que antes servía a otros el que fuéramos enemigas.

    Natalie: Eramos corridas del lugar, antes una mujer escribía un poema y lo firmaba el marido, porque la mujer no podía estar de frente, mucho menos hablar de que fueran gerentes, empresarias, o de ser mamá y trabajar, o un montón de cosas. Mi personaje es el que pone el vientre y también es un lugar muy difícil, yo lo hice en la ficción, pero para la que realmente lo hace puede tratarse de muchos factores, desde necesidad económica hasta cualquier otra cosa, pero es un acto de amor, de un amor infinito.

    Natalie, ¿para ti el ser vientre de alquiler en la ficción, te cambió la forma de ver la maternidad?

    Natalie: Yo siempre fui la que iba a ser la primera mamá del grupo, y soy la última, hasta ahora, mi deseo de la maternidad estuvo muy presente, ya tuve siete partos en ficción, me parece que debe ser una de las cosas más increíbles de la vida, de las sensaciones, de los sentimientos más lindos que puede despertar en una persona, y los más difíciles, pero siento que se superan por el amor que una puede sentir, ese amor tan genuino hace que todo lo difícil que puede llegar a ser la maternidad

    Foto: Cortesía Amazon

    En tu caso, Julieta, tienes una hija de la edad de Victoria, ¿cómo viviste estas similitudes?

    Julieta: Estoy muy hormonal, no me hagas llorar, pero me encanta decírtelo porque ahora podemos decir que estamos hormonales.

    Los hijos y las hijas en cualquier situación te mueven a los lugares más oscuros o luminosos. Hay cosas de mi hija que me cuestan un montón, porque soy yo, las cosas que no me gustan, que me parece que tiene que cambiar, la mayoría son cosas mías que le pasé a ella. Es un espejo de amor. Pero también veo mi luz ahí. Mi hija tiene seis, igual que Victoria, son los primeros momentos de la maternidad.

    Mariana, te ha tocado pasar por mucho, pero has inspirado a otros, y ahora con este personaje lo eres más aún…

    Mariana: Ni siquiera como actriz pensé que tendría la posibilidad de hacer de madre, así que ha sido totalmente transformador después de la experiencia de Pequeña Victoria, y ahora con Pequeñas Victorias. Para mí es un gran honor poder representar a un personaje que cambió las ideas de muchas personas, que le abrió la posibilidad a otras tantas, y no sólo para las personas trans en sí, sino por los demás que lo ven de afuera, para que se den cuenta que se puede desestigmatizar.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos