miércoles, junio 12, 2024
More

    ¿Cuál es el origen de La (icónica) Catrina?

    Cada Día de Muertos, un personaje muy especial se convierte en uno de los protagonistas…

    Sin lugar a dudas, el Día de Muertos es una de las celebraciones más importantes y significativas en México que ha trascendido a través de los años, así como ha conquistado a nivel mundial.

    Entre ofrendas llenas de flores de cempasúchil, papel picado, veladoras y retratos, hay un personaje muy especial que cada año se convierte en uno de los protagonistas de la festividad: La Catrina.

    Aunque no fue concebida como un personaje pensado para representar el Día de Muertos, con el paso del tiempo ha sido asociada de una manera mágica y especial. Se dice que en cierto momento, estuvo vinculada con la diosa azteca de la muerte, Mictecacihuatl.

    ¿Cómo nació La Catrina?

    La historia de La Catrina se remonta a los años de las administraciones de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, cuando existía un recurso satírico que consistía en dibujos de cráneos y esqueletos , acompañados de textos que se burlaban de las clases privilegiadas y de la situación del país, de acuerdo al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).

    Sin embargo, el encargado de darle vida al icónico personaje fue José Guadalupe Posada, un ilustrador, grabador y caricaturista de Aguascalientes, cuyo trabajo se distinguió por visualizar la situación del país y retratar las diferencias sociales durante el Porfiriato.

    En 1912, creó «La Calavera Garbancera», (la versión original de La Catrina), un esqueleto que se distinguía por usar un llamativo y lujoso sombrero, llamada de tal manera como una burla hacia las personas que vendían garbanzos en el país. 

    Un intento de satirizar a las mujeres de sangre indígena que buscaban dejar sus orígenes atrás con el fin de pretender ser vistas como europeas al vender dicha semilla.

    La historia de la Catrina

    En 1947, el muralista mexicano Diego Rivera pintó la emblemática pintura «Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central», un autorretrato en el que aparece acompañado de diversos personajes históricos, incluyendo a «La Calavera Garbancera».

    En primera línea, el personaje aparecía de cuerpo completo y con indumentaria tradicional mexicana. Fue el propio muralista, quien la llamó «La Catrina», en referencia a la palabra «catrín» que era utilizada para referirse a un hombre elegante que siempre iba acompañado de una mujer con características similares.

    Era la imagen común de la aristocracia de finales del siglo XIX y principios del XX. Esa es la historia de La Catrina, el personaje icónico que año con año protagoniza el Día de Muertos con una sutil elegancia que se apodera de las calles y los hogares mexicanos.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos