miércoles, julio 24, 2024
More

    Una noche con Chopard

    ¿Hace falta que diga cuánto amo el glamour? No es un secreto, ni esto ni que hay pocos eventos tan elegantes en el mundo del arte como el Festival de Cine de Cannes, en el que pude pasar unos días y noches increíbles, viviendo de primera mano las alfombras rojas (¡desfilando en ellas!), los cócteles y las salidas, así como viendo algunas de las películas más impresionantes con las que me he topado en unos años (no es por presumir, pero estuve en el estreno de Triangle of Sadness, ¡la cinta que se llevó la Palma de Oro! La disfrute muchísimo).

    Fotos: Cortesía Chopard

    Entre todo lo que pude vivir en esos días llenos de, no voy a mentir, locura y nerviosismo, porque, aunque este tipo de eventos parezcan idóneos al ver las fotografías en Instagram, hay muchísimo trabajo detrás (dormir tarde y levantarte temprano, muy temprano, andar a las carreras con tu hair y makeup, llegar siempre a tiempo a tus appointments), hubo un momento especialmente fancy: el cóctel 1001 Nights organizado por Chopard.

    Si sigues de cerca todo lo relacionado con Cannes, sabrás que Chopard y el festival tienen una historia que se remonta a 25 años (justo este 2022 se cumplió su cuarto de siglo), y como buenos aliados que son, y porque son la combinación perfecta, sus colaboraciones van más allá de la joyería (por si no lo sabías, los artesanos de Chopard hacen todos los premios de Cannes, incluyendo la Palma): también hacen fiestas de lo más memorables.

    Fotos: Cortesía Chopard

    El 22 de mayo, más o menos a la mitad del festival, Chopard y su mente creativa, Caroline Scheufele, nos invitaron a mí y a otras personalidades como Jimmy Jean Louis, Marina Ruy Barbosa, Rym Saidi o Nayla Al Khaja, al rooftop del Hôtel Martinez (donde estaba hospedada) para pasar una velada encantadora, de lo más chic, en la que cada uno de los asistentes ayudó a crear una atmósfera clásica, divertida y classy.

    Imagina la escena: De fondo, la música de los DJs, las voces de los pequeños grupos de personas charlando, sosteniendo sus drinks, y al otro lado de la terraza, una hermosa postal de la bahía de Cannes por la noche, brillando con la misma intensidad de las joyas de los invitados El mood era un pequeño recordatorio de lo que fue la golden age de Hollywood (llevada a Francia, claro). Una noche mágica y antigua digna del libro del que el evento tomó su nombre.

    Fotos: Cortesía Chopard

    El recibimiento, las presentaciones, la decoración, el glamour, todo en las mil y una noches de Chopard fue una representación fiel de la legendaria elegancia de Cannes, contenida en un espacio increíble que como cada cosa hecha por la marca joyera, fue diseñada para enamorar.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos