lunes, junio 27, 2022
More

    Voces de lucha; el conflicto entre Rusia y Ucrania

    Desde Kiev, nuestras compañeras de Marie Claire Ucrania hablan de la alarmante situación que viven en su país y cómo pasan los días de refugio en la capital, desde que inició la guerra

    Rusia y Ucrania comparten lazos históricos, étnicos y culturales y, si hay algo que no esperábamos fuese a suceder es que se iniciara una guerra entre ambos países.

    Desde 2014, los ucranianos se han visto inmerso en la llamada “Guerra del Donbás”, que no solo ha afectado a esta población, sino a otras ciudades fronterizas.

    Antes de explicar el origen de este conflicto, debemos hacer un repaso por la historia y regresarnos un par de siglos atrás.

    Anteriormente, Ucrania formó parte de la Rus de Kiev-una federación de tribus eslavas-que se extendían desde el Mar Báltico hasta el Mar Negro, dos áreas estratégicas que, desde siempre se han visto envueltas por la denominación de potencias extranjeras.

    Regresando un poco a nuestro tiempo, en el siglo XX, el territorio ucraniano seguía repartido y antes de la Revolución de 1917, formaba parte del imperio ruso y pasó a llamarse República Socialista Soviética de Ucrania, esto cuando se estableció
    la Unión Soviética en 1922-una zona bajo el dominio polaco.

    Repartición de territorios

    Al término de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se repartieron los territorios, algunos formaron parte de la República Socialista Soviética de Ucrania, que en un principio no incluía la península de Crimea, pues formaba parte del imperio ruso.

    Entonces te preguntarás cómo es que se inició esta guerra, pues bien en 1954, el líder de la Unión Soviética, Nikita Jrushchov reclamó el territorio de Crimea, pero fue hasta 1991, cuando se produce un colapso en la Unión Soviética y Ucrania se consolida como un país independiente. En 2012, se crea un acuerdo entre este país y la Unión Europea; este hecho incomodó a Rusia, quien a través de su ejército metió presión para que el presidente Víktor Yanukóvich suspendiera el acuerdo, esta decisión provocó que miles de personas se reunieron en la Plaza de la independencia de Kiev pidiendo que se retomará el diálogo con la Unión Europea, dando así una serie de protestas y disturbios que se extendieron por el país durante varios meses, hasta que en 2014, el presidente Víktor Yanukóvich huyó de Ucrania.

    Esta crisis fue aprovechada por los prorrusos, quienes apoyados por Moscú, tomaron Crimea y la convirtieron parte de su territorio, la cual fue reconocida por el presidente Ruso, Vladimir Putin.

    Fuerzas prorrusas

    Meses después, fuerzas prorrusas tomaron varias localidades en la zona del este de
    Ucrania, y fue entonces cuando se iniciaron los enfrentamientos armados entre ambos ejércitos.

    El 11 de mayo se declararon independientes las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. La Alianza Atlántica (OTAN) ha acusado a Rusia de apoyar militarmente a los separatistas y las negociaciones de paz han resultado sin éxito, dejando un millón de víctimas y más de 1.5 millones de personas se han visto obligados a dejar su patrimonio y desplazarse hacia los territorios colindantes, muchas de ellas ha logrado salir y otras, aún se encuentran en refugios, asustados, enojados y solos.

    La editora en jefe de Marie Claire Ucrani, Irina Tatarenko nos pidió difundir el mensaje sobre el desgarrador evento que azota su país. “Es un infierno. Por favor, difundan la situación en Ucrania. Necesitamos mucho su apoyo”.

    Así mismo, la directora Katerina lanzó advertencia en redes sociales y un comunicado de prensa. Tras su vida habitual, después de un largo día en la oficina, fue al teatro y habló con una amiga, quien le contó que la guerra había comenzado.

    Desde entonces se ha estado refugiando en el sótano de su hogar. “Aquí no hay protección, pero la reacción de la gente me impactó: están tranquilos y siguen las reglas, incluso los niños no lloran. Aún tenemos agua y electricidad. El internet funciona pero no muy bien”.

    Para Liza Prykhodko, fotógrafa de la revista, tuvo una experiencia similar. “Cuando escuché la primera sirena solo sentí náuseas. Al día siguiente se escuchó el sonido de los bombardeos”.

    Los ucranianos llevan ocho años viviendo en guerra, desde el primer día del ataque los objetivos siempre fueron la infraestructura militar y los aeropuertos.

    Todo el mundo se mantiene al margen y la ayuda internacional no llega para el pueblo ucraniano. Algunas personas pudieron evacuar hacia Polonia, muchas otras se quedaron a luchar por su país, incluso el mismo presidente Volodimir Zelenski, quien aún permanece en el territorio ha devuelto la esperanza y el orgullo a cada uno de los habitantes.

    Hasta el momento no se ha llegado a ningún acuerdo, pero ambas partes se han reunido en una tercera ronda de negociaciones.

    El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, insistió en que Rusia no busca hacer reclamos territoriales sobre Ucrania, sino que cese la instalación militar, cambie su constitución para consagrar la neutralidad, reconozca a Crimea como territorio ruso y a las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk como independientes.

    spot_img

    Otros artículos