miércoles, junio 12, 2024
More

    Entre moda y equitación, Adi Kissilevich seduce con su pasión por la elegancia

    Desde pequeña, la moda y la equitación se convirtieron en una dupla sumamente especial en su vida…

    Adi Kissilevich nació en Israel pero desde muy corta edad se mudó con su familia a Guatemala, adquiriendo de cada país, lo mejor de su contexto y cultura, lo cual la llevó a tener una visión inspiradora y trascendental que la ha perseguido a través de los años.

    Su pasión por la moda surgió desde muy joven cuando observaba cautelosamente los estilismos de las amigas de su mamá, analizaba las revistas que mandaban a su casa y se fijaba detalladamente en las joyas de las señoras que se cruzaban en su camino.

    Cuando solo tenía cinco años, descubrió otro amor que le cambió la vida: La equitación, un deporte que lleva practicando por 30 años y que solo interrumpió durante su etapa de embarazo. «Es mi pasión más fuerte», admitió en entrevista con Marie Claire México.

    Sus inicios en la moda

    Con una meta fija, a los 18 años, Adi Kissilevich se mudó a Milán, Italia para estudiar Diseño de Modas y Textiles, una carrera que le permitió explorar y explotar su creatividad, al principio haciendo sus proyectos escolares que evolucionaron en su propia autonomía.

    Posteriormente, regresó a su país natal, Israel, donde estudió un master en Diseño. «Fue ahí cuando empecé a combinar el tema ecuestre y diseñé una bolsa de cuero en la que implemente algunos filetes de mi caballo», sin saber que en un futuro, eso se convertiría en su sello distintivo.

    Is that the new Gucci?

    De tal manera nació su primera creación, incluso, en entrevista recordó una anécdota que la perseguirá por el resto de su vida. «Me lo llevé a un bar una noche y una americana me dijo: ‘Wow qué lindo, ¿es la nueva Gucci?’ Le respondí: Va a ser la nueva Gucci’«, compartió.

    Para ella, esa frase fue una señal y motivación porque no venía de alguna amiga o conocida, eran palabras de una persona ajena y de otro país. El siguiente paso fue empezar a jugar.

    Luego de ello, contó que al día siguiente llegó a su establo y se llevó todos los frenos de sus caballos para empezar a diseñar: «Al principio fue adaptar el diseño al filete mismo del caballo».

    Para dar como resultado bolsos versátiles que han ido evolucionando con el tiempo, que se ajustan y se transforman de acuerdo a las necesidades de las mujeres, con su marca homónima.

    Adi Kissilevich y una historia que no conoce fronteras

    La travesía de Adi Kissilevich continúo en Europa, cuando se fue con su caballo a un tour que terminó siendo de cuatro años. En ese momento comenzó a diseñar, producir y su cartera de contactos fue aumentando, lo demás fue historia.

    En el camino, encontró una fabrica que le produce a marcas como Louis Vuitton; llegaron prendas como las bufandas de seda y lana, entre otros acercamientos que fueron sumando a la misión. «Como un sueño irreal, todo fluía, recibí peticiones de tiendas internacionales», llegando hasta países como Finlandia, Dinamarca y Polonia.

    Con enfoque en su vida profesional pero sin descuidar lo personal, su novio de aquel tiempo, ahora esposo, le pidió regresar a Guatemala para formar una vida juntos, lo cual aceptó.

    Siguió produciendo en Europa pero en ese momento, despertó una inquietud en ella: Ayudar a la mano de obra guatemalteca. En el proceso, encontró una fábrica en el país donde creció, la cual se está encargando de producir una línea de diseños nuevos.

    Sobre toda la evolución, señaló: «Sigo teniendo mi control de calidad europeo y también ayudando a la mano de obra guatemalteca, al mismo tiempo también estamos viendo cómo expandirnos».

    ¿Qué inspira a Adi Kissilevich? La naturaleza, los caballos, los animales en general, lo cual la ha perseguido en todo este viaje que ha estado en constante evolución. «Mi estilo ha variado un poquito con el tiempo», apuntó.

    El sueño de Adi Kissilevich

    Y es que ella misma, ha adaptado sus modelos de acuerdo a su ritmo de vida como el hecho de ser mamá: «Siempre estoy viendo cómo versatilizo toda mi vida y necesidades con las de mis clientas».

    Con mercado europeo y latino, lo que también caracteriza a la marca es que piensa en cada una de sus clientas tomando en cuenta factores como el contexto y el mismo clima.

    Para la fundadora y directora creativa de la marca es un halago poder ver a gente con sus creaciones: «Mi misión  cumplida es poder ver una señora en la calle y decir ‘yo diseñé esa bolsa’, es satisfacción completa».

    Su cercanía con los clientes es otro plus de la marca, entablar comunicación con sus clientas, ayuda a la diseñadora a saber lo que necesitan en su cotidianidad: «Ellas me ayudan a mejorar o tener una versatilidad más alta en mis diseños».

    Eso mismo es lo que le ha permitido evolucionar hasta el punto de seguir no solo tendencias de moda, sino también tecnológicas, lanzando una bolsa para celular y actualmente trabajando en una correa para el teléfono móvil. También haciendo colaboraciones como con la marca GPA que ofrece cascos de equitación.

    ¿Qué sigue para Adi Kissilevich? Para cerrar con la entrevista confesó que en un futuro le gustaría trabajar con prints: «Me gustaría hacer una línea lifestyle de mamás emprendedoras ecuestres, una línea de ropa versátil», siguiendo siempre su misión.

    Te puede interesar:

    Bruna: Enalteciendo la sensualidad y feminidad latina

    Paris Rodríguez presentó «Dreams» como un viaje de armonía y mujeres inspiradoras

    Padova, la marca colombiana que debes conocer

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos