martes, febrero 20, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    ¿Qué es la depresión post Año Nuevo y cómo combatirla?

    Es totalmente normal, sentirse mal después de las fiestas de diciembre…

    A medida que las fiestas decembrinas y el Año Nuevo llegan a su fin, algunas personas se encuentran enfrentando lo que comúnmente se conoce como la «depresión post Año Nuevo».

    Una sensación de melancolía y desánimo que puede surgir por diversas razones, desde la presión de las resoluciones hasta la transición de la euforia festiva a la realidad cotidiana.

    Algo totalmente normal que podemos experimentar y de lo cual no nos tenemos que avergonzar sino todo lo contrario; cada uno enfrenta sus batallas de la manera que le sea posible y prefiera.

    ¿Qué es la Depresión Post Año Nuevo?

    Para entrar en contexto, la depresión post Año Nuevo es un estado emocional caracterizado por sentimientos de melancolía, desmotivación y, en algunos casos, una sensación general de insatisfacción al regresar a la rutina diaria después de la temporada festiva.

    Ésta puede detonarse durante las primeras tres semanas del Año Nuevo, sin embargo, puede extenderse un poco más. Y está totalmente ligado al conocido «Blue Monday».

    Posibles causas

    Cada persona puede enfrentar la depresión «Post Año Nuevo» por diversas razones, sin embargo hay unas causas que son más comunes.

    Presión de los propósitos: La tradición de propósitos y resoluciones para el nuevo año puede generar ansiedad y autoevaluación, especialmente si se percibe como una carga adicional en lugar de un estímulo positivo.

    Comparación social: Las comparaciones con las expectativas sociales y las celebraciones de los demás pueden alimentar sentimientos de insuficiencia o soledad.

    Transición a la rutina diaria: Pasar de un período festivo a la normalidad puede ser abrupto, generando una sensación de nostalgia y desencanto. Además, aunque creamos que las fiestas decembrinas fueron un «descanso», lo cierto es que en éstas gastamos aún más energía.

    La llamada «cuesta de enero»: Después de las fiestas, las deudas se hacen presentes y comienza a desatarse una preocupación por las cuentas a pagar y esos «gastos» de más que generaron los festejos y regalos.

    ¿Qué hacer para recuperar el bienestar?

    Reenfocar las resoluciones: En lugar de establecer metas poco tangibles, considera enfoques más realistas y específicos que promuevan un crecimiento gradual y sostenible.

    Practicar la autocompasión: Reconoce y acepta tus emociones sin juzgarlas. La autocompasión fomenta una mentalidad más comprensiva hacia uno mismo.

    Conectar con otros: Comparte tus sentimientos con amigos o familiares cercanos. La conexión social puede ser una fuente invaluable de apoyo emocional.

    Crear rutinas positivas: Incorpora pequeñas rutinas diarias que te brinden alegría y sentido, como una rutina de skincare, yoga, ejercicio o lectura.

    Establecer expectativas realistas: Reconoce que la vida cotidiana tiene sus altibajos. Establece expectativas realistas y celebra los pequeños logros en lugar de enfocarte en lo que aún no has alcanzado.

    No te preocupes, la depresión post Año Nuevo es una experiencia común, pero no está destinada a durar indefinidamente. Con conciencia, autocompasión y la implementación de estrategias positivas, es posible superar esta sensación y abrazar el nuevo año con una mentalidad renovada.

    Reminder: Enfrentar la realidad post festiva con comprensión y cuidado personal puede marcar la pauta para augurar un año lleno de crecimiento y bienestar emocional.

    Te puede interesar:

    Rituales para recibir el Año Nuevo: Manifestando un idílico 2024

    ¿Por qué nos gusta tanto el recalentado de Navidad y de Año Nuevo?

    Blue Monday: ¿Por qué es el día más triste del año y cómo combatirlo?

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos