miércoles, septiembre 22, 2021
More

    El cuerpo que habitamos y la percepción

    Las redes sociales son un constante flujo de cuerpos en exhibición. ¿Qué efecto tiene en nosotros?

    Creo que desde 2017 empecé a volverme más consciente (e inseguro) de cómo me veo. Durante un periodo breve estuve en una agencia de modelos local y creo que tuvo efecto en mis los constantes comentarios sobre mi cuerpo. Cada semana era algún cuestionamiento sobre mi rutina de ejercicio o simplemente un “estás gordo”. Y ni hablar de la piel.

    También te recomendamos: La moda de los años 2000 regresa, ¿debería preocuparnos?

    Se puede decir que muchos tenemos una relación complicada en el mejor de los casos con nuestro cuerpo y tormentosa en los peores. Nuestra percepción de cómo nos vemos afecta en cómo nos sentimos. Muchas veces esta puede ser distorsionada por imágenes falsas e idealizadas de aquellos que nos rodean o que seguimos porque aspiramos a ser como ellos.

    Imagen: Pexels

    Me sorprendió especialmente un gif del fotógrafo Dan Vojtěch donde retrata a un sujeto con la misma cámara, pero con distintos lentes. En evidencia cómo cambia el rostro de la persona hasta redondearse y aplanar sus rasgos más. Me hace dudar un poco incluso de cómo me veo en una imagen sin retocar, porque antes de que puedas editar tu cuerpo, el equipo que usaste ya tiene una manera particular de mirarte.

    Es complicado porque por más que uno adore la moda, hay que ser conscientes de sus repercusiones en el valor que se dan muchas personas a si mismas basadas en si pueden entrar en la talla 0. Nos hemos impuesto tanta presión para vernos como alguien cuya piel ha sido maquillada por los mejores y su cuerpo retocado por ojos expertos.

    A veces cuando me pongo maquillaje siento que nada funciona, y me obsesiono con la textura de mi piel y la forma de mi ojo y cómo no tengo cejas definidas.  Pero creo que la lucha por quererse a uno mismo es más visible y es importante hablar de estos temas. Es una batalla cuesta arriba y a veces puede que tropecemos, pero vale la pena intentarlo, ¿no?

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_img

    Otros artículos