lunes, junio 27, 2022
More

    El lugar más encantador de Cuernavaca para pasar el fin de semana

    Estás lista para disfrutar de Piccolo Peccato

    En 1950 había una casa en Cuernavaca, Morelos, a la que solían asistir artistas de la talla de Gabriel García Marquez, era el hogar del caricaturista Abel Quezada.

    Durante esos años, se daban grandes tertulias bohemias, y hoy, sigue siendo un referente del arte al haberse convertido en Piccolo Peccato, un hotel que contiene grandes experiencias de principio a fin.

    Para comenzar, sus espacios y habitaciones están llenas de litografías de artistas quienes han sido eje del arte durante el Siglo XX y XXI, nacidos en nuestro país como en otros países del mundo.

    Entre las que destacan están las de Tara De Lempika, una artistas que cambió la forma en que se veía a las mujeres en aquellos años, y que llenó de color y atrevimiento el arte mexicano.

    Tamara de Lempika es considerara la mayor exponente de la corriente artística Art Decó, por lo que adornar las paredes de Piccolo Peccato con sus piezas era la clave para convertir este hotel en lo que es hoy.

    También nos encontramos arte de Frida Kahlo, la artista mexicana más reconocida en el mundo por su obra pictórica y por el carácter inquebrantable con que llevó su vida. Kahlo también se ha convertido en un icono feminista.

    Toda su obra refleja distintos momentos de su vida, pasión y dolor en cuadros fácilmente reconocibles por el uso del color y por sus autorretratos.

    La cocina de Piccolo Peccato también es un emblema, dirigida por el Chef Piero Mencarelli Marchini, quien ha estado a cargo de los mejores y más famosos restaurantes de comida italiana en la República Mexicana, así como en Pierugia, Italia.

    Sus pizzas, pastas, ensaladas y especialidades deleitarán tu paladar y pasarás un rato increíble en las terrazas con vistas espectaculares tanto de día como de noche.

    El Hotelino cuenta con 14 habitaciones de estilo mediterráneo, varias de ellas con vista a la cañada, en las cuales puedes relajarte con el sonido de la caída del agua.

    No puedes dejar pasar la oportunidad de visitar Piccolo Peccato este fin de semana, que se encuentra ubicada en Calle Rufino Tamayo 26, Acapantzingo, Cuernavaca, Morelos.

    spot_img
    spot_img

    Otros artículos