miércoles, octubre 27, 2021
More

    Gracias, Simone Biles

    Tu voz ha sido escuchada, por las que en realidad importan

    Los oficiales, algunos deportistas y hasta el público, han criticado duramente a Simone Biles por dejar los Juegos Olímpicos de Tokio, pero su vida será un ejemplo para aquellas que nos están observando en silencio.

    Millones de niñas (niñxs) están absorbiendo cada uno de nuestros pasos, viéndonos como ejemplo, escuchando los gritos de una marea verde, las suaves palabras de las embajadoras, los logros de las latinas en el extranjero, y también a Simone Biles.

    TAMBIÉN LEE: Conoce la nueva línea de Indya Moore y Tommy Hilfiger

    ¿Qué importa lo que tenga que decir un hombre sobre su elección de retirarse de la competencia?, ¿o lo que tengan que decir las personas que no mueven un dedo desde sus sofás? Lo importante son ellas.

    A partir de la situación ocurrida con Simone, se recordó a una gimnasta que fue forzada por su equipo y por las autoridades olímpicas a competir, a pesar de tener una fractura, que la llevó a caer sobre su cuello en un ejercicio, dejándola cuadripléjica.

    “Tenemos que proteger nuestras mentes y nuestros cuerpos, y no sólo salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos”, Simone Biles.

    Estamos hablando de Elena Mukhina, que en los años 80 ganara todas las competencias del deporte, incluyendo aquellas en donde participaba Nadia Comaneci, y cuya carrera fue truncada por las abusivas condiciones en que la obligaron a participar.

    Aunque pidió a los organizadores, a sus entrenadores y médicos que no la dejaran competir, su voz no fue escuchada, y terminó en una silla de ruedas por más de 22 años.

    Hoy Simone Biles abre la puerta a poner atención a los problemas mentales, a permitir a las mujeres decir “no puedo”, o “no quiero”, y que sus deseos sean respetados, escuchados y valorados.

    Su forma de pensar en sí misma antes que en los demás, dejará una marca en las pequeñas que la admiran, para que cuando pasen por lo mismo tengan el coraje de decir “¡no!”.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos