viernes, julio 19, 2024
More

    Wanda Miletti Ferragamo, una mujer que admiramos

    La feminidad y el trabajo duro se combinaron en una persona

    Wanda Miletti Ferragamo se convirtió desde su nacimiento, el 18 de diciembre de 1921, en el símbolo detrás de la marca Salvatore Ferragamo, dándole un toque de feminidad y fuerza que sigue vigente hasta hoy.

    El amor de su vida formó esta firma, pero fue ella la que tomó grandes decisiones que catapultaron a la maison a lo que es ahora.

    Ella eligió continuar el sueño de su esposo y honrar su memoria. Su elección fue cultural, en el sentido más amplio de la palabra, con la intención de preservar y expandir el sueño que había llevado a Salvatore a América y que luego trajo a Florencia, en la Toscana, el lugar donde los dos decidieron establecer su hogar.

    «Cuando comencé a trabajar, no había muchas mujeres dirigiendo empresas en Italia. Ahora las cosas son diferentes y me alegro, aunque soy consciente de lo que esto conlleva. Todas las mujeres trabajan, la única diferencia es que algunas hacen su trabajo fuera de casa. En cualquier caso, las amas de casa deben llevar las cuentas como contadoras, decorar como un diseñador de interiores, cocinar como un chef y administrar su casa como un CEO, y deben hacer todo esto mientras también trabajan como esposa y madre. Nosotras las mujeres hacemos de todo, no importa qué y dónde estén nuestras oficinas», dijo en una ocasión Wanda Miletti Ferragamo.

    La creativa en una familia de clase media en Bonito, el mismo pequeño pueblo donde había nacido Salvatore. Su madre, Giovanna, fue muy amable, paciente y sensible.

    Le encantaba la música y era una excelente administradora de los activos de la familia, además de ser una cocinera talentosa como muchas mujeres en el sur de Italia.

    Wanda Ferragamo recordaba a menudo el día en que su vida cambió de rumbo. Se preparó para la reunión y saludó al zapatero más famoso del mundo con estas palabras: “Debes ser el famoso Salvatore Ferragamo. Gracias por la maravillosa contribución que ha hecho a la elegancia femenina”.

    Ferragamo quedó impactado por las palabras de una niña tan joven y, a su hermana que lo acompañaba, en inglés pronunció la frase profética, “Esta niña va a ser mi esposa”. Salvatore tenía 42 años y Wanda solo 18. Entonces comenzó un intenso noviazgo, con Salvatore enviándole flores y cartas de amor e invitándola a salir.

    Incluso le hizo un magnífico par de zapatos negros de gamuza y charol en los que el empeine parecía escamas de pez. Los zapatos ahora se guardan en el archivo de Salvatore Ferragamo.

    A  pesar de las dificultades de la guerra, su vida familiar fue feliz y el nacimiento de tres hijos, Fiamma, Giovanna y Ferruccio, se sumó a su alegría. Wanda era la ama de casa perfecta y se convirtió parte de la sociedad florentina. Aprendió a amar la ciudad, lo que a veces podría ser difícil, pero no la habría cambiado por ningún otro lugar del mundo.

    En agosto de 1960, tras la muerte prematura de su amado esposo Salvatore, Wanda decidió asumir la presidencia de la empresa, compaginando esta nueva dimensión de su vida con el cuidado de su familia e hijos, algunos de los cuales aún eran bastante jóvenes. Ella eligió continuar el sueño de su esposo y honrar su memoria.

    Su elección fue cultural, en el sentido más amplio de la palabra, con la intención de preservar y expandir el sueño que había llevado a Salvatore a América y que luego trajo a Florencia, en la Toscana, el lugar donde los dos decidieron establecer su hogar.

    Para celebrar los cien años del nacimiento de esta mujer especial, el Museo Salvatore Ferragamo, la Fondazione Ferragamo y la empresa Salvatore Ferragamo la conmemoran con una serie de iniciativas que incluyen la publicación de una biografía y una exposición, que se inaugurará el 19 de mayo de 2022.

    Nombrada Mujeres en Equilibrio, esta exposición, como hubiera querido Wanda Ferragamo, también cuenta las historias de otras mujeres que, durante el boom económico de Italia cuando Wanda se estaba convirtiendo en empresaria, ayudaron a forjar una sociedad diferente del contexto histórico en el que habían nacido.

    Este proyecto no solo destaca su capítulo en la historia, sino que reflexiona sobre preocupaciones generales relacionadas con temas de interés como el equilibrio entre lo público y lo privado, nuestras relaciones y nuestro trabajo, que ahora, más que nunca, están a la vanguardia de nuestro tiempo.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos