martes, diciembre 7, 2021
More

    Tratamientos que cuidan la piel de tu cuello

    Hay partes de nuestro cuerpo a las que no le damos mucha atención

    Todas hemos visto a alguien que tiene un rostro de ángel y un cuello bastante descompuesto. ¿Sabes a qué se debe?

    Así como ocurre en todo el cuerpo, la piel de cuello y escote pierde colágeno conforme pasa el tiempo, sumado a la exposición solar y otras causas, lo que ocasiona pérdida de firmeza y aparición de arrugas y manchas.

    TE PUEDE INTERESAR: Ana Valeria Becerril, un talento incontrolable

    Es por ello, la doctora Jesse Schwartzberg, directora de Skin Project, clínica dermatológica, junto con la doctora Ivonne Corona Gómez, también de Skin Project, nos explican algunos de los procedimientos estéticos más efectivos para tratar el cuello.

    Además, nos presenta un tratamiento llamado Ultraformer, que es uno de los procedimientos más efectivos que pueden ayudar a esta piel a recobrar su calidad y belleza

    ¡Manos a la obra!

    Foto: Cortesía Pexels

    Tratamientos tópicos.

    Acudir a consulta con el dermatólogo, para que el médico prescriba tratamientos con antioxidantes y cremas que promuevan la regeneración celular adecuados para la piel del cuello y escote y a las necesidades de cada persona.

    Peelings.

    Aportan luminosidad y suavidad a la piel, mejorando su apariencia. Se realizan con químicos que se aplican directamente sobre la epidermis.

    Existen peelings caseros y profesionales. Los caseros son más suaves, por lo que la mejoría es muy sutil. En cambio, los profesionales, que se llevan a cabo en el consultorio del dermatólogo, generan un efecto más profundo que estimula la producción de colágeno.

    Puede minimizar arrugas finas y ayudar a quitar manchas. En función de las necesidades particulares del paciente, se elige la sustancia química para el tratamiento.

    Enzimas inyectables. Sirven para reducir la grasa del cuello, así como para estimular el colágeno, evitando así que quede flacidez después de la reducción de la grasa en el cuello. Este procedimiento es muy efectivo para reducir la papada.

    Toxina Botulínica.

    Ayuda a suavizar las bandas o músculos platismales del cuello, disminuyendo su aspecto y evitando que se marquen más, porque son muy evidentes en algunas personas, especialmente en aquellas que hacen mucho ejercicio.

    También en el escote se puede aplicar la toxina botulínica para tratar las arrugas específicamente.

    Bioestimuladores.

    Son sustancias que se inyectan en el cuello y escote para estimular producción de colágeno. El ácido hialurónico en presentaciones específicas para esta área, la hidroxiapatita de calcio, el ácido poliláctico y la policaprolactona son ejemplos de esta categoría. Todas ellas mejoran las arrugas del cuello y escote; además, mejoran la flacidez.

    Ultraformer.

    Funciona con tecnología HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound). Es un ultrasonido macro y micro focalizado, es decir, actúa en áreas muy específicas, haciendo que se caliente la segunda y tercera capa de la piel entre 65 y 70 grados para formar nuevo colágeno. La tecnología dispone de diferentes cabezales que van desde 1.5 hasta 9 milímetros.

    Pexels

    No aplicar perfume directamente sobre la piel.

    Los perfumes tienen una base de alcohol y otros químicos, que podrían irritar la piel si se aplican directamente.

    “Las pieles normales suelen ser más resistente. En cambio, las sensibles suelen irritarse, enrojecerse y resecarse cuando se les aplica perfume directamente. Para prevenir cualquier molestia, sugiero que el perfume se aplique sobre la ropa”, comenta la doctora Jesse Schwartzberg.

    Evitar una mala posición.

    Uno de los problemas de estos tiempos es que la cabeza permanece mucho tiempo agachada porque se está mirando el teléfono celular.

    Esta mala posición provoca mucha presión, la cual es absorbida principalmente por la piel del cuello y debajo de la mandíbula. Lo que ocasiona a su vez, que se generen los pliegues o círculos, quedando arrugas marcadas.

    Cuidarse del daño solar.

    Además de aumentar el riesgo de padecer cáncer, el daño solar es una de las principales causas de envejecimiento cutáneo, que se manifiesta en resequedad, flacidez, arrugas y manchas. Así como se aplica protector solar sobre el rostro, se debe de aplicar en cuello y escote.

    A menos que se usen blusas o suéteres con cuello de tortuga, se debe reaplicar el producto al igual que en la cara, cada cuatro horas. Existen formulaciones en spray y acabado mate que hacen más fácil este proceso.

    Dormir boca arriba.

    Cuando se duerme de lado, la posición provoca que la piel del escote permanezca comprimida durante muchas horas, lo que hace que se acentúen y se marquen más arrugas de la zona. Para evitarlo, es recomendable dormir boca arriba. Si no se puede siempre, procurar hacerlo algunos días a la semana.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos