sábado, abril 13, 2024
More

    40 años de London Fashion Week: Momentos icónicos de la moda británica

    London Fashion Week celebra 40 años de ser la hermana rebelde y disruptiva de las semanas de la moda

    Dentro del mes de la moda cada ciudad nos ofrece una experiencia distinta. Nueva York es comercial y cool, Milán es sensual y pulcro y París es la cuna de la moda. Londres es distinta, es rebelde, cuna de creativos y de diseñadores que rompen paradigmas. Es parte de la idiosincrasia inglesa el vivir entre la tradición y la modernidad. Para celebrar el 40° aniversario de London Fashion Week recordamos algunos de los momentos más icónicos creados por los diseñadores que han pasado por sus pasarelas.

    Highlander Rape, la colección más controversial de Alexander McQueen

    Londres vio nacer a una estrella que no se repetirá. Alexander McQueen fue un revolucionario en la moda, el último en inventar una silueta. Una de sus colecciones más polémicas fue AW95, Highland Rape. Las prendas estaban visiblemente dañadas y rotas, algunas en el área de la entrepierna, sugiriendo una violación. Muchos interpretaron su propuesta como un mensaje misógino, glorificando el abuso sexual. Pero el trasfondo iba mucho más allá de eso. La colección era una protesta contra diseñadores ingleses produciendo ropa con motivos escoceses. McQueen hizo referencias a la guerra en la que Inglaterra arrasó con Escocia, de donde es originaria su familia paterna.

    Fue este desfile el que llamó la atención de toda la industria y lo llevaría a dirigir momentáneamente a Givenchy.

    Una meditación refugiada en Hussein Chalayan

    Para la temporada AW00, Hussein Chalayan estaba preocupado con la situación bélica en Kosovo. Unió la temática del ser refugiado con esconder los objetos de valor y cargarlos con uno mismo. El set fue sumamente elemental, una sala de estar completamente blanca, con algunos objetos que las modelos se llevaron consigo y un coro cantando a capella con una televisión retransmitiendo la imagen.

    El final fue sublime, cuatro modelos emergen y transforman el forro de las sillas en vestidos y maletas de madera. La última modelo, Natalia Semanova, tomó la mesa, abrió una tapa y se la colocó como una falda. El público se volvió loco en gritos y aplausos. El set vacío, la tele apagada y el público solo podía contemplar y reflexionar sobre lo que vieron: un instante de genialidad.

    Shalom Harlow y los brazos robóticos de McQueen

    Aunque intentamos dedicar un solo momento a cada diseñador, la genialidad de McQueen es tal que merece una mención más. En su colección SS99, la modelo Shalom Harlow apareció con un vestido blanco engañosamente sencillo, para luego ser rociada con pintura negra y amarillo neon por dos brazos robóticos agitándose violentamente. Cada desfile de Alexander fue un espectáculo, pero ciertamente se superó en No. 13.

    La caída más icónica

    Apostamos que si piensas en accidentes de la moda se te viene a la mente la caída de Naomi Campbell. Pero no solo eso fue un momento icónico la caída, sino que la colección fue un triunfo. En Anglomania, Westwood presentó un tartán registrado especialmente para ella, llamado MacAndreas en honor a su esposo (y que ahora es la portada de su libro Catwalk). Una de las mejores colecciones de Vivienne en donde exploró sus raíces con su característica mezcla de romanticismo con una actitud punk.

    El escándalo de Christopher Kane

    Desde su colección de graduación, el mundo de la moda sabía que Christopher Kane no sería un diseñador típico. Sin embargo, esta noción la llevó al extremo en su colección AW15 en donde presentó piezas de intarsia de encaje que formaban las siluetas de personas desnudas. A lo largo de su carrera Kane ha explorado la sexualidad y el placer hedonista como algo positivo, sus camisetas More Joy son una insignia de su actitud sex-positive. Este vestido lo terminaría usando FKA Twigs para asistir a la Met Gala con su ahora expareja Robert Pattinson, escandalizando a más de uno en la alfombra roja.

    El menswear emocional de Craig Green

    La ropa masculina, con todos sus códigos estéticos y restricciones supone el espacio donde uno puede ser más subversivo. Craig Green entiende esto a la perfección, con cada colección, un discurso profundamente emocional y personal. Después de participar en Fashion East, su debut en SS15 fue con el que comenzó a compartir su punto de vista arquitectónico e imaginativo, con modelos cargando lo que parecían tiendas de campaña de nómadas o algún aparato para volar. Fue el gran comienzo de uno de los mejores diseñadores de ropa masculina contemporánea.

    Nacen dos estrellas de Central Saint Martins en London Fashion Week

    Dos de los graduados más recientes que más ruido han hecho internacionalmente son Richard Quinn y Michael Halpern. Sorprendentemente los dos se graduaron de CSM en la misma generación y aunque comparten un gusto por el glamour y el drama, cada uno tiene una perspectiva muy diferente. En la presentación de London Fashion Week de Central Saint Martins en 2016 cada uno mostró sus colecciones, las cuales fueron las más comentadas del desfile.

    Halpern por un lado con un gusto por las lentejuelas en patchwork y piezas hechas para la fiesta y por el otro Richard Quinn, que mezcla una sensibilidad retro con elementos fetichistas como los catsuits de cuerpo completo y el látex. En 2018 La Reina Isabel II asistió al desfile de este último para entregarle el Premio Queen Elizabeth II para el diseño británico.

    Una despedida solemne y festiva

    Christopher Bailey tiene una de las trayectorias más largas dentro de una marca en los último años. Del 2001 al 2018 estuvo a cargo de la dirección creativa de Burberry, llegando a ser CEO a partir del 2013. Bajo su mando, renovó la imagen de la marca como la casa insignia de la moda británica. Sin embargo, su último desfile para la marca fue un asunto profundamente emotivo. Como un símbolo de orgullo, celebró su identidad como un hombre gay con una versión del icónico Check de la casa con la bandera del orgullo LGBTQ+ entrelazada. Cara Delevigne cerró la pasarela con una majestuosa capa arcoriris y al final todos los modelos desfilaron al ritmo de Don’t Leave Me This Way interpretado por The Communards con un arcoíris de luz.

    Sin duda, la presencia de London Fashion Week es indispensable para seguir formando talentos disruptivos en la moda. Su voz es única y aunque ahora no es un gran momento para ser diseñador emergente en Gran Bretaña, la perseverancia tendrá sus recompensas.

    Te puede interesar:

    PinkPantheress asciende a una nueva era con Heaven Knows

    The Londoner, el hotel boutique de lujo en Londres que tienes que conocer

    London Fashion Week celebra 40 años

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos