sábado, junio 15, 2024
More

    Adhara Pérez: Un viaje más allá del espacio

    Con solo 11 años de edad, Adhara ha pasado por diversas circunstancias tanto complicadas como satisfactorias…

    Créditos:

    Director Editorial: Gerard Angulo / @gerardangulo
    Fotografía: Martha Álvarez / @marthalvarezbernal
    Realización: Sergio Valenzuela / @sergio.valenzuelach
    Asistente de fotografía: Zoe Gómez / @zoegmz__
    Asistente de moda: Michelle Ortíz y Vanessa López / @michortizand y @vanecl.__
    Maquillaje: Ana E. Uribe / @anaeuribe x @bridelmx
    Asistente de maquillaje: Ana Pau Fernández
    Peinado: Ernesto Vargas / @ernestovargas_hair
    Entrevista: Anna Brenda Sánchez / @annabrennda

    El camino de Adhara la ha llevado hasta donde hoy en día se encuentra con un solo sueño: Ser astronauta y conquistar el espacio. La inocencia, inteligencia y dulzura de ella fue lo que nos cautivó desde el primer momento.

    Una pequeña con una gran historia que contar que nos inspira a jamás darnos por vencidos en cualquier situación, una lección de vida que nos llevaremos por siempre en el corazón.

    Desde que Adhara Pérez llegó al estudio, junto a su mamá Nayeli Sánchez y su hermanita Camila, el ambiente se tornó de un bello color, justo la atmósfera se comenzó a sentir como un viaje espacial, con adrenalina y mucha curiosidad.

    Era evidente, teníamos a una pequeña llena de magia, lista para protagonizar nuestra portada de abril, un mes significativo que nos recuerda las metas de nuestro «yo» del pasado pero también aquellas del niño que llevamos dentro.

    No hicieron falta muchas palabras para poder conectar con ella, lo que en un principio fueron nervios frente a la cámara de nuestra fotógrafa Martha Álvarez, con el paso del tiempo se convirtió en hermosos destellos con música de Billie Eilish de fondo.

    Camisa y chamarra: Polo Ralph Lauren, en Liverpool 
    Jeans: Guess, en Liverpool Botas: Zapaterías México
    Aretes: Liria

    Adhara es una niña de 11 años sumamente especial, que tiene sueños y entusiasmo de explorar el mundo y más allá… en particular, el planeta Marte.

    Su historia comienza desde que era muy pequeña, con solo tres años de edad fue diagnosticada con autismo, su mamá Nayeli Sánchez nos compartió ese momento: «Tenía varias alertas, se sentaba en la periquera y comenzaba a mecerse, gateó muy rápido, comenzó a conjugar palabras y de repente ya no decía ‘mamá, quiero pan’, decía ‘mamá, pan’, empezó a retroceder».

    «La canalizamos con la pediatropsiquiatra, Ana Liliana Pulido, nos dijo que efectivamente entraba dentro del espectro autista», por lo que comenzó su proceso en instituciones como el CRI SEDENA y el SEMAR, desde ese instante su vida cambió por completo, aunado a otra circunstancia más como la excepcionalidad (ausencia o restricción de la capacidad para algo).

    Un cráter en el camino

    Las circunstancias que padecía dificultaron aún más su manera de convivir en escuelas donde la empatía era inexistente desde los profesores hasta los alumnos, lo cual la llevó a estar en tres colegios diferentes. «Las maestras no fueron muy empáticas, me decían que ojalá ella terminara un oficio», lo cual no era nada alentador, mencionó su mamá.

    Añadió que Adhara fue víctima de bullying escolar: «Se empezó a excluir, ella no quería jugar con sus compañeros, se sentía extraña, diferente. Podía estar un rato en la escuela pero después ya no podía, se quedaba dormida, ya no quería hacer las cosas».

    Lo anterior llevó a sus papás a hacer pruebas hasta que ingresó al CEDAT (Centro de Atención al Talento): «Ella iba los sábados y era muy feliz», afirmó. Sin embargo, conforme iba avanzando, la colegiatura comenzó a ser más alta, pero creían que era la única esperanza; en el camino se presentó un obstáculo más.

    «Aproximadamente a los 7 años se convulsionó y entró tres días en coma, perdió la motricidad, tuvo muchas consecuencias». De ese episodio se desglosó una dieta estricta, sus papás eligieron no darle medicamento, sino optar por terapias y quimioterapias: «Nos importó más que estuviera bien su salud mental que la escuela».

    Cuando visitaba a su doctora se impresionaba con el consultorio, lleno de cuadros de Stephen Hawking. Ella le decía a sus pacientes: «Él era muy inteligente, manifestaba con la mente y a través de la computadora», lo cual le fascinaba a la pequeña, quien quedó cautivada con los logros del físico.

    La llegada de un cometa

    Todo comenzó cuando se inscribió en un concurso de la UNAM sobre computadoras que su mamá creía que era para niños, ahí recibió asesoría de una maestra. Adhara quería ser astrónoma, después descubrió que su sueño era ser astronauta.

    Gracias a las personas que encontró a su paso, comenzó estudiando Ingeniera de Sistemas por la Universidad CNCI, para después estudiar una ingeniería industrial especializada en matemáticas en la Universidad Tecnológica de México.

    Suéter: Brownie, en Liverpool
    Jeans: United Colors of Benetton, en Liverpool 
    Aretes: Liria

    Siguió un viaje a Estados Unidos, en el que visitó la Universidad de Arizona (a la cual nombró la Univesidad de los Sueños), cuyo Vicepresidente la motivó a seguir su instinto.

    Actualmente estudia el posgrado en el Politécnico, específicamente en el campus Zacatenco, al que asiste dos veces a la semana, donde profesores y alumnos, la han acogido de una manera especial.

    Ha sido un proceso complicado, sin embargo, su mamá siempre ha estado ahí con ella. «Te tienes que partir en varias partes, tienes que trabajar, ser mamá. Cuando te toca vivirlo no sabes por dónde comenzar. Ella se deprimía mucho, la gente no tiene empatía, se burlaba de ella», así con enfatizó más en el teme en la versión impresa.

    Lo anterior no se ha visto afectado con la llegada de la pubertad: «Es muy tranquila, como todos, se llega a enojar pero es muy tierna». Sigue jugando con su hermanita, Camila, quien es más extrovertida que ella, y disfruta de arreglarse a sí misma y también a Adhara.

    Su mamá recordó una anécdota: «Un día Camilita me dijo, ‘yo no voy a tener hijos cuando sea grande porque va a venir un meteorito’, es lo que escucha de su hermana», comentó entre risas.

    ¿Cuál es el mayor consejo para aquellas mamás que pasan por una situación similar? “Si sus hijos son detectados con autismo o con una condición TDA, nadie tiene derecho a decirles que no pueden”, de lo cual indagó en la versión impresa.

    Como una estrella fugaz

    Adhara también es una niña que disfruta escuchar bandas como Enjambre, y cantantes como Carla Morrison, Natalia Lafourcade, y su favorita, Billie Eilish; su caricatura favorita es Scooby Doo y su película Interestelar que puede ver todo el tiempo.

    Su inspiración es Carmen Félix, la candidata mexicana a explorar Marte. Su mamá comentó que cuando la conoció, le entregó cartitas, hablaron y la motivó a seguir adelante. Adhara nos compartió el consejo que la científica le dio: «Nunca te rindas, sigue con tu sueño y tú vas a ser la próxima astronauta».

    Así fue como nació su sueño por conocer Marte, un planeta que ha robado su curiosidad porque: «Está bonito y puede haber vida». Ella misma nos explicó cómo ha sido su experiencia en la Universidad: «Es tranquilo, porque con niños de mi edad había mucho ruido», aunado a las burlas que tuvo que enfrentar, de lo cual se desglosó su mayor consejo de vida para los pequeños que pasan o han pasado por lo mismo.


    Total Look: Dolce & Gabbana

    «No se rindan, no dejen que esos niños les digan qué hacer o que no pueden, yo sé que sí pueden y estoy con ellos. Si lo creen, lo crean», señaló. Por otro lado, al preguntarle sobre su mamá, sin pensarlo respondió «mi heroína», la mujer que más admira en la vida.

    Actualmente Adhara colabora con la Agencia Espacial Mexicana, que quiere promocionar a las niñas en el sector espacial y las matemáticas para que quieran ser científicas, y a la vez impulsar que no haya fuga de cerebros para que cuando los mexicanos estén en la NASA lleven la bandera de su país en el uniforme.

    Sin tener ayuda ni becas más que el apoyo de sus papás, quienes siempre han creído en ella, la pequeña ha hecho cosas grandes, entre todos sus logros, algo que también hay que destacar es que en unos meses comenzará sus pruebas G (evalúan condiciones que se pueden dar durante el transporte o el uso posterior de un objeto) para vuelos tripulados con una agencia particular que está con la NASA que apoya a los jóvenes científicos con alguna discapacidad; será la primera autista que volará cuando tenga cerca de 17 años.

    Sobre su portada en Marie Claire México, su mamá admitió que cuando se enteró: «Estaba muy contenta, solo había salido en reportajes». Mientras que Adhara recalcó: «Les quiero agradecer por haberme invitado, es la primera revista que he hecho», así como mencionó que lo que más le gustó fue la ropa y la atención del equipo.

    Aunque a sus 11 años ha recorrido un camino de obstáculos y logros, ella aún tiene muchos sueños, entre ellos: Terminar su posgrado y ser científica, pero sobretodo, tiene la misión de representar a México y las mujeres, demostrar que todo es posible.

    Ella es Adhara, la primera niña en portada de Marie Claire México que nos inspira y motiva a jamás darnos por vencidos con un mensaje enternecedor con energía cósmica.

    Para leer el artículo completo de Adhara Pérez así como para ver todas las fotografías de la sesión de fotos, te invitamos a adquirir nuestra versión impresa en los diversos puntos de venta en la República Mexicana como:

    Fresko, Areas, Walmart, HEB, City Market, La Comer, Superama, Sanborns, Hudson News, en aeropuertos y voceadores, así como en su versión digital en Magzter, en donde además podrás encontrar ediciones pasadas de Marie Claire México.

    No olvides seguirnos en Instagram@marieclaire_la donde encontrarás material exclusivo de esta edición de abril que es como un abrazo a nuestro niño interior.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos