martes, julio 23, 2024
More

    Lecciones que aprendí de Alejandra Ríos por Ana Carbajal

    Retos personales y laborales al romper esquemas y forjar su propio destino.

    Por: Ana Carbajal.

    La segunda temporada de «Un Elefante en la Habitación» está aquí. Junto con grandes invitadas y de la mano de «Brave Together» de Maybelline, nos hemos embarcado en un viaje de aprendizaje, resiliencia y sororidad que hace eco en nuestros corazones.

    Alejandra Ríos es una mujer que llegó para inspirarnos en nuestro quinto episodio de «Un Elefante en la Habitación», con su trayectoria e historia de vida. Alejandra ha roto con todos los esquemas en la industria empresarial, lo cual la llevó a ser elegida como una de los tiburones en Shark Tank México, siendo la participante más joven de la historia del programa y la primera participante que es parte de la comunidad LGBTQ+.

    Lección 1: La importancia de darle eco a nuestra voz

    Alejandra nos cuenta cómo desde niña fue muy vocal respecto a lo que quería y no quería, haciendo referencia al recuerdo de cuando su mamá le ponía vestidos y ella ya le decía que no quería usarlos. El darle eco a su voz no cambió con los años, sino que se reforzó, ayudando a Alejandra a abogar siempre por sus derechos e ideales.

    Su voz ha sido su herramienta para forjar su destino. Alejandra nos comparte cómo su padre, a quien admiraba desde niña y soñaba «con ser como él aunque no sabía lo que eso significaba», designó ciertos roles a sus hijos. Ella no quería encajar en el rol que su padre deseaba, el cual era estudiar gastronomía y hacerse cargo de esa parte del negocio familiar.

    En cambio, decidió seguir sus ideales y estudiar la licenciatura en Administración Financiera, además de un MBA en Harvard Business School, con el fin de prepararse para, en algún momento, convertirse en la presidenta ejecutiva de Ambrosía, empresa que fundó su padre. Lograr esto fue gracias a escuchar su voz y tener el valor de comunicarse y vivir en congruencia, algo que se ha replicado en otras áreas de su vida.

    Lección 2: Saber nuestro valor y luchar por su reconocimiento

    Pero este camino no fue fácil. Para llegar a la dirección de la empresa familiar, Alejandra sabía que tenía que prepararse, no quería tener el puesto solamente por ser parte de la familia, lo cual la llevó a tener una exitosa y larga carrera en Alsea, uno de los operadores de restaurantes más importantes del mundo, líder en América Latina y España.

    Allí se enfrentó con la realidad en México de la brecha salarial y los obstáculos que tiene una mujer para alcanzar un puesto directivo. En México, según El Economista (2023), existe una brecha salarial en promedio del 16%, la cual varía por cada estado y ciudad.

    Alejandra nos comparte cómo luchó en múltiples ocasiones por un aumento salarial acorde a sus actividades en la empresa, ya que había personas con menos responsabilidades que ganaban más que ella solo por ser del género masculino.

    Al darse cuenta de que el aumento sería algo que tal vez no pasaría, negoció y luchó por subir de nivel en su puesto, logrando así no solo aumentar su salario, sino también obtener el reconocimiento por su trabajo. Si ella no hubiera reconocido su propio valor en la empresa, no hubiera logrado conseguir el reconocimiento ni el puesto que logró al final de su carrera.

    Nos cuenta que entiende la realidad de porqué hay muy pocas mujeres en puestos directivos, ya que si ella no hubiera tenido sus objetivos claros y el apoyo familiar, tal vez también se hubiera rendido en ese proceso de crecimiento laboral.

    Menciona  que al inicio en las empresas no hay mucha diferencia en puestos y en el crecimiento, es hasta que se llega al punto de dar el salto a puestos directivos cuando se encuentran con obstáculos de crecimiento para alcanzarlos, como ella lo vivió en carne propia.

    Lección 3: El impacto positivo del del ciclo virtuoso tanto en los negocios como en lo personal

    Alejandra, ahora como CEO de la empresa que la vio crecer, implementó todo lo que había aprendido en estos años, creando un ambiente laboral con cero tolerancia a cualquier tipo de discriminación, en especial la discriminación por identidad de género u orientación sexual.

    También eliminó la diferencia de salario por género, así como la contratación por género, revocó el código de vestimenta, aumentó la licencia de paternidad a 45 días y aumentó el salario mínimo.

    Estas mejoras que Alejandra implementó son «el ciclo virtuoso de los negocios», en el cual se enfoca en acciones a favor de la empresa que logren su crecimiento orgánicamente. En este caso, empieza por nutrir la cadena laboral para mejorar integralmente a la empresa.

    Al subir el salario mínimo, Alejandra ayuda a que sus empleados tal vez se alivien de la carga emocional que puedan sentir por presiones económicas, mejorando así la actitud en el trabajo y su desempeño, lo que mejora el servicio que brinda la empresa, atrayendo a más personas por la calidad de su servicio y productos.

    Al traer a más personas, la empresa tiene mayores recursos para seguir nutriendo a sus trabajadores y así el ciclo virtuoso se nutre constantemente. Sin embargo, reconoce que suele ser difícil al inicio debido a la gran inversión que se necesita de la empresa, pero a largo plazo es algo muy beneficioso, que ayuda a la longevidad de la empresa.

    Ver a Alejandra explicar esto fue muy ilustrativo, ya que podemos tomar este ejemplo no solo si tienes una empresa sino a nivel personal. Los círculos virtuosos también se aplican a la vida personal y ayudan muchísimo para implementar nuevos hábitos.

    Por lo tanto es una buena oportunidad de cuestionarnos: ¿Estamos en un círculo virtuoso en nuestra vida o no? Todo lo que hagamos para invertir en nosotros mismos es algo que nos retribuirá a futuro. Hay círculos virtuosos para cada área de nuestra vida, y es algo muy personal que desarrollas según tus necesidades. Un ejemplo de un círculo virtuoso con enfoque a la salud mental sería por ejemplo:

    1. Tener un sueño reparador.

    2. Meditación diaria de 10-15 minutos.

    3. Alimentación saludable.

    4. Actividad física.

    5. Cultivar relaciones personales positivas.

    6. Darte tiempo para hacer algo que disfrutes (las endorfinas ayudan a bajar los niveles altos de cortisol, por eso los hobbies son tan importantes).

    7. Desarrollo personal (buscar oportunidades de crecimiento).

    8. Disminuir el consumo de redes sociales.

    9. Tener espacios de mindfulness y agradecimiento diario.

    Te recomiendo aplicar esta técnica del círculo virtuoso en todas las áreas de tu vida para ayudarte a cumplir tus objetivos.

    Lección 4: El valor del acompañamiento profesional en momentos importantes de nuestra vida

    Alejandra es un ejemplo muy claro de cómo la terapia psicológica nos ayuda a tomar mejores decisiones que al final tendrán un impacto positivo en nuestra vida. Al iniciar terapia hace 18 años, cuando su padre falleció, Alejandra encontró este lugar de contención en el cual podía reorganizar sus ideas para después salir al mundo a plantearlas.

    La terapia, nos menciona, fue clave también para poder salir del clóset, primero consigo misma y segundo con su familia. Alejandra nos narra cómo fue hablar con sus amigos, hermanos y por último, con su mamá, quien, a pesar de que no tenía mucha información respecto al tema, siempre le mostró su amor y apoyo. Un libro que su madre leyó en este proceso fue «Mamá, papá, soy gay» de Rinna Riesenfeld.

    Alejandra nos comparte cómo tuvo que retrasar un poco el hablar con su madre debido a que su hermana estaba por casarse y cómo la terapia le ayudó en este proceso y a no reaccionar desde el ego, sino desde el entendimiento del proceso familiar. Es por eso que siempre recalco por aquí la importancia de la ayuda psicológica en la vida.

    Sin embargo, sé lo difícil que esto puede llegar a ser debido primero al estigma que aún rodea a la salud mental y segundo por el costo económico que conlleva. Por eso quiero recordarte que si necesitas ayuda psicológica, está la iniciativa de Brave Together de Maybelline que brinda líneas de ayuda 24/7, de manera anónima y gratuita. Solo envía TOGETHER en un mensaje de texto al 55 7885 3422 o llama al 800 520 0102.

    Lección 5: Vencer el síndrome del impostor: sin miedo a tomar espacios

    Su trayectoria llevó a Alejandra a hacer historia al ser la participante más joven de la historia de Shark Tank y ser la primera en ser abiertamente gay. Participar fue una decisión que, nos comparte, no se cuestionó, pero que sí le llegó a detonar el síndrome del impostor al compararse con sus compañeros y cuestionar cómo llegó ahí.

    Hoy, después de tres temporadas, puede ver cómo ha evolucionado en el programa y cómo ha crecido su confianza. Menciona que en la primera temporada estaba mucho más callada como consecuencia del síndrome del impostor, pero que ahora, después de tres años, no se detiene al opinar y también se da cuenta de que es la Shark que más ha invertido en proyectos.

    El síndrome del impostor es algo que muchas veces pensamos que ya no nos pasará cuando tengamos cierto éxito, pero la verdad es que el síndrome del impostor no discrimina a nadie y sucede a todos los niveles de nuestra vida. Una técnica que ayuda mucho en estos momentos es hacer el «principio de realidad», esto significa cuestionarnos para recordarnos cómo llegamos ahí.

    Te doy un ejemplo personal: Cuando me daba síndrome del impostor por estar en un trabajo muy grande como modelo, me retiraba a un lugar donde podía estar sola y respiraba lentamente para bajar la ansiedad. Después, me recordaba todo lo que había hecho para estar ahí, desde tener una carrera de años, pasando por un casting que hice, donde hubo un proceso de selección en el cual varias personas me aprobaron, etc.

    No aparecí ahí por arte de magia y eso me ayudaba a bajar mi ansiedad y reconocer que merecía ocupar ese espacio. Y Alejandra nos menciona esto, que a veces como mujeres nos cuesta ocupar espacios, hacernos sentir vistas porque por muchos años se nos enseñó lo contrario y ahora estamos recuperando esos espacios. Mereces ser tú y ocupar tu lugar en este mundo.

    Lección 6: Aprender a vivir en equilibrio

    Por último, cerramos el capítulo hablando de la importancia de vivir en equilibrio. Alejandra nos cuenta cómo su papá le dio el mejor ejemplo sobre cómo no todo en la vida es trabajo y que sí, hay que trabajar duro, pero también disfrutar mucho.

    Esto se logra teniendo un gran equipo en el que puedas confiar para poder tener libertad de tomarte espacios y tiempo. Al hacer esto, también se demuestra la capacidad de un líder, lo cual ejemplifica de manera perfecta al decir que «Un verdadero líder no es el que logra que las cosas sucedan cuando está, el verdadero líder es el que logra que las cosas sucedan y perduren cuando no está».

    Por ello, se ha encargado de construir un gran equipo detrás para que todo lo que ha implementado perdure y pueda tener paz al no estar presente en la empresa, así poder descansar y volver con más fuerzas al trabajo.

    Esto es algo que suena tal vez más sencillo de lo que es; poder delegar y poder sentirnos merecedores de tener un descanso suele ser complicado, pero quiero recordarte que te lo mereces, ya que los niveles altos de estrés continuos afectan gravemente nuestra salud, teniendo consecuencias como:

    Envejecimiento prematuro, baja del nivel inmunológico, acortamiento de los telómeros, secuestro amigdalar (lo cual nos hace a veces que nos falle el juicio y tomar malas decisiones) y puede verse afectado también nuestro sistema digestivo.

    Así que tómate esas vacaciones, planea momentos de calma, así sean de 10 a 15 minutos al día, y recuerda que también meditar es algo que fortalece nuestra mente para poder tener calma y manejar situaciones estresantes de mejor manera.

    Nos despedimos de esta charla que nos nutrió en muchos niveles con el elefante en la habitación de Ale, el cual es el equilibrio. El tomar decisiones al respecto, ya que saber que tiene que dejar ir algunas cosas para tomar otras, es algo que en la actualidad le cuesta mucho trabajo y tiende a evadir. Pero el primer paso ya lo dio, al visualizarlo y aceptarlo.

    Agradezco muchísimo la confianza de compartir esto con nosotros y dejarnos tantas lecciones con las cuales podemos identificarnos y saber que no estamos solos, que todos tenemos batallas que estamos luchando, algunas en silencio, algunas públicas.

    Me despido recordándote que no estás solx y que estamos de la mano con Brave Together de Maybelline, con sus líneas de ayuda gratuitas disponibles para ti. Nos vemos la próxima semana. Te mando un gran abrazo.

    Mira el capítulo completo en YouTube:

    Escúchalo en Spotify:

    Te puede interesar:

    «Tienes que arriesgar para crecer, innovar o emprender»: Alejandra Ríos sobre tomar decisiones para el éxito

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos