viernes, julio 19, 2024
More

    Carmen María encuentra su voz en «Rubedo», un álbum transformador

    La única regla del disco: Todo tiene que ser verdad.

    Las experiencias personales son las que inspiran las mejores canciones. Hablar desde el corazón y con autenticidad es lo que diferencia a los artistas, y un claro ejemplo de esto es la cantante Carmen María, quien está lanzando su nuevo disco titulado «Rubedo».

    Hablando con Marie Claire, pudimos conocer más sobre ella, el significado de su segundo álbum y la influencia de sus vivencias personales y familiares, su visión del amor y el poder de la alquimia.

    Fotografía: Hilda Pellerano

    Adentrándonos en «Rubedo», el nuevo álbum de Carmen María

    Una mujer talentosa, apasionada y comprometida. La compositora mexicana-estadounidense nacida en Tijuana, Baja California, llega con una nueva propuesta musical que le ha ayudado a encontrar poco a poco su voz y su camino. Ella, como muchos de nosotros, busca evolucionar todos los días, cada una de las emociones que nacen de ser una persona que no se conforma las ha plasmado en su arte.

    Al indagar en las entrañas de este nuevo proyecto, nos damos cuenta de la fuerte carga espiritual en su composición. La palabra «Rubedo«, en alquimia, es la última de las fases necesarias para convertir el metal en oro, donde la materia alcanza su forma más perfecta. Una metáfora para la transformación personal.

    Fotografía: Hilda Pellerano

    La influencia de la alquimia como medio de expresión

    No es una coincidencia para Carmen María; es un reflejo del momento en el que se encuentra en su vida. “Mi disco es un ciclo de historias que yo viví o de las que fui testigo”, explica. “Me fascinó esa palabra; es una etapa con la que me siento muy relacionada y a la que quisiera llegar en mi proceso de alma, pasar a esa etapa del rubedo. Esa pasión de encontrar mi propósito y entender qué hago aquí, haciéndolo con toda la fuerza y el amor”.

    Esto se refleja en el arte de su proyecto, que muestra el simbolismo del uróboro, una serpiente que se muerde la cola, formando un círculo.

    “El uroboro me parece un símbolo muy adecuado para el disco porque justamente significa un ciclo; la serpiente se come su piel y renace, es estar en constante cambio, algo que no se detiene”, menciona la compositora. 

    Fotografía: Hilda Pellerano

    La evolución musical de Carmen María

    Su primer disco, «Toloache«, fue escrito junto a su padre como tributo a la música de su hogar, una pieza conjunta que combinaba las ideas de diversas personas. Para su segundo álbum, supo que era el turno de escuchar solo su voz y ser su propia musa, a diferencia de su primera producción. “Estaba encontrándome, no sabía bien lo que quería. Este disco fue como cortar ese cordón y entrar más en quién era yo. Escribir todos los días, buscarme, encontrarme, perderme, pero sin preguntarle a nadie”, menciona.

    El producto final fue justo eso, una obra de autenticidad que no pide perdón y se levanta con orgullo, un medio para que la cantante se conecte como nunca consigo misma y demuestre su seguridad a la hora de crear.

    Carmen María nos abre las puertas a lo más valioso: su familia

    El talento de la intérprete corre por su sangre, pero su carrera la ha construido con sus propios méritos. En todo este proceso ha encontrado la manera de llevar a los que más ama con ella. El álbum inicia con la voz de su abuelo, un símbolo que representa de dónde viene y ese romanticismo de pareja que sus abuelos profesaban.

    “Yo vengo de ese trasfondo familiar donde vi esta pareja muy romántica, que siempre admiré mucho. Quieras o no es un anhelo que tengo, poder construir con alguien algo que culturalmente se nos ha invitado a experimentar”. Esos valores con los que ella ha crecido se pueden sentir en su voz y en las letras de sus baladas, mostrando la utopía del amor.

    Fotografía: Hilda Pellerano

    La valentía de ser una artista

    Dentro de las notas rosas y este mundo pintado de colores, también vemos cómo fue para ella dar el salto y mudarse a la gran Ciudad de México, un lugar hecho solo para los valientes.

    Entendí que me faltaba conocerme bastante, necesitaba entender quién era yo como artista”, reflexiona sobre el cambio de hogar. “No sabía qué decir, lo más lógico fue empezar por la verdad y empecé a escribir mucho”, y de estas dudas nacen las canciones que hoy nos presenta, el resultado de conocerse mejor.

    Carmen María no busca dar un consejo o representar algo; más bien quiere ser una compañera de quienes la escuchan en los diferentes procesos de sus vidas, ya sea en el amor, la alegría, la tristeza o el gozo.

    Fotografía: Hilda Pellerano

    La promoción de “Rubedo” está iniciando, y uno de los siguientes objetivos es tener una gira, tocando en diferentes lugares para que más personas puedan escuchar su voz y sentirse conectadas.

    Hoy podemos ser una persona y mañana otra, pero lo importante es disfrutar el camino. Escucha «Rubedo» en las plataformas de streaming. Atrévete a conocer el corazón de esta gran artista.

    Te puede interesar:

    Jessica Audiffred, rompiendo paradigmas por medio de la música

    J Noa, la fuerza femenina que conquista el rap

    Kika Édgar y las «Cosas de Amor» junto a Myriam Montemayor en el Lunario del Auditorio Nacional

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos