miércoles, abril 17, 2024
More

    ¡Enamórate de ti misma!

    Los pasos para lograr el amor propio y entender que debes ser tu primera porrista

    Para entender el amor que aspiramos para nosotros y exhalamos al resto del mundo, hay que ir tras nuestras respiraciones ya entregadas en nuestro camino de vida y llegar al punto donde todo comenzó a SER.

    Por: Silvia Yvonne | Guía de vida

    Desde antes de nacer, y al mismo tiempo que nuestras células seguían un orden providencial para cumplir con su misión de tejer nuestro cuerpo y en cada uno de sus movimientos, nos grababan su amor incondicional, tal vez con la esperanza que nunca olvidásemos que somos nuestros propios proveedores de amor y si lo hacíamos, los ecos de este nos haría encontrar el camino a casa. Pero mientras ellas seguían haciendo su trabajo, nosotros dispondríamos de unas 20 semanas a partir de la maduración de nuestros oídos, para escuchar el corazón y la voz de quien custodiaba nuestra esencia, y además, las voces más cercanas a ella.

    Desde esos coros de tonos, aprendimos en parte a detectar cómo se relacionaban entre todos ellos. Pero al respirar por primera vez, esa fuente de aprendizaje se ensanchó para abarcar el uso de todos nuestros sentidos y seguir tomando de los modelos humanos inmediatos y su entorno social, la conciencia suficiente para ir construyendo nuestra propia identidad sujeta a patrones de cómo deberíamos ser, para encajar en las reglas del juego existentes y sus expectativas para con nosotros.

    Dejamos de ser ese amor incondicional, para ser el amor que todos ahora conocían como auténtico. Por lo tanto, para enamorarnos de nosotras mismas debemos darnos permiso de caminar hacia ese manantial que nos nutrió en nuestros primeros pasos.

    Te invito a que te reflejes en él y te permitas desplegar la secuencia de tu propia autobiografía amorosamente, dejando transcurrir las experiencias y sentimientos asociadas a ella, y así, aflorar la relación que tienes contigo misma en este momento, como una sumatoria de todo lo que hemos aprendido hasta este instante.

    ¿Cuántas veces hemos amado y no hemos recibido ese amor igual o multiplicado?

    Al no llegar, desde la expectativa, lo entregado, nos dejaron sin aliento, pero seguimos buscando el amor de todas las formas posibles para llenar nuestros vacíos y carencias.
    ¿Quién emerge de ese reflejo para decirnos que debemos ser de tal, o cual forma para tener amor? ¿A qué referencias le seguimos siendo leales? ¿En dónde está el regalo de aquellas primeras células tejedoras? ¿Qué pasó? ¿A dónde se fue nuestro amor bien entendido? Vamos a restablecerlo.

    Recoge tu mirada de la fuente y con dulzura permite activar la voluntad necesaria dentro de ti para que podamos tomar la decisión de activar la inteligencia de nuestro autoamor o amor propio, esto, con unos pasos muy simples.

    1. Lo primero, es no sentirnos culpables de soltar nuestros patrones con los cuales construimos el yo que ahora somos. El basta existencial llega cuando nos damos cuenta de que amamos desde nuestro mendigo interior y somos más de todos los otros, que de nosotros mismos.
    2. Regálate una buena dosis de: Autocompasión para rearmarte sin miedos. Nadie nació para sostener nuestras carencias y tampoco nadie surgió para complementarlas. Aprende a sentir tu silencio y soledad para no salir corriendo a exigir más amor del que tú puedes darte a ti misma. A partir de este punto, seremos libres. Si pasas el día comparándote con esos círculos de referencia o los remasterizados hoy en día, tu posibilidad de ser feliz con lo que eres, se verá reducida. El no encajar con esas referencias, no significa que no lo hagamos en otros desde nuestras posibilidades.
    3. ¡Muévete! Siempre nos están esperando para poner en práctica el amor que somos en origen. Desempolva la cultura del silencio para dejar nacer tus habilidades sobre una hoja blanca. ¿Qué más tienes para decirte a ti misma? ¡Sorprendente! Busca afinidades para potencializarlas. Esas son tus vitaminas para el alma y ellas te enlazan con el verdadero amor. Porque todo aquel que es leal a su esencia, es alguien que vale la pena tenerlo cerca. Porque ellos han entrado antes que tú a su casa y por eso hoy son dichosos de compartir contigo.

    Tu eres increíble, fantástica, por eso estás en el camino del perdón, para darte ese amor propio que rebozará para hacerte libre de la misma vida que conocemos y saludar a la que vive dentro de nosotros en la inteligencia de cada célula.

    Nadie es como nosotros, somos un prototipo único y solo debemos llenarnos de amor para encontrar a otros únicos en su forma para que completos disfrutemos del amor propio. Todos, estamos esperándonos para compartirnos sin máscaras ni trajes.

    Hoy el mundo nos necesita. Hoy debemos tomar más que nunca la responsabilidad de recuperar nuestro amor y que este se convierta en nuestro principal propósito. Porque un corazón donde florece y se atiende día a día el amor propio, solo puede compartirse desde su amor incondicional. Es urgente volver a amarnos. Confía.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos