martes, febrero 20, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Heredero de Hermès donará su fortuna a su jardinero

    El millonario estaría pasando su patrimonio a uno de sus trabajadores…

    Nicolas Puech, descendiente del fundador de la marca, ha realizado un anuncio poco convencional a sus 80 años y busca adoptar a su jardinero para dejarle una suma millonaria.

    Un camino poco convencional

    Hermès es una reconocida firma de lujo que fue establecida en 1837, su trayecto en los últimos años la ha llevado a alcanzar un estatus global, convirtiéndose en una de las empresas más destacadas en la industria de la moda. Puech, accionista con el 5.76% de la compañía, es nieto de Thierry Hermès y no cuenta con pareja ni hijos para traspasar su dinero.

    Dada su avanzada edad, el tema del legado ha salido a la luz. En una carta dirigida a su abogado explicó su deseo de legar su capital a su trabajador de 51 años, originario de Marruecos, casado y con familia, quien ha sido una figura constante en la vida del empresario durante muchos años.

    Esta propuesta ha causado revuelo, ya que implica una fortuna de 10,000 millones de euros. El proceso legal se llevará a cabo bajo las leyes de Suiza, un procedimiento poco común pero no imposible. La traba legal más significativa es el pacto que se realizó con una organización en 2011.

    Una decisión con conflictos de interés

    La «Fundación Isócrates», que lucha contra la desinformación en el ámbito del periodismo, esperaba recibir un impulso económico con la herencia prometida. Tema que ha generado debate debido al cambio de dirección, ya que la institución antes se llamaba «Fundación Nicolas Puech».

    Esta elección difiere de la «norma» entre la comunidad de millonarios. Muchos han expresado que no dejarán su dinero a la descendencia por motivos personales y prefieren apoyar obras benéficas. Sin embargo, la acción del inversionista de Hermès se interpreta de dos maneras: como un gesto de agradecimiento por la fidelidad de su empleado y también como un acto motivado por la codicia.

    El destino del dinero no se ha pactado, pero queda como un presagio de las decisiones futuras que pueden empezar a tomar las personas más ricas del mundo.

    Te puede interesar:

    Jane Birkin: La historia de su icónico bolso Hermès

    Conoce la bolsa Hermès de María Félix

    Inversión y elegancia: la moda de lujo como oportunidad financiera

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos