martes, junio 18, 2024
More

    Si no es en libertad, entonces no es amor

    Es tiempo de poner las cosas claras en la vida

    ¿Qué tanto te apegas a las personas pensando que así les demuestras tu cariño? Yo llegué a pensar que si no los veía era indiferencia, pero hoy entiendo que no es así.

    Al relacionarme con personas por lo general buscaba verlos todos los días, a tal grado que movía mi agenda para pasar tiempo con ellos, sin darme cuenta que ni siquiera quería.

    A la hora de amar o querer, a parejas, familia o amigos, nos envolvemos en una ilusión de que debemos acudir a sus llamados sin límites, pensando que de lo contrario sentirán que los odiamos.

    EN LA SECCIÓN DE MODA: 5 vestidos de Zimmerman que deseamos

    «Declararse afectivamente libre es promover afecto sin opresión, es distanciarse en lo perjudicial y hacer contacto en la ternura», indica Walter Riso en su libro Amar o Depender.

    Foto: Cortesía Gucci

    Cuando leí eso por primera vez pensé que era un disparate, pero con el tiempo fui entendiendo que si estamos unidos al apego nunca podremos amar en libertad.

    El tiempo fue pasando y comencé a tener relaciones afectivas que no me ataban, y que no vivían en la indiferencia, por lo que las experiencias de vida empezaron a cambiar.

    TE PUEDE INTERESAR: Usar o no usar atuendos negros en vacaciones

    «El individuo que decide romper con la adicción a su pareja entiende que deslindarse psicológicamente no es fomentar la frialdad afectiva, porque las relaciones interpersonales nos hace humanos», continúa el autor.

    Si estás viviendo algunos conflictos con el apego, te dejo una lista que hice para poder enfrentar de mejor forma el amor en libertad.

    1. Trabaja en tus celos

    Esto es lo más difícil de hacer, sobre todo cuando has dudado toda tu vida de los demás, pero debes entender que tu pareja o amigo está contigo porque quiere, a nadie nos ponen una pistola en la cabeza para estar con alguien.

    Si alguien te engaña sal de la relación, y no te engañes tú mismo, pero de lo contrario vive en armonía con quienes te aprecian.

    2. Pasa tiempo a solas

    No hay mucho que decir de este punto; un buen libro o una caminata al parque te pueden ayudar a detener ese miedo que sientes de la soledad.

    Cortesía Gucci

    3. Emprende aventuras con tus seres queridos

    En lugar de pasar horas y horas sin hacer nada con una persona, ponte la meta de salir de viaje o verse una vez al mes; al pasar tiempo de calidad entenderás que estar pegado a alguien no es vida.

    4. Ámate más

    Aprende a quererte, ve tu cuerpo al espejo y descubre las cosas que te hacen quién eres; una vez que entiendas tu valor, descubrirás el de los demás desde la libertad.

    «No hay incompatibilidad entre amar y amarse a uno mismo. Por el contrario, cuando ambas formas de afecto se disocian y desequilibran, aparece la enfermedad mental», comparte Riso.

    5. Entiende que no todos somos iguales

    Este punto fue el más difícil de entender para mí, sobre todo al enfocarme en el apego, y entender que estar con alguien 24×7 no es lo mismo para mí que para los demás. Abrumar a aquellos que te aman, es la peor experiencia.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos