lunes, enero 17, 2022
More

    Las madres paralelas de Pedro Almodóvar

    Un hombre que lejos de tener musas, tiene madres que alimentaron su personalidad y forma de crear cine

    Pedro Almodóvar es un referente en el cine actual, ha sido disruptivo, biográfico, pop, moderno, refrescante y tedioso en sus obras cinematográficas, haciéndolo uno de los grandes hombres del cine, pero como dice el refrán, detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, en este caso varias.

    No buscamos analizar psicológicamente cada uno de los personajes que han desfilado en cada filme, pero si queremos encontrar una referencia a cada una de esas hermosas mujeres que han marcado al director.

    VICTORIA ABRIL

    Como si de una novela de amantes (pasajeros), se tratara la relación de Almodóvar con Abril es más fría que el ártico, con cuatro películas en conjunto -cabe mencionar que de las más populares-, estos dos iniciaron una excelente relación creativa, principalmente porque son muy similares en exigencias y en personalidades, razón por la que sabíamos que esto no iba a terminar bien. En una declaración en México, Abril dijo que aunque Almodóvar no había muerto, para ella sí lo había hecho.

    PENÉLOPE CRUZ

    Ha sido su madre, su virgen, víctima y victimaria. Cruz ha recorrido un largo camino en la actuación y Almodóvar ha sido uno de sus principales motores. Las mujeres que representa Penélope son, la mayoría del tiempo, las que más duelen, las que sufren pero al final descubren lo que pueden ser y cómo salir adelante aunque para eso tengan que aprender lecciones fuertes.

    CARMEN MAURA

    Divertida, espontánea y muy fuerte, Maura ha acompañado a Pedro desde el inicio de su carrera en Pepi, Luci, Bom y Otras Chicas del Montón, evolucionando con él en cada personaje por más dispar que este pareciera, ha sido la mujer que Almodóvar ha querido que fuera y la ha interpretado a la perfección.

    ROSSY DE PALMA

    La modelo de las pasarelas francesas, nos recuerda que el talento está más allá de una cara bonita o un cuerpo perfecto. Ella podría ser el exterior del director, esa fachada que le ha costado críticas propias y ajenas y qué sin embargo ha demostrado que el talento está en nosotros y no en cómo nos vemos.

    SARA MONTIEL

    No es una sorpresa que Sara, ¡Sarísima!, sea una de las musas de Almodóvar, el maniquí parisienne, es mística en sí misma, eterna y etérea ha marcado el cine español y el mexicano con su belleza, su sinceridad y esa gran voz que nos regaló a la Violetera.

    En La Mala Educación, Gael García Bernal, hace una versión de la canción “Quizás, Quizás, Quizás” de Montiel, pero esa es la referencia obvia, Además ambos son manchegos, han estado en Hollywood y han tenido una muy larga y querida trayectoria.

    spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
    spot_img

    Otros artículos