sábado, junio 15, 2024
More

    Ligadura de trompas: Una opción anticonceptiva para mujeres jóvenes

    Un número cada vez mayor de mujeres de veintitantos años pasan por el quirófano para asegurarse de no tener hijos de forma permanente.

    ¿Un método popular? Hemos escuchado sobre la ligadura de trompas, una forma de evitar tener hijos a la que muchas mujeres están recurriendo. Ellas han compartido sus experiencias, mostrando la seguridad en su decisión.

    Una de ellas es Abby Ramsay, de 24 años, quien organizó una reunión que simulaba ser una revelación de género, pero que terminó siendo una muestra de su decisión definitiva. En lugar de una explosión de color, Ramsay sacó un expediente médico, revelando la documentación para una cirugía de «esterilización» aprobada. “Estoy emocionada de tomar el control de mi propio cuerpo. No soy una fábrica de bebés”, escribió Ramsay en la leyenda de un video que publicó.

    Unsplash

    Ramsay, que se identifica como no binaria, y un creciente grupo de mujeres de veintitantos años están optando por no tener hijos mediante una cirugía de esterilización femenina. También conocida como ligadura de trompas, es un procedimiento permanente que sella, corta o une las trompas de Falopio, creando una barrera física entre el espermatozoide y el óvulo, y tiene una eficacia superior al 99 por ciento para prevenir el embarazo.

    En TikTok, Abby Ramsay parodió una revelación de género para anunciar que finalmente se había aprobado su esterilización después de seis años de intentarlo. En TikTok, el hashtag #tuballigation tiene más de 160 millones de visitas, y el tema ha generado una acalorada conversación global sobre cómo elegir una vida sin hijos y sin anticonceptivos hormonales.

    “Hace mucho tiempo que sabía que no quería tener hijos”, explica Ramsay, que ahora tiene 27 años. “La idea del embarazo siempre me ha aterrorizado pero, mientras crecía, siempre parecía que era una eventualidad. Cuando supe que no necesitaba tener hijos y que podía elegir, fue un gran alivio”.

    La semana después de que la Corte Suprema de Estados Unidos anulara Roe v. Wade (que había protegido el derecho al aborto) en junio de 2022, las búsquedas en Google de términos como ligadura de trompas casi se cuadruplicaron.

    Miles de mujeres se unieron a grupos de información sobre esterilización femenina en las redes sociales, mientras que otras reservaron consultas médicas. “Cuando se supo por primera vez la noticia sobre Roe v. Wade, sentí como si hubiera cruzado esta línea de meta enfermiza en el último momento”, recuerda Ramsay, que se había sometido a la cirugía apenas cuatro meses antes.

    «Ahora, estoy viendo a todos los demás luchar para intentar llegar allí antes de que todo termine. Después del caso Roe v. Wade, la información sobre la esterilización en Internet pasó de ser datos curiosos a decir: ‘Si realmente necesitas una ligadura de trompas, aquí es donde debes acudir’”.

    Los médicos especializados en salud femenina han observado un aumento significativo en la demanda de ligadura de trompas entre las personas de entre 20 y 30 años.

    «Definitivamente he notado que muchas más mujeres jóvenes desean ligarse las trompas«, dice la Dra. Emma Boulton, médica y directora de la clínica de salud sexual Clinic 66 de Sydney. «Hemos descubierto que las razones detrás de sus decisiones varían enormemente desde el clima hasta simplemente sentir que el mundo tiene suficiente gente”.

    Para Coco Bae, de 36 años, residente en Queensland, la decisión de buscar la esterilización fue más profunda que la falta de inclinación maternal. “Me ligaron las trompas cuando tenía 29 años”, dice. «Nunca sentí el deseo de tener hijos, pero cuando tenía veintitantos años mi decisión se vio realmente solidificada por todo lo que estaba sucediendo en el mundo, que a veces parece casi distópico».

    Si bien las actitudes públicas sobre la autonomía corporal de las mujeres han experimentado un progreso sísmico en los últimos años, muchas de las que buscan la esterilización dicen que se han visto obligadas a enfrentar una cultura rampante de misoginia en el campo médico, y varias mujeres informan que sienten que algunos médicos han socavado su decisión.

    «Los médicos son notoriamente paternalistas», dice Boulton. “Los médicos suelen decir que saben qué es lo mejor para tu cuerpo, lo cual es una tontería. Mucha gente hace todo tipo de cosas permanentes en sus cuerpos y no necesitan el permiso de su médico”.

    La primera vez que Ramsay le dijo a su médico que quería ligarse las trompas, a los 18 años, la descartaron por inmadura y le recetaron la píldora. “El control de la natalidad fue una gran lucha para mí. La píldora me puso muy enferma y no me gustaba la idea de tener un implante”, recuerda Ramsay, quien pasó seis años tratando de encontrar un médico que aceptara realizar la cirugía.

    “Cuando decidí que esos métodos anticonceptivos no estaban funcionando, comencé a presionar cada vez más a mis médicos sobre la esterilización como una opción. Las primeras veces que pregunté me descartaron por mi edad, pero quería que quedara constancia de que no estaba tomando esta decisión por capricho. Esto es algo en lo que había pensado y que había estado persiguiendo durante años”.

    Para quienes no tienen cobertura sanitaria privada (y, a menudo, son mujeres con muchos hijos y con desventajas económicas) les resulta muy difícil encontrar a alguien que les haga una ligadura de trompas, incluso si tienen más de treinta o cuarenta años.

    Para quienes tienen el lujo de elegir, el segundo obstáculo son los comentarios y juicios sociales a los que están sujetos como resultado de sus elecciones reproductivas. “Al comienzo de mi viaje, compartí fragmentos en TikTok como recurso para otras personas que estaban considerando la cirugía”, dice Ramsay. “Empecé a recibir montones de comentarios que decían: ‘Eres estúpida y te vas a arrepentir cuando seas mayor’ y ‘Esto es una bofetada para cualquiera que haya pasado por infertilidad’. Abrió un torbellino de opiniones y reacciones”.

    Ramsay cree que si se puede dar consentimiento legal para tener hijos a partir de los 16 o 17 años, a los veinteañeros se les debería permitir tomar la decisión permanente de no tenerlos.

    Cuando se trata de ligadura de trompas, existe un proceso de consentimiento informado y un período de “reflexión” no oficial entre la consulta y la cirugía.

    Varias clínicas de salud para mujeres requieren una evaluación por parte de dos médicos separados para garantizar que la paciente esté completamente informada y que no haya coerción conyugal en juego.

    “Recuerdo que mi médico me preguntó si estaba segura de que no quería tener hijos y que entendía que el procedimiento no podía revertirse”, recuerda Coco Bae. “La miré directamente a los ojos y le dije: ‘Nunca quiero traer niños a este mundo’. Ella respondió: ‘Genial, puedo conseguirte un lugar en seis semanas’”.

    Los posibles factores de riesgo, como tener un embarazo ectópico (donde un óvulo fertilizado se implanta en las trompas de Falopio) o daño a órganos cercanos, también son elementos importantes a tener en cuenta. Pero el procedimiento no afectará sus hormonas ni su ciclo menstrual ni la edad en la que entrará en la menopausia.

    Un estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology encontró que la mayoría de las parejas que eligen la esterilización están satisfechas con su decisión y no se arrepienten. Sin embargo, en algunos casos, la gente puede querer una reversión. Es posible, pero con diferentes tasas de éxito.

    Boulton dice que en el caso de que alguien cambie de opinión, se encuentran disponibles tecnologías reproductivas avanzadas, como la FIV. «Los nuevos avances significan que incluso si las personas tienen una esterilización permanente, no hay razón para que no puedan criar a un niño, siempre que todavía estén produciendo óvulos«.

    Para los detractores que no creen que las mujeres jóvenes deban tomar este tipo de decisiones, Ramsay tiene esta respuesta: “Una persona comentó en mi video de revelación de la esterilización que dentro de un año me arrepentiría de mi decisión. Así que un año después volví a ese comentario y respondí: ‘¡Sí, todavía no me arrepiento!‘”, recuerda. «Al final del día, prefiero arrepentirme de no haber tenido hijos que tener un hijo y arrepentirme, que se ha convertido en la frase general para las personas sin hijos».

    Texto original: Harriet Sim
    Traducción: Bianca Cosulich
    Artículo originalmente publicado por Marie Claire Australia

    Te puede interesar:

    Francia es el primer país en incluir el derecho al aborto en su Constitución

    ¿Qué está pasando en Argentina con el derecho al aborto?

    Suprema Corte de Justicia despenaliza el aborto en todo México

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos