sábado, junio 15, 2024
More

    Mamás en la moda: Una reflexión sobre vicios laborales

    Trabajar en la moda y querer ser madre no tienen por qué ser deseos conflictivos.

    En la pasada Semana de la Moda en París, uno de los momentos más memorables fue la cereza en el pastel para Chemena Kamali. La diseñadora salió a agradecer a su público en su triunfal debut para Chloé. En ese instante su hijo se paró para darle un abrazo. Ella es una de las pocas mamás que puede seguir triunfando en la moda.

    Aunque tener hijos es una alegría para los padres, las mamás sufren más para mantener una carrera profesional al tener hijos. Esto es parte de concepciones machistas y misóginas sobre el rol de la mujer en la sociedad. “Si tienes un hijo, te tienes que hacer cargo de él y rendir igual como si nada” es la mentalidad dentro de algunas casas de moda.

    Desde que se comenzaba a gestar la moda y la alta costura ya había mujeres que entendían las necesidades de sus compañeras. Madeleine Vionnet fue pionera en los derechos de las trabajadoras al ponerles condiciones cómodas a las costureras, servicios médicos y dentales, permiso de lactancia en horas de trabajo, vacaciones pagadas y una guardería en el último piso. Incluso ofreció clases para leer, escribir y hacer cuentas.

    Madeleine Vionnet fue una pionera en los derechos de los trabajadores porque entendió las necesidades de sus costureras.

    Sus costureras no participaron en las huelgas de trabajadores de 1936 por la simple razón de que Vionnet era buena con ellas.

    Aunque muchos si le aprendieron el corte al bies, parece que sus revolucionarias ideas sobre el trabajo no fueron tan populares entre ejecutivos. Es más fácil perder una diseñadora estrella que decide ser mamá y contratar alguien nuevo que dejarla trabajar de medio tiempo en los primeros meses.

    Mamás abriendose camino en la moda

    Phoebe Philo en su último desfile para Chloé.

    Phoebe Philo fue la primera directora creativa en tomar permiso de maternidad, igualmente en Chloé. Poco tiempo después se retiraría para concentrarse en criar a su familia y el resto es historia. Ahora ella está al mando de su propio barco.

    Sin embargo, no todas las mujeres se pueden dar este lujo, especialmente en puestos que no tienen visibilidad. Chemena, Phoebe y Gabriela Hearst son solo algunos ejemplos de que se puede balancear la vida con hijos. Las marcas deberían confiar en las mamás porque es lo justo y porque pueden traer una nueva empatía al estudio. Las mamás merecen más amor en la industria de la moda.

    Te puede interesar:

    Miuccia Prada: Lecciones de estilo para una vida excéntrica

    Detalles que enamoran: Regalos para el Día de las Madres

    Dúos madre e hija que han conquistado la industria del entretenimiento

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos