viernes, julio 12, 2024
More

    Monaco, el Preludio del verano

    Viajar con lujo, moda y sustancia, ya es posible

    El 2022 ha venido cargado de energías. Pareciera que el renacimiento post pandémico es un torbellino de eventos tras eventos con vivencias que, no solo valoramos más, pero nos enriquecen, nos nutren y por supuesto nos divierten. Puede llegar a ser abrumador decidir qué hacer cuando hay tantos lugares por visitar, mil eventos a los que asistir y una infinidad de moda por vestir.

    Pero para esto estamos aca, el equipo de Marie Claire para guiarte hacia los destinos, la moda con el “Savoir Faire” del momento.

    Hoy hablaremos de Mónaco, ya que en esta primavera el pequeño, pero eternamente elegante principado, es el preludio perfecto del verano. El glamour del lugar se extiende más allá de su fábula hollywoodense.

    Mónaco es el verdadero lujo y no nos referimos a la ostentosidad que a veces se confunde con el adjetivo elitista del bien vivir, si no a su protagonismo en la historia, a su calidad humana y sus tradiciones.

    La primavera arranca con el «Rolex Master» de Montecarlo donde las estrellas del tenis se reúnen para competir en el primer torneo de arcilla de la temporada; A la par vendrá Chanel que presentará su afamada colección resort en el Monte-Carlo Beach Club – Societé des Bains continuando con la convocatoria de la princesa Charlotte Casiraghi como imagen de la marca.

    Y con acontecimientos tan atractivos en el lujoso principado es fácil sentirse tentado a visitarlo. De hecho si esta es la intención y quieres que tu primavera-verano tenga estas vivencias te sugerimos deliciosas e interesantes recomendaciones a dónde ir, qué hacer, cómo vivirlas y aprender manteniendo ese lujo que solo irradia este lugar.

    El hotel Hermitage Monte Carlo es icónico, no solo como imagen recurrente en innumerables filmes y sesiones de foto, sino también porque su arquitectura es legado del sublime Gustav Eiffel quien diseñó la cúpula del invernadero, y aunque el hotel ha sido renovado para servir a sus huéspedes, acorde a lo último en tecnología y comodidades, el palacio que ve el puerto del principado mantiene un sentimiento que perpetúa la maravillosa Belle Epoque… Jean Marquet fue otro de los arquitectos junto a un sinfín de artistas que moldearon esta infraestructura cuyos diseños eminentes son parte indisociable de la imagen que representa Mónaco.

    Al quedarte en este hotel puedes visitar el club de playa, lugar donde se hará el show de Chanel, y disfrutar diferentes opciones gastronómicas, como por ejemplo en Pavillion, restaurante creado por Yannick Alleno, uno de los chefs más reconocidos del momento.

    También puedes degustar en Deck, un restaurante a orilla del mar, donde toda la pesca es 100% orgánica y sostenible para cuidar su ecosistema marítimo.

    Otro excelente restaurante con cocina mediterránea el Elsa-Monte-Carlo Beach restaurant es parte de lo que ofrece la experiencia gastronómica del Hermitage, uno de los platos predilectos es una combinación de patilla, langosta y queso de cabra que es absolutamente divino.

    Estos templos gastronómicos cuentan con certificación Ecocert, en contexto con la sostenibilidad ecológica , la cocina orgánica, el culto al buen comer elementos que nutren cuerpo y espíritu de manera saludable.

    Los desayunos son servidos debajo de la afamada cúpula de Eiffel en el mítico invernadero donde la combinación estética de los colores y los sabores del brunch te transportan y casi te transforman en una persona cuyo alter-ego se torna digno de realeza, lujo y fama.

    Si optas por un cocktail antes de ir al casino, The Crystal Back es un bar que simboliza la champaña. Ir al casino es el sueño de todo fan de alguna película de James Bond como también de entusiastas visitantes del principado. Y vestirse de lujo es parte también de la experiencia.

    Para la vestimenta solo recomendamos comodidad,sencillez y elegancia. Colores pálidos, mucho blanco y lino. Los bañadores blancos de la nueva colección de Adriana Degreas, combinados con un kimono de seda sostenible de Niluu y sandalias a lo mejor un tanto estrambóticas pero elegantes de Room con sombreros Sarah Bay, son la combinación perfecta para visitar el beach club y luego conocer el centro del principado.

    La experiencia será única pues es una teletransportación a una realidad que si bien irradia lujo,también tiene mucho contenido histórico, extrema calidad humana ya que se percibe como los monegascos son personificaciones de trabajo arduo y de lealtad por su principado para mantenerlo prístino y exclusivo.

    Mónaco es breve pero su brevedad es una historia que siempre se quedará plasmada en ti y que de cierta forma te cambia pues el principado te absorbe en su esencia histórica, lujosa y elegante.

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos