martes, febrero 20, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Detrás del vestuario de «Poor Things» como un choque surrealista de épocas

    El vestuario es parte fundamental de la narrativa…

    Si no has visto la película «Poor Things», te imploramos que corras a verla. Es extraña, con un humor particular y fascinante; además su diseño de vestuario está muy bien pensado.

    Uno de los pilares del enfoque de la diseñadora de vestuario, Holly Waddington para «Poor Things», ambientado vagamente cerca de principios del siglo XIX, fue la eliminación de la corsetería.

    Quería liberar a los personajes de la eslavitud y tortura que implicaba el corset. La protagonista Bella Baxter, interpretada por Emma Stone, se desenvuelve (gracias a su cerebro de bebé) en varios estados de vestimenta.

    En vez de tener un personaje que experimenta y piensa en la moda, los conjuntos son el resultado de una niña que hurga en una maleta llena de posibilidades de vestimentas sin expectativas sociales y el conocimiento para adherirlas a sí misma.

    El significado del vestuario de Bella Baxter

    El look general es que Bella logra barajar y revolver la mezcla de ropa interior y exterior, que entreverada con el choque surrealista de épocas logra crear atuendos pensados en una mente en desarrollo y hacerlos así algo increíblemente cautivante.

    El director, Yorgos Lanthimos le dió licencia a la directora creativa para ser históricamente inexacta, licencia con la que él también prefiere operar.

    Bella se calzó bragas al estilo de la década de 1930, un par de botas de los años 60 con cordones a la manera victoriana y, esencialmente, un dickie con volantes de la década de 1890 destinado a ser ropa interior.

    Se mezclaron chartreuse y pisos de terciopelo con mechones, en un escenario fabricado y adulterado, todo con estilo y grandilocuencia.

    Ya que el personaje muestra la evolución de su crecimiento, desde ser niña a ser adulta en el cuerpo de una mujer. Conocemos por primera vez a la protagonista infantil, mientras usa un grandioso y voluminoso top con bombachos (que luego usa con una falda acolchada tipo langosta) dentro de su casa. Estos conjuntos ejemplifican la sagacidad y percepción de la moda del filme.

    La evolución del vestuario de «Poor Things»

    Los atuendos algo relajados en un momento, pronto se convierten en atuendos vibrantes y listos para la aventura, que reflejan la curiosidad e imaginación ilimitada de Bella, mientras deja la comodidad del único hogar que ha conocido y es catapultada al mundo exterior.

    A partir de entonces, es una explosión de colores atrevidos y siluetas espumosas que a veces parecen sacadas directamente de las fotografías de estilo urbano de una bloguera de moda.

    ¡Hay mucho que señalar!: Un conjunto de top blanco con volantes y pantalones cortos amarillos, que Bella combina con pequeñas gafas de sol negras; una chaqueta corta azul y botines; un top blanco con volantes con una falda rosa etérea y transparente.

    A medida que Bella está expuesta a más cosas en sus viajes, sus conjuntos también ganan capas: Y cuando se le presenta por primera vez la pobreza, se da cuenta de su estatus de clase alta mientras usa un vestido victoriano blanco con mangas abullonadas.

    Waddington sí usó algunos estilos tradicionales en la película, particularmente para los hombres, como Godwin Baxter, el médico que realizó el experimento con Bella y a quien ella llama «Dios», interpretado por Willem Defoe, quienes visten en su mayoría colores sobrios y siluetas que son más acorde con finales del siglo XIX. De esta manera sirven como un intencional y marcado contraste con el asombro infantil de Bella.

    Incluso cuando Bella se comporta de acuerdo con las normas establecidas por las instituciones sociales de la época (la escuela y el matrimonio), lo hace vestida de manera poco ortodoxa:

    Una de las miradas más fuertes de la película ocurre durante la ceremonia de boda cuando Bella está vestida con un vestido blanco esponjoso con un velo colocado en la mitad inferior de su rostro.

    A lo largo de la película, también conocemos la vida anterior de Bella, signada por las convenciones patriarcales de la época, de las que intenta escapar.

    Para simbolizar la pesadez y el atrapamiento que sentía el personaje, Waddington tomó prestados looks de una fotografía de moda del siglo XIX: Un vestido azul atrevido con un abrigo tradicional y un vestido cobrizo estilo armadura con detalles dorados.

    Por más retorcido que sea en «Poor Things», hay una identificación tanto con la narración de la historia como en la moda que se exhibe en los momentos finales de la película:

    Bella llega a ser ella misma, libre de las expectativas de la sociedad victoriana, y está vestida a juego: Con un suéter de punto color crema y una falda larga color cobre.

    «En este momento son sólo ropa». Es absolutamente brillante como la diseñadora de vestuario logra contar con una autenticidad artística la evolución de una niña a una mujer libre de prejuicios e inusualmente rara a en su autonomía. (Rara en consideración a las expectativas de la sociedad por medio de su ropa).

    Te puede interesar:

    Emma Stone deja el look «Poor Things» por unos labios llenos de vida

    «Poor Things»: El mensaje feminista detrás de la película de Emma Stone

    Hablemos de Poor Things, la nueva película de Emma Stone

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos