sábado, abril 13, 2024
More

    6 princesas Disney que no necesitan (ni necesitaron) un príncipe azul

    La historia detrás de las princesas va más allá de la búsqueda del amor.

    Al pensar en las princesas de Disney, las asociamos automáticamente con el amor o la idea de un príncipe azul. Sin embargo, existe toda una nueva línea de princesas que nunca buscaron un salvador.

    Mérida 

    La película estrenada en 2012 presentaba un personaje que encarnaba a la perfección la idea de ser una mujer intrépida y valiente. Mientras la mayoría de las princesas de Disney estaban con sus matrimonios ella huía de su matrimonio arreglado, buscando su propio camino donde un hombre definitivamente no iba a ayudarla a encontrarlo

    Este personaje se convirtió en uno de los más emblemáticos de Disney, no solo por sus decisiones, sino también por su estética, que, lejos de ser convencional, era exótica e intensa, en perfecta sintonía con su personalidad.

    Elsa

    La reina del hielo, una de las princesas favoritas de toda una generación que se caracteriza por tener una personalidad fuerte. Su película de 2013 fue un parteaguas para toda una generación de princesas ya que ella no termina con un príncipe azul pero busca en toda su aventura su lugar y conocerse a sí misma.

    Raya

    Esta princesa no es una de las favoritas o una de las más conocidas, ya que representaba un nuevo estilo de Disney. Sin embargo, esto no le quita mérito como una de las mejores guerreras en todas las producciones.

    Ella no está buscando un príncipe que le ayude a resolver sus problemas, sino que toma la situación en sus manos, se prepara y enfrenta sus mayores miedos para poder alcanzar sus anhelos más profundos del corazón.

    Tiana

    La historia de «La princesa y el sapo» nos enseña grandes lecciones sobre apoyarnos en otras personas para hacer la carga más ligera. Aunque al final la princesa Tiana utiliza la ayuda que le ofrece el príncipe Naveen, sabemos que ella habría podido lograr cada uno de sus objetivos y eventualmente habría conseguido su restaurante.

    Aunque tiene una de las historias más bonitas en cuanto a un príncipe azul, Tiana ya era una mujer muy independiente, inteligente y financieramente estable.

    Moana

    La princesa emprende un viaje por el mar para ayudar a su pueblo, asumiendo plenamente el papel que le corresponde como parte de la realeza para enfrentar las situaciones que afectan a su gente.

    En el transcurso de su travesía, podemos apreciar su gran personalidad y su noble corazón, aspectos fundamentales de una princes. Una vez más, vemos cómo la idea de un príncipe no encaja con su historia.

    Mulan

    Mucho se ha hablado sobre las princesas modernas y su nuevo enfoque en la búsqueda de su destino más allá de encontrar príncipes. Sin embargo, es importante recordar que hubo una princesa que marcó el camino para las demás.

    Aunque Mulan al final encuentra el amor y tiene un interés romántico, durante toda la película su viaje no se trata de enamorarse, sino de ayudar a su familia. A lo largo de su aventura, se enamora, pero su meta y objetivo nunca giraron en torno a un hombre.

    Todas estas princesas forman parte de una nueva generación que difiere abismalmente de las primeras interpretaciones que Disney presentaba. Cada una tiene una personalidad única, gustos específicos y metas a largo plazo.

    Lo que las distingue es que no necesitan ni buscaron un príncipe que las ayude; cada una logra sus deseos con la ayuda de otros, ya sea amigos o herramientas, pero nunca a través de un hombre.

    Te puede interesar:

    Elopement Weddings: Celebrando el amor de manera íntima

    Amor y drama, series de época para el fin de semana

    «La Sirenita»: La verdadera historia detrás de la famosa película

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos