miércoles, abril 24, 2024
More

    6 señales de que estás atrapado en un patrón de pensamiento negativo

    Poner atención a nuestra mente es fundamental para trazar un camino a la salud mental.

    La forma en que cómo te percibes a ti mismo, cómo percibes el mundo que te rodea y los pensamientos que esto induce pueden tener más impacto en tu bienestar general de lo que crees.

    Cuando nos quedamos atrapados en un patrón negativo, los pensamientos se vuelven repetitivos y generalmente provocan emociones “indeseables” y desagradables como el miedo, la vergüenza, el estrés.  Por lo tanto, debemos aprender a reconocerlos y comprenderlos para poder hacerlos desaparecer.

    Y ese es precisamente el tema de un artículo publicado recientemente en “Psychology Today”  por el profesor de psicología Steven C. Hayes, que trabaja en el departamento de psicología de la Universidad de Nevada. 

    Pexels

    Autor de varios libros y artículos científicos sobre el tema, ha demostrado en sus investigaciones que el lenguaje y el pensamiento pueden provocar una forma de sufrimiento en el ser humano.

    Según él, debemos prestar atención a determinadas señales para no dejarnos influenciar por creencias negativas.

    Ponerte en una caja

    Aunque ciertas creencias o pensamientos puedan parecer ciertos, esto no es razón suficiente para dejar que dominen nuestras vidas. «Los pensamientos son solo pensamientos, no tienen poder sobre ti a menos que te quedes atrapado en ellos», dice el profesor Hayes.

    Tenga cuidado de no confundir estos pensamientos con la realidad. Es por esto que el catedrático de psicología da algunos consejos para evitar permanecer enclaustrados en un patrón completamente negativo.

    Las “etiquetas” son como puntos de referencia, tienen algo tranquilizador. También dan significado y permiten una mejor comprensión. Pero categorizar un objeto o una persona también puede ser reduccionista. No se puede satisfacer a una persona solo en un aspecto de su vida.

    Reducirse a su trabajo, a su lugar dentro de la familia o a un diagnóstico de salud no refleja ni la complejidad de la realidad ni la sutileza de un ser, pero además, porque este estatus seguramente está sujeto a cambios y que ser colocado en una categoría no le impide descubrir uno nuevo.

    Pexels

    Repitiendo los mismos patrones equivocados

    ¿Por qué siempre cometemos los mismos errores? Es una cuestión de costumbre: generalmente (re)implementamos lo que sabemos.

    Si por ejemplo tienes la costumbre de ocultar tus emociones, tus sentimientos más profundos, es probable que en tu próxima relación hagas lo mismo. Para el profesor Hayes, un “mal” hábito no es irremediable, basta con disociar el contexto de las acciones. En ese caso, ¿por qué no empezar por ir en contra de esta actitud de vez en cuando?

    Tal vez sea hora de dejar de escuchar ese pensamiento que te dice lo que “debes” hacer y probar otra técnica.

    Culpar a otros o a factores externos por tu desgracia

    Si realmente no deberíamos creer completamente en ciertos pensamientos o creencias que puedan tener un efecto nocivo sobre el estado de ánimo o las acciones, no deberíamos eximirnos completamente de responsabilidad.

    Siempre hay algunos aspectos que están bajo nuestro control, aunque sea nuestro propio punto de vista. “Al asumir la responsabilidad y tomar decisiones activas en consonancia con nuestros objetivos y valores, es probable que avancemos en una mejor dirección, paso a paso”, afirma el experto.

    Dificultad para dejar ir

    «A veces simplemente hay que seguir adelante». Es más fácil decirlo que hacerlo. Cuando nos quedamos estancados en un acontecimiento, una palabra o un acto, no siempre es fácil deshacernos de lo que sentimos en ese momento.

    Así que dejar ir puede significar decir adiós a una persona que te hizo daño, pero para el psicólogo “dejar ir no concierne a los demás”. Aconseja dar un paso atrás ante la situación para hacer un balance de estas “pruebas” y de las emociones que te provocaron.

    Pexels

    Ser demasiado duro contigo mismo

    ¿Te hablas a ti mismo de cierta manera, pero nunca te atreverías a dirigirte a alguien de esa manera? Probablemente seas demasiado duro contigo mismo. Porque un pensamiento como “nunca lo lograré” puede proyectarse hacia una incapacidad o incompetencia irreal y consolarte con una idea falsa de ti mismo.

    Estas creencias estrictas probablemente provienen de otra: “No debo cometer errores”. “Cambiar tu monólogo interior requiere práctica activa”, dice el profesor Hayes, quien recomienda mostrar la misma amabilidad, compasión o paciencia que mostrarías a cualquier otra persona. ¿Por qué otros deberían tener derecho a ello y usted no?

    Negarse a considerar una solución

    Hay un momento para vaciar la bolsa y un momento para considerar soluciones. El problema es que en la primera fase la mente se cierra, incluso gira, y se aleja de la etapa de las alternativas.

    Creer que no hay otra solución o escape puede llevarnos a actuar según esta creencia y, por lo tanto, potencialmente quedarnos estancados en una situación que no nos conviene.

    “Defusión cognitiva” o cómo salir del patrón negativo

    Además de estar atentos a estos seis puntos de forma negativa, en el día a día existen otras claves para actuar sobre creencias persistentes y reduccionistas: la defusión cognitiva. Es un entrenamiento continuo, hasta el punto de adquirir un reflejo de pensamientos racionalizadores.

    “La defusión cognitiva es una forma particular de exposición a estímulos verbales para percibir un pensamiento por lo que es, en lugar de por lo que dice”, describe la Asociación para la Ciencia del Comportamiento Contextual.

    Pexels

    La idea no es erradicar el contenido de los pensamientos, sino cambiar la relación que una persona puede tener con ellos, con el objetivo de suavizar interacciones demasiado rígidas con uno mismo. Por tanto, esto puede implicar la repetición a toda velocidad de un pensamiento identificado con el fin de  hacerle perder su poder.

    Texto original: ARIANE DE WILDE

    Artículo originalmente publicado por Marie Claire Francia

    Te puede interesar:

    Cortes de cabello y psicología, una relación silenciosa

    Lenguaje de terapia y su efecto en nuestras relaciones

    Detrás de la manifestación: De la euforia a la angustia psicológica

    Impression Pixel

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos