martes, febrero 20, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Activismo ambiental: Un llamado de alerta urgente

    En un momento especialmente inseguro, el activismo ambiental toma nuevas estrategias para generar consciencia sobre la crisis que se avecina

    La Mona Lisa en el museo Louvre en París fue atacada por un par de activistas exigiendo justicia alimentaria y denunciado el mal estado del sector agricultor. Le echaron una lata de sopa. Esta es la última en varias acciones de una nueva estrategia en el activismo ambiental. Recurren al shock y la indignación para generar discusiones en torno a su causa.

    Activistas de Riposte Alimentaire aventaron sopa al cuado de Mona Lisa.

    Sin embargo, la situación para los activistas en Latinoamérica es adversa en el mejor de los casos. América Latina es la región más peligrosa para trabajar por esta causa. Un reporte de Global Witness detalla que entre 2012 y 2022 asesinaron a 1910 defensores del medio ambiente. 9 de cada 10 ataques fueron en nuestra región, más de un tercio en Colombia. 1 de cada 5 asesinatos ocurrió dentro de la selva amazónica.

    En México encontramos contrastes. Nirvana Hank presumió en un TikTok que tiene jirafas y monos como mascotas. Su padre previamente fue acusado de tráfico de animales exóticos. Por otra parte, Homero Gómez, activista que dedicó su vida a la protección del santuario de la mariposas monarca, fue asesinado en 2020. Dentro de su labor se dedicó a combatir la tala ilegal de árboles.

    Otro activista en contra de la tala fue el líder tarahumara Isidro Baldenegro López. Ganó el Premio Medioambiental Goldman en 2005. Tristemente fue encontrado sin vida en 2017 en Coloradas de La Virgen, Chihuahua.

    El orden del caos

    Aún así, aunque se pierde la esperanza en eventos globales con políticos como la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, la acción se está redirigiendo hacia lo local. Un reporte del Programa Ambiental de las Naciones Unidas encontró que para 2022 se presentaron más de dos mil demandas relacionadas al cambio climático. En 2021, Países Bajos marcó un precedente ordenándole a la compañía petrolera Shell a reducir sus emisiones en un 45% para 2030. En 2023, un juez en el estado de Montana en Estados Unidos reconoció el deber constitucional del gobierno de proteger a sus residentes del cambio climático.

    La congresísta Alexandra Ocasio-Cortez es una de las líderes que impulsó el Green New Deal, un conjunto de propuestas políticas para combatir el cambio climático en Estados Unidos.

    Podría parecer que estas dos corrientes de acción no están relacionadas, pero es una sinergia que rinde frutos. El gobierno no puede ignorar sus acciones y se encuentra legalmente obligado a atender denuncias. En conjunto esto puede incrementar el apoyo a activismo más moderado. Cuando las personas se exponen a formas más extremas de protesta se vuelven conscientes de los problemas, incluso si critican la manera de comunicarlos. Esto en cambio, abre puertas para discutir soluciones viables.

    Podrán decir que Greta Thunberg es una radical, pero pocas personas como ella han volteado más miradas hacia el activismo ambiental. Es una disrupción necesaria, con una organización y estrategia implícita.

    Te puede interesar:

    Arte y sustentabilidad, ¿cuál es su impacto?

    Prada se convierte en la primera firma de lujo en lanzar joyería fina sustentable

    Para revolucionar la moda, hay que priorizar la innovación

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos