sábado, febrero 24, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Para revolucionar la moda, hay que priorizar la innovación

    Ser optimistas es el primer paso al cambio verdadero y de impacto…

    A medida que el calentamiento global acelera es cada vez más evidente que la industria de la moda, con sus miles de millones de prendas producidas anualmente y cientos de millones de empleados, debe incorporar la sostenibilidad como innovación, una parte central de la estrategia.

    Una tarea que puede ser desalentadora, pero posible. «Para promover la sostenibilidad en la moda, debemos mantenernos optimistas«, anima Marie-Claire Daveu, directora de Sostenibilidad de Kering.

    La directora es la encargada de supervisar la hoja de ruta de sostenibilidad de Kering con el objetivo de reducir su huella ambiental en un 40 por ciento para 2025, mediante una combinación de innovación y reducción de impacto. «Aunque nuestro progreso refleja los logros alentadores que ha alcanzado Kering, aún hay un trabajo significativo que queda por hacer para alcanzar nuestras ambiciones de sostenibilidad a corto plazo«.

    (Crédito de la imagen: futuro)

    Educación e innovación como plan de ataque

    Si bien las grandes empresas tienen recursos para alcanzar objetivos a una escala mayor, la creación de un plan sostenible para el futuro puede tomar diversas formas para los emprendedores de moda independientes.

    Para Hassan Pierre, cofundador de la tienda en línea «Maison De Mode», dar visibilidad a diseñadores sostenibles en el mundo del lujo con su plataforma fue una forma innovadora de educar a los consumidores y hacer que hablen sobre la sostenibilidad.

    «La educación puede ser tan simple como crear espacios reflexivos en los que [los consumidores] puedan tomar decisiones informadas sobre sus compras», dice. «Si pudiéramos reunir a [diseñadores de moda responsables] bajo un mismo paraguas, podríamos lograr que la gente hable y haga avanzar la conversación [sobre sostenibilidad]», dice Pierre.

    Pexels

    Tener esa visibilidad (de frente y a lo largo de la cadena de suministro) es fundamental para lograr la sostenibilidad en el mundo del diseño, especialmente en un ecosistema más interconectado que nunca, en el que se estima que 21 mil millones de libras de textiles producidos anualmente terminan en la basura.

    Abordar problemas de la cadena de suministro e inventario mediante la digitalización del producto o la identificación digital es como la empresaria y fundadora de «EON», Natasha Franck, ve que la moda avanza y se mueve hacia un ciclo de vida más circular. «Los procesos comerciales de extremo a extremo (desde donde y cómo se fabrican los productos hasta cómo se reciclan) requieren datos e inteligencia«, explica Franck.

    «En este momento, ni siquiera tenemos un código de barras para la economía circular», dice. Con nuevas tecnologías, como la identificación digital, «la sostenibilidad y la rentabilidad pueden trabajar juntas«, manteniendo la producción responsable y más rentable a lo largo del ciclo de vida de un producto.

    Pexels

    Innovación que empieza por la política

    Pero para implementar esto a gran escala en toda la industria, la legislación debe cambiar. En marzo del año pasado, la Comisión Europea presentó una propuesta de política que requeriría que los minoristas revelaran información sobre los impactos ambientales y los ciclos de vida de los productos para interrumpir la destrucción de productos no utilizados.

    Es solo un ejemplo, pero estos esfuerzos no pueden existir en el vacío. «[Impulsar la conversación] se trata de reconectar los puntos y construir equidad en todo el ecosistema«, dice Abrima Erwiah, cofundadora de «Studio 189» y directora del Instituto Gromek en Parsons.

    Erwiah trabaja con mujeres, niños y sus respectivas comunidades en toda África a través de su organización «Fashion Rising». «Para que ocurra un cambio real y la sostenibilidad, tenemos que dar a las personas [las herramientas y recursos] para hacer las cosas por sí mismas», afirma.

    Un enfoque social y sustentable

    Eso significa invertir en las personas detrás de los productos, especialmente porque los efectos secundarios adversos de la fabricación irresponsable afectan predominantemente a las comunidades marginadas. «Las personas importan», dice.

    Hay mucho trabajo por hacer a nivel individual y corporativo, como señala Daveu, pero aún hay optimismo sobre un cambio en el statu quo. «Hay emocionantes iniciativas, desde los consumidores hasta los medios de comunicación hasta la cadena de suministro.

    «Todos están haciendo su parte dentro del cambio», explica Franck. «Todos están tomando un pedazo para llevar la conversación hacia adelante», agrega. Con mayor colaboración, la implementación de nuevas innovaciones y la priorización de la responsabilidad social, el futuro de la moda se ve mucho más brillante.

    Pexels

    Texto original: Sara Holzman
    Traducción: Bianca Cosulich
    Artículo originalmente publicado por Marie Claire EE.UU

    Te puede interesar:

    Natura Bissé y Lorena Saravia: Un vinculo con la esencia femenina y la sostenibilidad

    MBFW Jalisco: NoName sobre deconstrucción y sostenibilidad en «XIII»

    ¿Cómo tener un closet inteligente? Guía para inicio de año

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos