jueves, febrero 29, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Ambición blanda, un nuevo enfoque de trabajo

    Dejando de lado la vida del ajetreo y optando, por un lado, más «suave «…

    No fue hace mucho tiempo que a las mujeres ni siquiera se les permitía pronunciar la palabra «ambición». Era una palabra de hombres. Un artículo publicado en una revista en 2010 llegó a declarar la ambición como el nuevo «A Escarlata», afirmando que las mujeres se sentían avergonzadas de admitir que deseaban poder, éxito y los beneficios económicos que vienen con ello.

    Obviamente, no es que las mujeres no fueran ambiciosas. Simplemente no lo estaban proclamando. Hay razones para eso, por supuesto. Según una investigación publicada en la revista “Applied Psychology”, a las mujeres se les penaliza cuando tienen éxito en tareas tradicionalmente asociadas con los hombres. Mientras ellos pueden ser arrogantes en las salas de juntas, las mujeres ambiciosas son reducidas a ser desagradables y quejumbrosas.

    Pexels

    La ambición blanda como un motor

    Sin embargo, persistimos. Las mujeres hemos conseguido trabajos secundarios, rompimos techos de cristal y nos convertimos en «la primera mujer en [insertar una serie de cosas]». A mediados y finales de la década de 2010, poseíamos nuestra ambición, dejándola brotar a través de un mar de clichés clásicos: ¡El lugar de una mujer está en la sala de juntas! ¡El futuro es femenino! ¡Nunca fue un vestido!

    Pero luego ocurrió otro cambio: Poco después de que comenzara la pandemia, ingresamos a la «Era Anti-Ambición», según un artículo que se publicó en el New York Times. Fue uno de los innumerables relatos sobre cómo la cultura del “esfuerzo” ha muerto y cómo hemos entrado en una era “anti-trabajo”. Los vestidos para dormir y el cottage core se volvieron virales. 

    Los artículos no estaban equivocados. Lo podemos ver en nuestras vidas personales. Tenemos amigas o conocidas que han dejado sus trabajos de alto mando y de gran responsabilidades para criar a sus hijos, iniciar emprendimientos que les apasionan o simplemente para cambiar su estilo de vida y no siempre tienen un plan B.

    Hoy en día, no es que no queramos decir la palabra «ambición». Es que no queremos ser ambiciosas. Al menos, no en el sentido tradicional.

    ¿De dónde viene la ambición?

    Es imposible ignorar las raíces de este malestar. Parte de ello es que estamos cansadas. Se estima que 2.3 millones de mujeres abandonaron la fuerza laboral en 2020. Y un estudio de McKinsey encontró que el 42 por ciento de esas mujeres estaban agotadas, en comparación con solo el 32 por ciento en 2020.

    «Las mujeres trabajadoras ambiciosas se ven obligadas a adaptarse, dolorosamente y a un gran costo para su bienestar, un camino definido por un hombre que tiene una pareja que se queda en casa«, dice Rachel Simmons, una coach ejecutiva y autora de “Enough As She Is”. 

    «En casa, se juzgan a sí mismas según un estándar de cuidado imposible y siempre activo. En estas condiciones, nunca se puede ganar, porque siempre hay otra casilla que marcar. La ambición se ha convertido en una transacción en la que las mujeres sienten que deben sacrificar su salud física y mental a cambio del éxito [carrera]”».

    Otra parte es que empezamos a darnos cuenta de que nos engañaron. Ninguno de los premios y recompensas que se le prometieron a las mujeres si se esforzaban un poco más o trabajan un poco más (como igualdad salarial, igualdad de oportunidades, mejores permisos familiares, mejor cuidado infantil, lugares de trabajo libres de acoso), no se encontraban por ninguna parte. El pensamiento “mágico” de que si hiciéramos más, podríamos tener más, ya no existe. 

    Pexels

    «Se nos ha dicho y condicionado a través del capitalismo a caer en esta trampa de que los logros individuales son el antídoto para el fracaso sistémico«, dice Rainesford Stauffer, autora de “All the Gold Stars: Reimagining Ambition and the Ways We Strive”. 

    «Pero durante la pandemia, se esperaba que la gente siguiera trabajando, se esperaba que la gente rindiera, y las crisis estructurales se acumularon sobre las personales. Y la gente se dio cuenta de que los sistemas en los que confiaban habían fallado«.

    Según un informe, 50 millones de personas renunciaron a sus trabajos en 2022. Otros optaron por hacer menos. Los datos gubernamentales publicados mostraron que el número de personas que redujeron su jornada laboral por elección propia aumentó en un cinco por ciento. Y aquellos que no podían renunciar, seguramente soñaban con hacerlo. Ese mismo informe de McKinsey mostró que 1 de cada 4 mujeres consideró abandonar la fuerza laboral. 

    La importancia de la ambición blanda

    Sitúa la ambición y la apatía como estados absolutos; donde las únicas opciones disponibles son hacer todo o nada. Pasamos por alto que ambos son continuos y que podría haber una tercera opción.

    No solo nos han engañado acerca de lo que la ambición puede hacer por nosotros, nos han engañado acerca de lo que puede ser. Los frutos de la ambición nos han llevado durante mucho tiempo en torno a grandes ascensos y cheques de pago.

    En realidad, es bastante limitante. «La ambición se trata de ocupar espacio con tus sueños y elecciones, con la esperanza de mejorar el mundo más de lo que lo encontraste», dice Simmons. «Puedes hacer eso en cualquier contexto que sea importante para ti. Empezar una familia es ambicioso, al igual que intentar construir una relación romántica saludable por primera vez. También lo es dejar de beber».

    Invertir en amistades, en la comunidad, en el papel que tienes en este momento porque es un trabajo significativo, eso es ambición. «Es fascinante porque esas cosas normalmente no se consideran ambiciosas«, dice Stauffer. «Pero requieren tanto cuidado y determinación como cualquier otra cosa».

    Al redefinirla para que no limite el poder y dinero nos otorga poder sobre nuestra ambición y la libertad de tomar las decisiones que queremos.

    Además, hay otras ventajas al abrazar un tipo de ambición más suave, dice Stauffer. Cuando tienes múltiples actividades que cumplen tus deseos, y no solo una, podemos sobrellevar mejor las decepciones. ¿No te eligieron para un ascenso? Eso no se siente tan devastador cuando tu vida está llena de cosas que no son solo trabajo.

    Todas estas afirmaciones sobre el movimiento “anti-ambición” ocultan una cosa: estamos aferrándonos a nuestra ambición con uñas y dientes. Algunos lo ven como una cualidad que sostiene gran parte de su autoestima e identidad, y que lo que les faltaba en talento y tenacidad se supera con ambición.

    Pexels

    Usando nuestro poder con intención

    La ambición puede ser una ventaja. La ética de trabajo puede conseguir el puesto de ensueño; nos hace ganar  premios y nos lleva a lugares que no habíamos imaginado. 

    «Hay esta idea de que lo que producimos es nuestro autovalor», dice Stauffer. «Es difícil separar esas dos cosas. Pensamos que estamos a solo un logro, una meta, una cosa ambiciosa de ser nuestra mejor versión«.

    Para ayudar, Stauffer sugiere pensar de esta manera: «Para muchos de nosotros, cuando escuchamos ‘tienes que trabajar menos, hacer menos, no hacer nada’, eso genera pánico. Simplemente no parece práctico. ¿Cómo vas a pagar el alquiler? ¿O convencer a tu jefe de que no te deben despedir? Pero no se trata de hacer menos, sino de lo que hacemos más. Cuando las personas hablan de priorizar las amistades de la misma manera que lo harían con una fecha límite en el trabajo, de repente es posible poner límites”.

    Simmons agrega: «Piensa en la ambición en términos de lo que significa intrínsecamente para ti, en lugar de enfocarte en lo que crees que significa para el mundo exterior. Tu sobriedad puede que no te haga ganar más dinero ni obtener más seguidores en TikTok, pero si es lo más importante para ti en este momento y agrega valor y significado a tu vida, esa es una ambición que vale la pena tener».

    Pexels

    Este cambio en el pensamiento es poderoso porque, en última instancia, una disminución en nuestro impulso se trata más que simplemente evitar el agotamiento o la búsqueda del equilibrio. Se trata de redefinir un fenómeno que impacta nuestras vidas de maneras definitorias.

    Texto original: Andrea Stanley
    Traducción: Bianca Cosulich
    Artículo originalmente publicado por Marie Claire EE.UU

    Te puede interesar:

    Piso pegajoso, desafíos de la mujer en el mundo laboral 

    Jen Wei sobre la importancia de la mujer en puestos de poder

    Lorena Saravia en MBFWMx: La personalidad multidimensional de la leonesa

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos