miércoles, julio 17, 2024
More

    Cómo reducir el riesgo de cáncer de piel, según los dermatólogos

    Identificar las señales y marcas sospechosas a las que hay que prestar atención es el primer paso…

    Cuando se trata de prevenir el cáncer de piel es común suponer que todos conocen los conceptos básicos de protección solar. Aplicar protector solar (SPF 30 o superior) día tras día, volver a aplicar y buscar sombra. Pero dado que el cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más comunes vale la pena repasar las medidas de seguridad solar.

    Siguiendo los consejos de los dermatólogos, someterse a revisiones corporales regularmente y conocer las señales de alarma de un lunar sospechoso, son conocimientos y habilidades para prevenir el cáncer de piel, o al menos detectarlo a tiempo.

    Pexels

    ¿Qué es el cáncer de piel?

    Básicamente implica el crecimiento no controlado de células anormales en la piel, según la dermatóloga certificada, Dra. Marisa Garshick.

    Es probable que escuches más sobre el cáncer de melanoma, pero hay varios tipos de cáncer de piel, incluyendo el carcinoma de células basales, el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células de Merkel. «No todos los cánceres de piel son peligrosos», agrega.

    Si se detecta temprano, es posible que solo necesites una pequeña extirpación. Pero si no se detecta o no se trata, las lesiones pueden crecer o, en casos extremos, llevar a la muerte.

    Pexels

    ¿Qué causa el cáncer de piel?

    La probabilidad de desarrollar cáncer de piel se reducen a dos factores: genética y medio ambiente. Por ejemplo, las personas con ciertas características (piel clara, cabello rubio o rojo, ojos azules o verdes) simplemente tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de piel.

    La historia familiar también tiene relación, «Si hay antecedentes familiares de melanoma, las siguientes generaciones tienen una mayor probabilidad de desarrollarlo«, afirma el dermatólogo certificado de «Schweiger Dermatology», el Dr. Marc Glashofer. «Es como una lotería. Algunos tienen boletos genéticos adicionales en comparación con alguien cuya familia no tiene esos genes. No significa que alguien vaya a contraer definitivamente cáncer de piel, pero la genética juega un papel fundamental».

    Dejando de lado la genética, cualquiera puede desarrollar cáncer de piel, especialmente si se descuida la protección solar. «La mayoría de los carcinomas de células basales y de células escamosas se originan por la exposición constante al sol«, dice el Dr. Glashofer.

    «El sol causa radiación ultravioleta, y esa radiación causa daño genético. Si nos exponemos al sol durante años y décadas, recibiremos estos golpes continuos en nuestras células. Nuestra capacidad para reparar esas células dañadas disminuye a medida que envejecemos«. El resultad es el desarrollo de cáncer de piel.

    Hay buenas noticias, seguir las reglas de protección solar y prestar atención a lunares, marcas de nacimiento y manchas en la piel puede ayudar a prevenir el cáncer de piel.

    (Crédito de la imagen: cortesía de Getty)

    Siempre usa protector solar

    El protector solar no es opcional, debes usarlo independientemente de la temporada, entorno o la hora del día. «Como dermatólogo, recomiendo usar un protector solar de amplio espectro con un SPF de al menos 30, que bloquea el 97 por ciento de los rayos UVB del sol», aconseja el dermatólogo certificado de Union Dermatology, el Dr. Nkem Ugonabo.

    Aplicar una cantidad suficiente de producto para obtener dicha protección en el día a día. «Es importante aplicar suficiente protector solar, que equivale a dos longitudes de dedos, el índice y el dedo medio, para la cara y el cuello, y una onza, equivalente a un shot, para el cuerpo», agrega la Dra. Garshick.

    «Es especialmente importante recordar el cuero cabelludo, las orejas, el dorso de las manos y la parte superior de los pies, que son áreas que a menudo se descuidan». El protector solar en esa cantidad debe reaplicarse cada dos horas o antes si sudas o nadas.

    Hay que tener en cuenta que todos deben usar protector solar, ya que todos son susceptibles al cáncer de piel, incluso aquellos con tonos de piel más oscuros que son menos propensos a quemarse. «Hay un riesgo menor de cáncer de piel en complexiones más oscuras, pero eso no significa que esos tipos de piel no puedan contraer cáncer de piel», advierte el Dr. Glashofer. «Tienen que estar al tanto de los métodos de prevención también».

    Permanece en la sombra

    Exponerse al sol por un bronceado es tentador, pero una sombrilla será nuestro mejor amigo.

    «Permanecer a la sombra y evitar las horas pico de sol, entre las 10 a.m. y las 2 p.m., puede ser útil para proteger la piel», dice la Dra. Garshick. «Permanecer a la sombra no significa necesariamente que no necesites protector solar, sino que el beneficio del protector solar y la sombra es mejor que cualquiera de los dos solo».

    Según el Dr. Glashofer, se trata de «reducción de riesgos». Evitar el sol 24/7 es imposible, buscar sombra cuando sea posible es una manera inteligente de minimizar la exposición.

    Invierte en ropa protectora contra los rayos UV

    Marcas como Lululemon y Athleta han comenzado a crear ropa con factor de protección ultravioleta (UPF),hay muchas blusas y pantalones disponibles que protegen. Con telas diseñadas específicamente para desviar los rayos UVB del sol, la ropa mantendrá la piel a salvo, especialmente en días con exposición prolongada al aire libre, como un día en la playa.

    Un sombrero también es una buena idea. «Si bien cualquier sombrero es mejor que ninguno, un sombrero de ala ancha asegura una cobertura y protección adecuada», dice la Dra. Garshick.

    PEXELS

    Busca lunares sospechosos

    Uno de los consejos más importantes para prevenir el cáncer de piel es prestar atención a tu cuerpo. «Cualquier mancha que parezca nueva, esté cambiando o simplemente te parezca inusual debe ser evaluada por un dermatólogo», dice el Dr. Ugonabo.

    Las marcas de nacimiento son normales y no todas son motivo de preocupación, pero hay que examinar cada una según la lista ABCDE. Según el Dr. Glasshofer, hay que consultar a un dermatólogo si tu lunar cumple con algunos de los siguientes criterios:

    A) un lunar asimétrico

    B) un lunar con un borde no circular

    C) un lunar con múltiples colores o cambios de color

    D) un lunar con diámetro grande

    E) un lunar que está evolucionando con el tiempo.

    «Sabes que tienes algo que debe evaluarse cuando no se cura, sangra, es sintomático o doloroso«.

    Si bien el cáncer de piel se muestra principalmente en áreas que reciben la mayor exposición al sol, es importante revisar todas las partes. Puedes desarrollar cáncer de piel en tus genitales (esto es en gran medida de naturaleza genética), en el cuero cabelludo, palmas, plantas de los pies, boca, trasero o incluso tus uñas.

    «Esto es especialmente importante para las personas con piel rica en melanina que tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de piel en estas áreas», dice el Dr. Ugonabo.

    PEXELS

    Hazte revisiones corporales anuales

    El último, y más importante, consejo de prevención del cáncer de piel es visitar a tu dermatólogo certificado por lo menos una vez al año para una revisión completa del cuerpo y cada vez que veas un lunar sospechoso.

    Podrán examinar minuciosamente cada centímetro de tu piel e identificar cualquier detalle problemático desde el principio. «Algunas manchas pueden no ser un problema obvio, pero a menudo un profesional puede ayudar a identificarlas y diagnosticarlas«, dice la Dra. Garshick.

    El examen completo solo debería llevar unos minutos, pero si algo parece un poco sospechoso, el médico puede pedir realizar una biopsia para confirmar el diagnóstico. «Cuanto antes se detecte algo, a menudo más pequeña será la mancha, menor será el procedimiento y menos probable será que el cáncer de piel se propague a otras áreas del cuerpo».

    PEXELS

    Conoce a los dermatólogos

    Dra. Marisa Garshick

    Es una destacada dermatóloga certificada que atiende a pacientes en “MDCS Dermatology” en Manhattan, Nueva York, y también es profesora clínica asistente de dermatología en el “Centro Médico Cornell – New York Presbyterian”. Ofrece una amplia gama de procedimientos y servicios médicos y cosméticos, abordando diversas condiciones dermatológicas como acné, eczema, hiperhidrosis, lunares, psoriasis, rosácea, signos de envejecimiento, cáncer de piel, etiquetas de piel, vitiligo y arrugas.

    Completó su educación universitaria en la Universidad de Emory y se graduó con honores en investigación y “Alpha Omega Alpha” en la Universidad de Tufts, donde asistió a la escuela de medicina. Durante sus estudios, recibió la prestigiosa “Beca de Investigación Clínica Doris Duke” en la Facultad de Medicina de Harvard, realizando ensayos clínicos e investigaciones dermatológicas en el “Hospital General de Massachusetts”.

    Dra. Ugonabo

    Originaria de Nueva York, es una dermatóloga destacada con una sólida formación académica. Tras obtener su licenciatura en “Biología Humana”en Stanford, trabajó como consultora en “McKinsey & Company” antes de completar una maestría en salud pública en Harvard y un doctorado en medicina en la “Universidad de Michigan”.

    Durante su residencia en dermatología en el “NYU Medical Center”, se destacó como jefa de residentes y participó activamente en comités institucionales, especialmente en temas de seguridad del paciente. Su investigación abordó tratamientos láser, seguridad del paciente, combinación de rellenos y láseres, así como la salud mental de pacientes con acné. Al graduarse, recibió el prestigioso premio “Dr. Irwin Freedberg”.

    Dr. Marc Glashofer

    Obtuvo su licenciatura en el programa de “Honores de la Universidad de Maryland» y luego obtuvo una maestría en biotecnología de la Universidad Johns Hopkins. Asistió a la facultad de medicina de la Universidad George Washington, donde fue elegido para la «Sociedad de Honor Médico Alpha Omega Alpha» y se graduó con distinción.

    Completó su internado en medicina interna en el Lenox Hill Hospital en Manhattan, y luego procedió a completar su residencia en dermatología en la Universidad de Tulane, donde se desempeñó como jefe de residentes. Posteriormente completó una beca en “Cirugía Micrográfica de Mohs”, reconstrucción cutánea y procedimientos dermatológicos cosméticos.

    Unsplash

    Texto original: Samantha Holender
    Traducción: Bianca Cosulich
    Artículo originalmente publicado por Marie Claire USA

    Te puede interesar:

    Esta es la cantidad correcta de protector solar que necesitas

    Protector solar, todo lo que debes saber

    El protector solar en polvo que necesitas probar

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos