miércoles, abril 17, 2024
More

    PFW FW24: Una fuerza creativa infinita para Loewe

    La colección rezumaba la creatividad incomparable de Anderson.

    El diseñador irlandés Jonathan Anderson es un cerebro creativo, un genio creativo que desafía la normalidad con creaciones de otro mundo y dada a la brillantez de su trabajo sus clientes, su fanaticada le siguen sintiendo el «allure» de esta marca. 

    Inició el cuarto día de la Semana de la Moda de París con su habitual horario matutino para LOEWE, dándoles  a los invitados un nutritivo deleite de siluetas hinchadas y tributos agrícolas.

    Loewe FW24 en Paris Fashion Week

    El antiguo recinto parisino estaba repleto de 18 pinturas del artista estadounidense Albert York, conocido por su paraíso floreciente de obras de arte florales.

    La tierra prometida de York fue el trampolín de Loewe para el otoño/invierno de 2024, imaginando una galería de arte pionera que alberga la colección de obras más extensa del artista fuera de Estados Unidos. Fue un jardín de armonía para el otoño, para el invierno. Algo desafiante pero a su vez esperanzador. 

    La colección rezumaba la creatividad incomparable de Anderson, ampliando y adelgazando guardarropas visionarios con detalles sorprendentes. Las famosas rosas, margaritas y tulipanes de York florecían en vestidos recortados asegurados con cinturones de gran tamaño.

    Una silueta nueva parecía presentarse en un vestido sin tirantes, donde ambos bustos asimilaba una rosa que caía en telas de un vestido mini y en el centro se intercalaba con un parche floreado que nacía del mismo pecho entre espacios desnudos (no transparencias) de lado y lado. 

    Vimos pantalones fluidos combinados con chaquetas estructuradas del siglo XVIII. Los pantalones se presentan en diferentes colores y estampados. También vimos pantalones de cintura alta, cuyo fajín asi labran tachuelas metálicas abultadas. 

    Las modelos caminaron por la pasarela con cortes de duendecillo teñidos de azul que dieron un toque especial a la ropa de noche con adornos metálicos y estampados de tartán descoloridos. 

    Las ingeniosas técnicas de drapeado congelaron los vestidos en espiral en el tiempo, en contraste con los racimos de hilos que saltaban de las prendas de punto con cuello y los divertidos pantalones de cintura alta.

    Jonathan Anderson es nada menos que un visionario, que se consolida en los libros de historia de la moda con una originalidad inconfundible.

    Te puede interesar:

    PFW FW24: Lo abstracto del ayer y del hoy por Uma Wang

    PFW FW24: Giambattista Valli con flores en el otoño

    PFW FW24: La compleja simplicidad de Victoria Beckham

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos