miércoles, febrero 28, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    María Conejo, la artista que le habla a la feminidad

    Su trabajo se caracteriza por representar el cuerpo femenino libre y sin estereotipos

    El arte se reinventa gracias a artistas que parecen buscar un nuevo rumbo en su medio de expresión, como María Conejo.

    María Conejo (Cuautla, Morelos 1988) es una artista visual egresada de la Escuela de Diseño del Instituto de Bellas Artes en México.

    Su trabajo se caracteriza por representar el cuerpo femenino libre de estereotipos. A través del dibujo plasma una narrativa visual que acompaña un conjunto de ideas, sentimientos y autodescubrimiento.

    Esta joven promesa del arte fue finalista en la 1ra. Bienal Nacional de Ilustración en México, organizada por Pictoline y el New York Times (2018).

    ENTREVISTA: Raquel Robles, de los libros a la actuación

    Su arte ha sido exhibido en SWAB Art Fair en Barcelona, en De Kooning Studio en Nueva York (2019), en Juxtapoz Clubhouse en Art Basel Miami (2018) y en otras ferias de ilustración en México, como Salón Acme y Gran Salón México.

    También es co-fundadora de Pussypedia.net, una enciclopedia en línea, bilingüe y gratuita sobre salud sexual; su primer libro ilustrado Pussypedia ya se encuentra disponible.

    El libro Pussypedi ya se encuentra disponible para su venta.

    ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del arte?

    Estudié Diseño Integral en la Escuela de Diseño de Bellas Artes. Cuando salí de la universidad me di cuenta que lo que me interesaba era el arte y la cultura, así que entré al mundo de los museos y comencé haciendo museografía. Trabajé en el Museo de San Ildefonso, en el de Medicina e hice proyectos independientes. Luego me desempeñé en una galería, hacía registros de obras y archivos.

    ¿Hubo alguna experiencia en tu vida que marcó un antes y un después en tu arte?

    Definitivamente. Cuando estuve en la galería conocí a Pedro Reyes, un escultor mexicano con el que trabajé durante 6 años. Trabajar con él fue como si se desbloqueara mi cerebro. Yo lo ayudaba en sus proyectos y de pronto me dieron ganas de hacer mis propias cosas. Empecé a dibujar con más constancia y vi mis inquietudes reflejadas, fue una forma de terapia que me permitió conocerme más. Un amigo abrió su galería y exhibió mi trabajo, me fue bastante bien y en 2013 lo tomé en serio y construí esta narrativa visual que ahora tengo.

    Tu principal medio de expresión es el dibujo, ¿cómo crees que tu arte contribuye dentro de la sociedad mexicana?

    Yo creo que la función del arte es como una traducción del mundo a través de la persona que lo hace. Es una manera de expresar sus sentimientos y comunicar cómo se siente. En mi caso, el tema del cuerpo, el género, ser mujer y la representación femenina son aspectos fundamentales en mi arte. La gente puede ver una imagen y comprender lo que quiero transmitir en mi obra. Mi trabajo es un punto de empatía y reflexión sobre temas que son importantes para mi y para cualquier otra mujer.

    Tu arte es liberador para las mujeres, ¿cómo ha impactado positivamente en tu vida?

    Me siento empoderada. Mi arte es una posibilidad de gritarle a otras personas que nosotras también tenemos derecho a sentir placer y perseguir nuestros sueños. Con mis dibujos quiero comunicar que podemos liberarnos, podemos ser dueños de nuestras propias narraciones, de nuestros propios cuerpos y seguir nuestras pasiones. Me gusta hablar de la libertad porque a veces nos sentimos limitadas por muchos factores sociales.

    Fotos: Cortesía María Conejo

    Tu trabajo se caracteriza por representar el cuerpo femenino sin estereotipos, ¿qué tanto te has arriesgado en esta búsqueda?

    El resultado ha sido positivo. Mi trabajo se ha vuelto más popular y cada vez son más las mujeres que se acercan a mí. Me he enfocado en ellas y en la comunidad LGBT+. Me gusta crear una comunidad alrededor de mí, donde todas nos apoyemos en nuestra propia búsqueda e inquietudes.

    ¿Por qué las siluetas que dibujas no tienen cabeza?

    Siempre tuve la inquietud de dibujar y plasmar mis emociones. Al inicio dibujaba personajes de niñas, muy similares a mí, y ese personaje me permitía comunicar cosas. Un día me enamoré y ese personaje perdió la cabeza. Fue un momento bastante caótico en mi vida y empecé a dibujar personajes con cabezas grandes; de pronto ya era solo el cuerpo sin cabeza. Me llamó la atención el poder que tienen un cuerpo sin rostro. En ese momento conecté con mis experiencias, mi infancia, mi corporalidad, mis crisis existenciales, el disfrutar mi sexualidad y liberarme de todas esas estructuras. Estos dibujos son el camino de descubrir las cosas en las que creía antes.

    Las mujeres son tu fuente de inspiración, además de ellas, ¿de qué otra forma te inspiras?

    Me inspiran los sentimientos, las emociones y las experiencias de vida de otras personas. Trato de leer mucho todo el tiempo y procuro consumir lo que han hecho otras mujeres a través de los libros, música, poemas, películas y arte. En mi viaje interno me gusta explorarme a mí misma, auto-conocerme, ir a terapia y entender porqué me siento de ciertas maneras. En esa búsqueda obtengo la materia prima de mi trabajo

    Eres co-fundadora de Pussymedia y ahora Pussypedia, ¿cómo surge este proyecto?

    En 2019 lanzamos un sitio web con artículos sobre el cuerpo humano y, en el 2020 estuvimos trabajando en Pussypedia, un libro que me tiene muy emocionada y que me ha permitido poner en acción todas mis inquietudes más allá de sólo dibujar. Trabajamos con un grupo de enfoque para enfatizar algunos temas en los que no somos expertas. Mi socia, Zoe Mendelssohn lo escribió y yo ilustré. Estoy muy satisfecha con el resultado y con el poder que tengo de conectar con miles de mujeres a través de mis obras.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @marieclaire_la

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos