miércoles, abril 17, 2024
More

    MFW FW: Marni se aleja de la influencia exterior para examinar su originalidad

    El regreso «a un estado casi animal», en una época en la que la inspiración y la creación están dominadas por el concepto de influencia y el influencer.

    Marni Otoño/Invierno 2024 volvió a Milano y el director creativo Francesco Risso explica el proceso de pensamiento de la marca detrás de su última colección, contando cómo solía tratar el diseño de moda como una especie de » nervio en carne viva”, o una sensación innata en las notas de prensa.

    Dicho esto, Marni ha prohibido que «cualquier imagen o referencia se filtre en [su] proceso de diseño», volviendo a un método de diseño que surge de forma natural. Así es como se tradujo en la colección Otoño/Invierno 2024.

    Marni FW24 en Milan Fashion Week

    Ubicado en el interior de una cueva de papel maché, el desfile FW24 de Marni tuvo lugar fuera del tiempo, el espacio y toda inspiración externa. Era como si, al entrar en la cueva de Marni, el mundo real dejara de existir: sólo existía Marni.

    Haciendo referencia a un comentario hecho una vez por Virginia Woolf, las notas del programa de Risso terminaban con la frase: «Si por casualidad entras en una cueva de papel, no traigas ropa».

    Refiriéndose a la idea de deshacerse de todas las influencias externas, dejarlo todo en la puerta y ver el desfile FW24 de Marni sin verse afectado por nada más que lo que se puede «sentir, oler, observar».

    La primera selección de looks que presentó Francesco Risso esta temporada fue estructurada, sencilla y íntegramente negra. Sastrería sofisticada presentada en chaquetas extragrandes de hombros anchos combinadas con elegantes guantes de cuero negro.

    Luego vimos una serie de modelos con brazadas de pelos negro, antes de que se vieran looks con cabello cubriendo casi toda la prenda. Desde las cabezas de las modelos hasta la parte posterior de los abrigos hechos a medida, colgando de sus brazos y mangas, cayendo sobre el suelo detrás de ellas mientras caminaban, el cabello estaba por todas partes.

    Al pelaje le siguió el estampado animal, sólo que más atrevido y sintético, que apareció en vestidos estilo túnica y prendas exteriores, y luego capas y vestidos de jacquard plateados y blanquecinos, brillando en un estilo más tradicional de Marni.

    Las siluetas fueron recortadas, arrastradas, cortadas y alargadas en todas direcciones, transformando las prendas en formas inusuales y subvirtiendo las formas corporales de las modelos. Luego apareció una chaqueta de gran tamaño que terminaba por encima de la pierna, cubierta de púas peludas, y una selección de bolsos hechos enteramente de pelo.

    La colección FW24 de Marni fue un regreso «a un estado casi animal», en una época en la que la inspiración y la creación están dominadas por el concepto de influencia y el influencer, descartar todo lo que hemos llegado a conocer (toda inspiración, todas las fuentes externas).

    Es una decisión audaz y que aterrorizaría a muchos diseñadores. Pero, ¿qué es más aterrador, abandonar el mundo por una cueva de papel maché o nunca saber realmente si tu trabajo es original?

    Te puede interesar:

    MFW FW24: Tod’s, la colección debut del director creativo Matteo Tamburini

    MFW FW24: Un Blumarine soft con una evolución del estilo Y2K

    MFW FW24: Sportmax se revela en el metafórico cuarto oscuro

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos