miércoles, julio 24, 2024
More

    ¡Grazie Mille Milano!: Recap de Milan Fashion Week SS24. Parte 1

    El mes de la moda continúa y es en la ciudad italiana, capital del diseño donde nos deleitamos intensamente con las propuestas…

    Si ya  New York Fashion Week y London Fashion Week fueron hermosas expresiones creativas, Milano fue perfecta, al darnos verdadera y pura moda, marcando tendencias y como siempre con los valores agregados  en confección, presentación, diseños y textiles. 

    Vimos el nuevo Gucci, el nuevo Tom Ford, un Prada que sigue llevando la batuta de tendencias y mucho mucho más.  Aquí está nuestro desglose de todo lo que necesitas saber sobre la Semana de la Moda de Milán SS24.

    Gucci

    La locación original del show era en las calles de Brera, donde el equipo Gucci había pintado varias casas del color del «Gucci Ancora» y la «strada» estaba llena de flores. Lamentablemente las lluvias en Milano (vale destacar que el clima ha sido poco favorable en este mes de la moda) afectaron la intención y el show se vio obligado a ir al Gucci Hub en las oficinas de la marca. 

    Bajo una luz sombría en una pasarela circular el desfile debut de Sabato de Sarno fue una clara ruptura con el Gucci de Alessandro Michelle. No fue una reinvención de la rueda, ni una salida enormemente dramática, sino más bien un toque figurativo de la función «Restaurar a la configuración de fábrica»:

    Un guardarropa de ropa cortada con precisión y diseñada para mostrar la artesanía industrial de la casa. Un limpiador de paladar, un borrón y cuenta nueva, una base sobre la que presumiblemente pueda construir colecciones más narrativas.

    No es primera vez que la casa de moda hace esto y la decisión era necesaria para cambiar una narrativa muy marcante, y muy exitosa en su momento que nos deja el legado de Michelle. 

    Con una estética de los años 70 a los 90, aparentemente inspirada en la fotografía de moda anti-moda (piense en David Sims, Corinne Day, Mario Sorrenti, Juergen Teller et al) el énfasis de la colección fue un uniforme urbano.

    Un guardarropa cápsula, prendas de cuero muy brillantes, de punto simples pero bien cortadas y camisetas, y algunos abrigos llamativos para ponerse encima de la ropa sencilla (como lo hacemos todos en los meses de invierno).            

    Muy llamativos, los cinturones con logo, una versión con plataforma de los famosos mocasines horsebit y una versión más suave del bolso Jackie. De vez en cuando, había trozos de encaje de lencería, flecos de cuentas o entramados de cristales que sugerían un estilo sensual.

    En su mayor parte eran siluetas simples y geométricamente cuadradas con predominantes tonoss en azul marino, blanco y Gucci Rosso, su nuevo tono profundo de rojo. Un 10 de 10 que sirve para limpiar el paladar y dar inicio a la nueva era de Gucci. 

    Giorgio Armani

    Si algo tiene este mes de la moda es que la tendencia está cambiando significativamente del sport y el confort al bien vestir y al chic

    Para su colección Primavera/Verano 2024, Armani optó por tenues pantalones harén en tonos gasa, túnicas mandarinas de color verde mar en seda y un toque ocasional de flecos deslumbrantes combinados con camisas de satén duquesa.

    Su colección suscita la sensación de un lujo tranquilo, relajado al fusionar Oriente y Occidente a través de pantalones recortados y cónicos y caftanes azul marino, ribeteados en seda aguamarina y rematados con una borla y aretes de cristal curativo.

    Esto es algo que tiene mucho sentido si analizamos que luego del mundial de fútbol en Qatar existe una conexión más directa, al menos en la comprensión del mundo turístico,  con países del Medio Oriente. 

    También vimos toques de alta costura en un destacado vestido sin hombros, con la falda recortada hacia un lado, y elegantemente sujetada con una tela transparente apretada. Este traje coloreado con sutiles incrementos de azul, escenifica un hermoso encuentro de corrientes.

    Del uno al diez en el nivel de «chic» le damos un sólido y sobrio 10.

    Jil Sanders

    Si hay alguien que se alegra ante este giro de la moda hacia la elegancia serena y el estilo minimalista, tipo mediados de los 90, estos son Lucie y Luke Meier, el marido y la mujer al frente de Jil Sander, marca cuya característica es la máxima discreción en la vestimenta, por lo que  este cambio de tendencia les facilita mucho su visión. 

    Esta temporada, como era de esperar, no fue una excepción, aunque el hecho de que el tono de la colección fuera previsible, no la hizo de ninguna manera parecer predecible o obsoleta.

    Más bien, los apetitos de los antiguos y nuevos acólitos de Jil Sanders quedaron bien saciados con un amplio conjunto de prendas discretamente decadentes, elaboradas con precisión, que se asimilan fácilmente a cualquier guardarropa.

    Las proporciones eran, en general, generosas, con chaquetas cuadradas y abrigos hasta los tobillos en suntuosa cachemira color carbón complementados con suéteres y bermudas voluminosas, pero aún así inmaculadamente estructurados.

    Tops de punto ceñidos, algunos adornados con capas de lentejuelas gigantes que suenan silenciosamente, faldas fusionadas con amplios pantalones cortos con péplum de gran tamaño y, en un look destacado, una masa ondulante de frondas de acetato blanco.

    Los cueros se veían muy suaves y sirvieron como lienzo para algunos últimos destellos de excentricidad a través de los abrigos y chaquetas holgadas en pitón moteado en colores rosa y marrón.

    Aún si la colección se rige por sus fundamentos originales, como todo lo que hemos venido viendo en Sanders,  el esfuerzo fue «más», la moda fue «más» (aunque no «more is more») y la presentación fue perfecta.

    Boss

    Para su última colección, la alemana exploró la vestimenta corporativa trayendo de vuelta a la fuerza laboral ese «look» elegante y alejándose un poco del corporate sports

    Organizado dentro de la llamada «BOSS Techtopia», «un lugar de trabajo efímero y un oasis de tranquilidad y diseño ergonómico«, la colección que se presentó fue un interrogatorio minucioso del guardarropa corporativo.

    En lo que se interpretó como un «adiós al trabajo desde casa», las telas a rayas dominaron, figurando en elegantes trajes cruzados en gris piedra y carbón y vestidos rectos tipo bata.

    Sin embargo, el conservadurismo del género sartorial se vio contrarrestado por una experimentación lúdica con respecto a las proporciones y la silueta; el look inaugural lucido por Gigi Hadid sirvió como ejemplo:

    Llevaba una chaqueta gris con corchetes, solapas de pico abullonadas y apenas con una blusa drapeada de crepé color moca, el look era perfecto para salir de la oficina e irse de fiesta.

    Tom Ford

    Tom Ford por Peter Hawkins fue un «remake» que reiteró los códigos inculcados en el corazón de la casa desde su fundación, teniendo en cuenta la inclinación de Tom por lo esbelto, el glamour sexualizado, todo filtrado a través de un prisma de decadencia de los años 70 y su influencia en GUCCI. 

    Muchos esperaban que Sabato de Sarno fuera quien recupera la sensualidad elegante y minimalista del look que hizo famoso a Tom Ford a mediados y finales de los años 90 durante su permanencia en la casa italiana. Sin embargo Hawkins se le adelantó

    En lugar de tomar su debut como una oportunidad para mostrar algo nuevo, Hawkins hizo un estudio profundo de la marca, desde sus archivos a entrevistas con personajes icónicos que han sido parte de la historia de la misma y todo lo tradujo en blazers de terciopelo brillantes.

    Así como llamativos usados sobre suntuosas camisas de satén, metidos en micro pantalones cortos color noche, zurcidos con hilo metálico; monos cortos de punto ceñidos y de manga larga y vestidos hasta el suelo decorados con cinturones holgados, cinturones gigantes con cierre de oro cepillado; exquisita sastrería de cuero en forma de trajes de vuelo.

    Vimos una delgada gabardina de cocodrilo que era todo menos silenciosa en su declaración de máximo lujo, con una sensibilidad extrovertida combinada con un vestido de flecos y hombros afilados.    

    En definitiva, una colección que daba buenos motivos para tener esperanzas de que Tom no solo le transmite su nombre a Peter, sino también su toque sartorial de Midas. Fue una oda a Tom Ford.

    Te puede interesar:

    MFW: «Gucci Ancora», comienza la era de Sabato de Sarno

    MFW: Tom Ford S/S24 con una nueva estética que reitera fuerza

    MFW: BOSS FW23, reescribiendo las reglas de ropa de oficina

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos