domingo, junio 16, 2024
More

    Recordando el vestido de Lady Di en Cannes: Un homenaje a Grace Kelly

    Una princesa elogiando a otra princesa en una de las ciudades más hermosas de Francia.

    Cuando el Príncipe Carlos y la Princesa Diana asistieron al 40º Festival de Cine de Cannes en mayo de 1987, estuvieron allí para una visita relámpago de 10 horas, en la que el Príncipe y la Princesa de Gales se reunieron, saludaron y se mezclaron con un grupo de los mejores actores y actrices de Hollywood.  

    Allí para promover y apoyar a la industria cinematográfica británica, después de aterrizar en Niza, Francia, recorrieron el pabellón cinematográfico británico, pasaron un tiempo relajándose en un yate privado y emergieron esa noche con todo el glamour de Hollywood para asistir a una proyección de Bette Davis.

    El viaje de Carlos y Diana a Cannes en mayo de 1987 fue breve, ya que la pareja sólo estuvo en tierra unas 10 horas antes de regresar a Londres.

    Dos princesas condenadas a tener el mismo destino

    Como siempre, la moda de Diana se robó el show. Su vestido azul suave de Catherine Walker, un vestido de tul sin tirantes, iba acompañado de “un pañuelo de gasa a juego que se enrollaba alrededor de su cuello y ondeaba detrás de ella mientras caminaba”, describen medios. (Como lo expresó Newsweek , el pañuelo llamó la atención de manera dramática ya que seguía “captando la brisa que soplaba la noche de la proyección de la película”).

    Este look de Grace Kelly de «Atrapar a un ladrón» de 1955 sirvió de inspiración a Diana para su vestido de Cannes de 1987.

    El vestido de Diana, en realidad, se inspiró en lo que el medio llama “uno de los íconos originales de el festival de cine francés”, Grace Kelly, una actriz ganadora del Premio de la Academia, conoció a su futuro esposo, el Príncipe Rainiero de Mónaco, mientras asistía al famoso festival de cine

    Diana y su diseñadora, Catherine Walker, se inspiraron en el vestido azul de Edith Head que Grace usó en la película de Alfred Hitchcock de 1955 «Atrapar a un ladrón» que, apropiadamente, se filmó en la Riviera francesa.

    El vestido de estilo griego del personaje de Grace, Frances Stevens, estaba hecho de dos tonos de azul claro, con un chal de gasa a juego unido a uno de los tirantes finos.

    «Ella [Grace] no usó joyas para mantener la atención únicamente en el dramatismo del amplio vestido de tul«. El tono frío de azul se eligió deliberadamente para reflejar el carácter gélido de Frances Stevens, como explicó el propio Hitchcock en una entrevista de 1962: “Fotografié deliberadamente a Grace Kelly helada y seguí recortando su perfil, luciendo clásica, hermosa y muy distante”, dijo.

    La decisión de Diana de usar este vestido, que combinó con zapatos planos de color azul celeste, aretes tipo candelabro de aguamarina y diamantes y una pulsera a juego, fue muy intencional: “Como con todos los looks de Diana, se había pensado mucho y se había preparado el momento. ”, informa Tatler

    Con este look, Diana rindió homenaje no sólo a Grace Kelly (un famoso ícono de Cannes, y más tarde Princesa de Mónaco), sino también al sur de Francia.

    Un vestido de impacto e historia

    Como informó anteriormente Marie Claire, Diana y Grace se habían conocido antes, en marzo de 1981, poco después de que se anunciara el compromiso de Diana con Charles, y cuando ella todavía era Lady Diana Spencer. (Carlos y Diana se casarían cuatro meses después, el 29 de julio).

    Como se detalla en el libro de J. Randy Taraborrelli «Érase una vez: detrás del cuento de hadas de la princesa Grace y el príncipe Rainiero«, Diana rompió a llorar frente a Grace mientras la tocaba.

    Grace también se había casado con un miembro de una familia real (la suya, la Casa de Grimaldi) 25 años antes; Diana “también dijo que ahora se daba cuenta más que nunca de lo insoportable que sería tener tanta gente luchando por su atención, haciéndole preguntas, no sólo a ella, sino a cualquiera que la conociera”, escribió Taraborrelli.

    En septiembre de 1982, Grace murió tras las heridas sufridas en un accidente automovilístico con sólo 52 años; Diana, inquietantemente, correría el mismo destino: morir en un accidente automovilístico, pero con sólo 36 años en agosto de 1997.

    Sin embargo, mucho antes de eso, Diana asistió al funeral de Grace, apenas tres meses después de dar a luz a su primer hijo, el Príncipe. William, en junio de 1982. Diana le dijo más tarde a su biógrafo Andrew Morton que encontraba a Grace “maravillosa y serena”, pero concluyó que “había aguas turbulentas debajo de ella. Vi eso.»

    Para su homenaje a Grace cinco años después de su muerte, “Diana usó un par de aretes con tachuelas florales de diamantes y gotas de aguamarina en forma de pera engastadas en un delgado marco de diamantes», informa The Court Jeweler.

    “También usó un brazalete de aguamarina y diamantes en su muñeca derecha”. Tanto los vestidos de Grace como los de Diana son considerados partes importantes de la historia de la moda y el vestido de Diana fue ampliamente elogiado, y el homenaje a Grace no pasó desapercibido. 

    Lady Di y Grace Kelly, dos referentes de la moda

    A Diana aparentemente le gustó el vestido lo suficiente como para usarlo nuevamente y, en relativamente poco tiempo, volver a usarlo para el estreno del musical Miss Saigon de 1989 .

    Más tarde, Diana lo eligió para ser parte de su subasta en 1997 de 79 de sus vestidos más emblemáticos en la casa de subastas Christie’s, y el vestido se vendió por 70.700 dólares (lo que asciende a más de 100.000 dólares en la actualidad). El comprador del vestido en 1997 fue la cadena de televisión por cable estadounidense Romance Classics, que, tras la muerte de Diana, exhibió el vestido para recaudar fondos para el Fondo en Memoria de Diana, Princesa de Gales.

    Diana era un genio en materia de vestimenta y siempre pensaba mucho en la elección de su vestimenta, muchas de ellas llenas de significado y simbolismo.

    A partir de ahí, el vestido se subastó nuevamente en 2011, en la Casa de Subastas Julien’s, con sede en Los Ángeles, como parte de su venta Hollywood Legends Memorabilia, pero no se vendió hasta 2013.

    Se vendió por más de 132.000 dólares y las ganancias se destinaron a una organización benéfica para niños, y ahora forma parte de la colección del museo de la moda chilena, el Museo de la Moda.

    En 2017, el vestido se exhibió en la antigua casa de Diana, el Palacio de Kensington, en una exposición especial en honor al vigésimo aniversario de su muerte.

    Escrito por: Rachel Burchfield
    Adaptación: Bianca Cosulich
    Artículo originalmente publicado por Marie Claire EE.UU

    Te puede interesar:

    Vestido de Lady Di se vendió por más de 1 millón de dólares

    Jacquemus rindió homenaje a Lady Di en su colección Menswear SS24 «Le Chouchou»

    Princesa Margarita y cómo se convirtió en un icono de moda por su rebeldía

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos