martes, febrero 27, 2024
More
    1x1 Pixel Ad Ad

    Un invierno perfecto en Courchevel

    Un lugar de ensueño que va más allá del esquí.

    La noción de que un lugar quede en «el fin del mundo» se acompaña con un particular sentimiento grandilocuente y elitista, diría que hasta adverso a la normalidad; es un lugar que simplemente posee un plus.

    Courchevel se encuentra en una de las zonas de esquí más remotas y grandes del mundo: «Trois Vallées«, que cuenta con 600 km de pistas y 160 picos. Dado que hay muchas pistas orientadas al norte, la nieve en el valle de Courchevel suele ser considerada de las mejores zonas de esquí en el mundo.

    Además de que ofrece circuitos para todos los gustos, desde principiantes hasta expertos. Sin duda es un lugar que posee algo especial.

    Courchevel es un hermoso conglomerado de cinco complejos turísticos que se comunican por una pequeña autopista, por lifts de esquí y las pistas de esquiar. Las cinco villas pueden aumentar a seis si se incluye la comunidad baja de Saint Bon, a la que se puede llegar esquiando cuando las condiciones son buenas pero que carece de picos altos.

    Las pistas locales comprenden 150 kilómetros, de las cuales 18 son verdes, 40 azules, 32 rojas y 12 negras. También hay autobuses gratuitos para principiantes en la mayoría de las localidades turísticas.

    Esquiar en Courchevel

    El sistema de transporte de esquí de Trois Vallées tiene muchas góndolas y telesillas para desplazarse con rapidez por la amplia zona, lo que, si bien satisface todos los estándares, es especialmente bueno para los intermedios ávidos de kilometraje.

    Cuatro de las cincos villas base de Courchevel cambiaron de nombre en 2011, pero más de una década después todavía se conocen comúnmente por sus antiguos nombres relacionados con la altitud, en particular Courchevel, que antes era Courchevel 1850. Moriond es a menudo llamado 1650, Village 1550 y Le Praz 1300.

    Las villas de Courchevel

    «La Tania» está situada en el bosque a 1.400 m, y el sexto pueblo es Saint Bon a 1.100, hogar del primer hotel del complejo de Courchevel, el «Lac Bleu», construido en 1908, ofreció alojamiento por primera vez en 1925 y todavía está en pleno funcionamiento.

    «Courchevel Le Praz» es un pueblo antiguo y rústico en el fondo. El punto de referencia principal es la colina de saltos de esquí, construida para los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville en 1992 y que todavía se utiliza hoy en día, tanto en verano como en invierno.

    Desde aquí suben una góndola y un telesilla rápido. El lift conecta «Le Praz» con «Courchevel 1850» en menos de seis minutos!. El siguiente en altitud es «Courchevel La Tania», una base ideal para familias y con una buena relación calidad-precio, donde es posible explorar las laderas de sus vecinos más altos, Trois Vallées.

    «Courchevel Village», situada junto a la carretera principal, es un remanso tranquilo, con una mezcla de chalés individuales y edificios más grandes en forma de bloques. Está conectado a través del rápido teleférico de Grangettes y un lift rápido hasta Courchevel 1850.

    Aunque «Courchevel Moriond» está en la carretera principal, el tráfico no es intrusivo y el centro del pueblo alrededor de la base del lift principal (una góndola a la que se llega mediante una escalera mecánica) se ha desarrollado de manera atractiva y está pleno de atractivas tiendas, restaurantes y bares variados. También cuenta con «Aquamotion» y una pista de trineo.

    El pueblo más alto, «Courchevel», también conocido como «Courchevel 1850», es el más grande y se extiende por las laderas de las colinas. Es un lugar de prestigio para quedarse, pleno de tiendas de diseñadores, restaurantes Michelin y donde puedes avistar diferentes celebridades disfrutar sus días de esquí. También es el centro principal de lifts, con góndolas desde el centro que suben en tres direcciones diferentes y, en su mayoría, pistas fáciles para bajar.

    El centro «Aquamotion» debajo de «Moriond» cuenta con instalaciones como piscinas cubiertas y al aire libre, una piscina profunda, un área de surf con una ola espectacular!, un tobogán de agua de tres carriles, rápidos de aguas salvajes, saunas, baño de vapor, jacuzzi y muro de escalada.

    También hay una pista de patinaje y un gimnasio súper equipado con sauna y baño de vapor en «Courchevel 1850». Algunas instalaciones del spa del hotel están abiertas al público previo pago de una tarifa de entrada.

    Ecrin Blanc Courchevel

    «Ecrin Blanc Courchevel» a 1650 msnm, es un resort perfecto, con precios asequibles para visitar los Alpes franceses con tu familia. Con espacios rústicos – maderosos y una decoración montañera, el resort se comunica con «Aquamotion», ofrece comodidades para entretener a los más pequeños.

    Para los más adultos el bar y el restaurante «Le Grill», donde puedes deleitarte con la mejor comida montañera. El hotel es amplio, posee su propio centro de ski donde puedes salir directo a las pistas. La decoración es la mezcla perfecta del confort de la montaña y la elegancia del estilismo francés.

    Y si no quieres solo esquiar, o patinar en hielo como lo mencionamos anteriormente puedes lanzarte bajo a la colina en las bicicletas Fat Bike, saliendo del edificio La Croisette, subes en góndola y disfruta de una bici montañera pero en la nieve, algo que si bien da un poquito de miedo al principio se torna en una experiencia de mucha adrenalina y vigorosidad.

    Si eres un aprendiz de esquí, la escuela «Oxygène Ski School» del experto Pierre de Monvallier es perfecta para aventurarte a la experiencia de esquiar por primera vez. Los instructores se acomodan a tu idioma y te enseñan o ayudan a perfeccionar la técnica del deporte.

    Con mucha paciencia y un buen ánimo hacen que el día de esquí se vuelva memorable y a veces si te va muy bien terminas en un apres ski entre picos de las montañas bailando al son de los mejores DJ ‘s del mundo en «Le Cap Horn». Y mientras esquías uno de los mejores lugares para comer es «La Cucina Angelina» del Hotel Portetta en Courchevel Moriond.

    Hotel Annapurna Courchevel

    Otro stop que se encuentra entre pistas es el restaurante «Guinguette», del Hotel «Annapurna Courchevel» en Courchevel 1850, donde puedes comer los mejores brunch del mundo.

    Sin duda creo que todos sus platos son lo más delicioso que hemos probado aunado a la vista mas espectacular hacia los Alpes Franceses: Los huevos trufados, el risotto croizet, las tradicionales chuletas fritas con gambas, el pavé de trucha… en fin, nos preguntamos, ¿de qué alimentan a estas gallinas montañeras? Porque el sabor es simplemente un deleite.

    Este magnífico restaurante al aire es el lugar perfecto para llegar con tus ski, disfrutar de la vista de los montañas de las esculturas, de buena música y volver a esquiar.

    Otro lugar que puedes disfrutar de un buen almuerzo con salida directa a la pista de ski, es el restaurante del «Hotel Les Niegues Palace» en «Courchevel 1850», donde mientras comes, bajo musica en vivo puedes disfrutar de aperitivos, spritz, postres de ensueño y quitarte tu casco de ski y usar sombreros de paja mientras disfrutas una tarde relax.

    Por otra parte, si no quieres seguir esquiando, el spa del hotel, Spa Diane Barriere ofrece saunas, masajes sensoriales, piscinas con temperaturas cálidas para reposar tu cuerpo,luego del ejercicio, tratamientos capilares por Balmain Hair Couture y un gym.

    El hotel es de nuestros favoritos en Courchevel pues tiene una calidez muy francesa, muy chic con una decoración fuerte pero cautivante y sentimos que es la epítome del lujo.

    Y mientras hablamos de Spa volvemos al Hotel Annapurna. El Spa para Codage París posee un inventario boticario que es el sueño de cualquier junky del skin care y belleza. Con piscinas afuera y adentro, el spa ofrece una oportunidad de relajarse en los momentos que no estás esquiando. El hotel es perfecto para ir en familia, de hecho meramente familiar y muy local de la zona.

    Hay centros para los niños, adolescentes y hasta una pequeña sala de cine. La decoración es un poco más rústica pero acogedora ya que ves por todo el hotel un despliegue de medallas y condecoraciones a Alexis, el hijo de Claude Pinturault (dueño del hotel) y campeón olímpico francés de ski.

    K2 Palace

    Otro hotel que nos deslumbró es el palacio en Courchevel 1850, K2 Palace: El hotel está inspirado en el mítico pico del Himalaya con la arquitectura Carpezzone y es parte de una colección de hoteles en la zona, siendo el más lujoso; cuenta con varios restaurantes, bares y hasta un lugar para solo postres «Le Sakara» que posee dos estrellas Michelin, bajo la dirección del chef Sébastien Vauxion y es el oasis de los golosos.

    Altiplano es otro de sus restaurantes, este es una interesante fusión de cocina peruana y francesa, que simplemente te hace agua la boca plato tras plato. También cuenta con el «Winston Klub», un lugar perfecto para relajarse, disfrutar de un brandy, bajo una decoración muy de cueros montañeros y vistas deslumbrantes. Las habitaciones son amplias, como pequeños chalets dentro del hotel con la mezcla del Himalaya y los Alpes franceses fusionados en uno.

    L’Apogée Courchevel Palace

    «L’Apogée Courchevel Palace» en Courchevel 1850 es uno de los hoteles más regios y lujosos de la zona. Las habitaciones poseen un aire muy alpino chic, con alfombras de recuadros montañeros y combinación de colores verdes, terracotas y grises ofrecen un hogar de ensueño, lejos de tu casa en las montañas.

    Los tonos grises y los jardines internos junto con la decoración de mesones en el lobby y en el lounge del hotel te envuelven en un aire lujoso. El restaurante Koi se encuentra al bajar unas escaleras casi imperiales entre lámparas doradas donde no puedes evitar sentirte como una estrella de cine o un rockstar.

    Si nos ponemos a repasar cada hotel y cada restaurante jamas terminaremos pero te recomendamos que visites «Le Cafe» del Grand Hotel Courchevel, La «Femme Saint Amour» si quieres terminar bailando en las mesas, «La Cheminée» si quieres algo mas casual del hotel «Farenheit 7» – Courchevel Moriyons entre muchas otras cosas mas.

    No solo puedes esquiar, lanzarte en bicicleta también puedes hacer Hikes en el Lago La Rosière o hasta lanzarse con los slides, las bandejas de plástico tipo si fueras un niño, por pistas dedicadas a esto entre los alpes franceses.

    Courchevel es un lugar de ensueño, su fashion es único, su comida aún más. Pero es la calidad humana de aquellos quienes te reciben, lo que hace de este mágico lugar en el fin del mundo algo especial.

    Te puede interesar:

    Whistler, Canadá: El lugar donde el invierno dura hasta abril

    Los Mejores Atuendos para esta Temporada de Esqui

    Hotel Paris Montecarlo: Un tesoro histórico

    1x1 Pixel Ad Ad

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos