domingo, junio 23, 2024
More

    Chanel se adueña de Marsella entre sudaderas y tweeds en Cruise 2024/25

    Sudaderas grises con capucha debajo de los trajes de tweed en colores pastel con la energía solar de Marsella.

    Chanel presentó su colección Cruise 2024/25, una pasarela en lo alto de un edificio de apartamentos con bancos de concreto en lugar de sillas doradas, mirando hacia los tejados de Marsella, una ciudad un tanto polémica por su falta de cuidados en Francia, con ésta, la Maison nos está enviando un mensaje. En términos de moda: Un nuevo look. En la jerga de 2024, estamos en su era arenosa.

    Bruno Pavlovsky, presidente de moda de Chanel declaró para los medios: «Sí Marsella es inesperado, eso es bueno. No queremos quedarnos estancados. Necesitamos tomar riesgos si queremos demostrar que Chanel es para todos«.

    Ser relevante y moderno ahora significa comprometerse con la diversidad y la vida real, incluso para una marca de lujo de mil millones de dólares. Tras los desfiles en Manchester el año pasado y en Dakar, Senegal, en 2022, la elección de Marsella para exhibir la colección crucero de este verano refleja una nueva estrategia en Chanel.

    «No siempre queremos hablar de la historia de Chanel, queremos hablar del futuro. La moda es una perspectiva y es para todos», dijo Pavlovsky en el comunicado para los medios.

    Chanel llega a Marcella con su colección Crucero 2024/25

    Al ser Chanel, no se trataba de una vieja azotea de hormigón, sino de un espacio de actuación en lo alto de la Cité Radieuse, la «aldea vertical» de 337 apartamentos de Le Corbusier.

    El bloque, con su distintiva fachada de coloridos gráficos de circuitos impresos, fue construido en respuesta a la escasez de viviendas sociales en la ciudad después de la guerra y es un ícono de la narración visual que se ha convertido en un hito de la ciudad.

    Virginie Viard, la diseñadora de Chanel, lo eligió para representar el «fuerte sentido de libertad… y de la vida cotidiana» en Marsella.

    El evento se hizo un poco más áspero de lo que Chanel había planeado cuando las fuertes lluvias y los fuertes vientos obligaron a los invitados a acurrucarse bajo paraguas. Vimos a las modelos con pantalones cortos de crochet, camisas con bordado inglés y vestidos de seda, caminar con  los toques realistas de los zapatos planos y las sudaderas con capucha mientras caminaban estoicamente bajo la llovizna.

    El alcalde de Marsella, Benoît Payan, acogió el desfile de Chanel, celebrado el mismo día de la semifinal de la Europa League del Olympique de Marsella, como un gran día para la ciudad, estableciendo una comparación entre Le Corbusier, cuya arquitectura radical expresa el espíritu enérgico de la ciudad y Coco Chanel. «Gabrielle Chanel revolucionó la forma de vestir de las mujeres y Le Corbusier la forma de vivir de la gente. Así que encaja perfectamente», afirmó para los medios. 

    Los mensajes más inclusivos de las ubicaciones de los espectáculos contrastan marcadamente con los precios de Chanel. Chanel está cerrando la brecha con Hermès, cuyos bolsos han sido tradicionalmente los más caros –y los más sagrados– en el mundo. A lo mejor Chanel esta explorando la inclusividad del «para todos» en las nuevas brechas sociales de alto poder adquisitivo. 

    Una colección que refleja la energía de Marsella

    La colección en sí se vio más fresca y jovial. Entre las invitadas estaban Lily Rose y Carlota Casiraghi. Vimos vestidos veraniegos rosa claros del estampado gingham y crochet verde turquesa junto al bañador, perfectamente aliando con los accesorios. Como mencionamos los eternos tweeds siempre presentes pero curiosamente acompañando la clásica sudadera gris, dándoles en sí un toque más casual. 

    Los tejidos predominaron en diferentes colores pasteles. Los jumpers se dieron a notar y estos bien fueran tan cortos como un traje de playa o tan largos como unos pantalones capri se vieron en todo tipo de colores y formas. Hablando de pantalones capris, ¡están de vuelta! Y fueron parte de la pasarela, incluso en conjuntos tweeds que combinan el verano sin mangas, con el peplum y el capri a la hora de vestir. 

    La colección es una oda a la frescura del verano, el vestir con piezas cómodas y fáciles, a los accesorios y el branding de la marca. El logo Chanel se vio en bordados, brocados y en pequeñas cartelas con su símbolo, no necesariamente funcional,  pero muy bonitas. 

    Los atuendos blancos culminaron la pasarela dando en sí un aire de pureza y frescura veraniega. Sublimes brocados entre peplums de faralaos y tules, tejidos holgados, tweeds y bromelias bordadas y hasta una sobrecapa en sedas, la colección se sintió cómoda, fácil de vestir y poco pretenciosa aunque extremadamente dedicada y entregada al detalle Chanel. 

    Te puede interesar:

    Penélope Cruz brilla como un Ferrari vestida de Chanel

    PFW FW24: Chanel, una contemporánea carta de amor al Deauville de Coco Chanel

    Penélope Cruz y Brad Pitt protagonizan el nuevo cortometraje de Chanel

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos