miércoles, abril 17, 2024
More

    ¿Qué significa la «economía del ahorro» para la industria de la moda?

    Cuando seguir la moda choca con la mentalidad de ahorrar.

    Cada nueva colección y tendencia parece venir acompañada del peso del dinero, especialmente en estos tiempos de economía de ahorro donde la industria de la moda parece no encontrar su lugar.

    El ahorro en la moda

    El ahorro se refiere al porcentaje de ingresos que una persona no gasta inmediatamente, destinándolo para compras de gran valor en el futuro, emergencias, objetivos a largo plazo, entre otros.

    Dentro de las necesidades básicas de las personas está el ahorro para adquirir vestimenta básica, pero la industria de la moda ha sabido combinar esta necesidad con la comunicación y el sentido de pertenencia, convirtiéndose en una de las industrias más valoradas.

    Pexels

    Aunque cada vez más influencers y artistas intentan convencernos de usar los últimos lanzamientos para sentirnos parte de ellos, la realidad es que la sustentabilidad ha cobrado mayor relevancia y ha cambiado la forma en que consumimos.

    El medio ambiente es ahora un tema central en nuestras conversaciones y muchas empresas buscan integrar medidas para afectarlo lo menos posible. Sin embargo, cuanto más ecológica es una medida, más caros son los productos, lo que no siempre se ajusta al presupuesto del consumidor promedio.

    Hoy en día, la ropa de segunda mano, los bazares y las compras de moda rápida son el camino para muchos que desean seguir las tendencias con un presupuesto limitado.

    Pexels

    ¿Cómo afecta la moda?

    La búsqueda de opciones más ecológicas ha llevado a que los creadores y empresas a tomar medidas para reducir su impacto negativo en la tierra.

    Sin embargo, la concienciación, aunque ha llevado a más personas a hacer sus compras en lugares de segunda mano, también las acerca a negocios de moda rápida para satisfacer sus necesidades inmediatas.

    La búsqueda del ahorro no afecta a todos los sectores de la moda por igual. Las marcas de lujo siguen produciendo ropa, ya que el público al que están dirigidas no tiene la necesidad de escatimar en sus compras debido a su mayor poder adquisitivo.

    Muchas personas se han beneficiado por la presencia de bazares, los cuales, gracias a las tendencias, se han vuelto lugares que se consideran “estéticos”. Ha habido un cambio en lo que se busca vender a las generaciones jóvenes.

    Pexels

    La moda es personal, y la mentalidad del ahorro no debe ser un impedimento para sentirnos bien vestidos. Tener conocimiento de nuestras capacidades económicas afecta a las industrias de la ropa, ya que las obliga a ver las necesidades colectivas de más de un sector demográfico y ajustar sus productos para que sean accesibles.

    Al final del día, la decisión de compra es propia, y si empezamos a voltear a nuevas medidas para estudiar y analizar las tendencias que son pasajeras y las que se van a mantener, entonces pedimos un nuevo enfoque de creación.

    Mejorar nuestros hábitos de consumo reduce las ganancias de las grandes corporaciones y nos obliga a hacer compras de mejor calidad, mientras que estar en tendencia significa comprar nuevos artículos cada dos semanas.

    Pexels

    Las adquisiciones que se hacen con la intención de ahorrar se orientan a gastar más en un producto de larga duración y atemporal para evitar regresar a las tiendas en semanas.

    Te puede interesar:

    Descubre la cuarta colección de Miu Miu Upcycled con guiños al Año Nuevo Chino

    NYFW: Collina Strada entre moda sostenible y expresión creativa en Spring 2024

    Blushes y bronzers: Maquillaje para una primavera llena de color

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos