sábado, junio 22, 2024
More

    Ser empresaria en un mundo de hombres; los tips de Alana Pezzotti

    La empresaria relata cómo es ser una mujer de un negocio sustentable

    Alana Pezzotti, junto a su hermano, decidieron traer a México una marca muy conocida en Estados Unidos, Dr. Bronner’s, y a pasos agigantados han tenido un gran éxito.

    Platicamos con ella sobre ser una mujer empresaria en nuestro país. y cuáles son los retos que ha enfrentado en un mundo, que muchos, consideran de hombres.

    TAMBIÉN PUEDES LEER: Rent-A-Porter, la propuesta de moda circular mexicana

    ¿Cómo fue que decidieron embarcarse en Dr. Bronner’s?

    Fue porque mi papá tenía un amigo que manejaba cada año con tablas de Windsurf desde Encinitas, California hasta Cancún, él le encargaba equipo porque en ese tiempo no había cómo conseguirlo en México, y otra cosa que le encargaba era un galón de jabón de menta de Dr. Bronner’s. Nosotros desde chiquitos estamos acostumbrados a bañarnos con este jabón.

    Cuando ya éramos mucho más grandes, se dio cuenta que su galón no duraba tanto como antes, y nos dijo: «oigan chavos, yo creo que ya están grandecitos como para comprarse el suyo», pero no había en donde conseguirlo.

    Lo buscamos por todos lados, contactamos a la marca, en GNC y finalmente terminamos preguntándoles si había manera de traerlo a México por nuestra cuenta.

    Después de un buen tiempo de pláticas sobre los planes de distribución, por fin lo logramos y aquí estamos.

    ENTÉRATE: Hablemos de finanzas personales post pandemia

    ¿Fue difícil el proceso o surgió de una manera sencilla

    La verdad es que mi hermano y yo siempre hemos tenido esa iniciativa de emprendimiento. Lo que fue difícil fue entrar a una industria diferente a la nuestra, ya que venimos de una familia de restauranteros y no tenemos ni idea de por dónde empezar, ni cómo se hacían ni cómo iba a ir evolucionando. Hemos tenido que ir picando piedra desde el inicio.

    Pero bien agradecidos con la marca con la que nos desarrollamos, la verdad es que tienen un apoyo muy personalizado con sus distribuidores, han sido indispensables para el crecimiento que nos han dado, con la manera en como nos han guiado, al principio trabajábamos de la mano con ellos casi diario; teníamos llamadas, check ups, nos preguntaban qué necesitábamos.

    Al principio fue difícil, porque ha sido un camino de prueba, error, aprendizajes, pero en términos de emprendimiento es algo un poco natural para mi hermano y para mí.

    TE PUEDE INTERESAR: Lecciones que nos dejó la pandemia en cuestión económica

    ¿Qué consejo le darías a las mujeres que están por emprender en cualquier ramo?

    Creo que a veces cuando pensamos en emprendimiento y en especial cuando es nuestro primer proyecto, tenemos mucho esta iniciativa de querer hacer todo nosotras mismas.

    Un consejo que hubiera agradecido tener desde hace mucho tiempo es: «aprende a apoyarte en los demás»; porque la verdad pienso que gran parte del éxito que he tenido, se debe a que he aprendido a apoyarme en los demás, en armar un equipo competitivo de gente que funcione y haga su parte.

    El micromanejar todo puede llegar a ser un gran error de las emprendedoras, no es un tema de soltar, pero sí es un tema de dirigir. Creo que a veces los emprendedores nos apasionamos tanto por lo que estamos haciendo que caemos en ese error.

    ¿Te pasaba con tu hermano?

    La verdad es que funcionamos muy bien juntos, tenemos dos personalidades bastantes diferentes cuando se trata de trabajo entonces él se encarga de los aspectos en los que yo generalmente no me meto como las finanzas, claro que siempre estamos rebotando ideas, pero naturalmente, cada uno se acomodó en los aspectos que iba a llevar y así lo hemos manejado desde el principio.

    Eso sí, me costaba mucho trabajo delegar, pensaba que si no hacía ciertas cosas no saldrían bien, pero debemos aprender a confiar en los demás, podemos supervisar pero no tienes que hacer todo tú.

    ¿Cómo fue llegar a México y que casi nadie conociera Dr. Bronner’s?

    Fue complicado al principio porque, no nada más era que casi nadie conociera Dr. Bronner’s, sino que tiene una calidad superior a la de todos los jabones pero el precio es el más accesible en la medida de lo posible.

    Existen marcas que venden al doble pero su calidad no nos llega ni a la mitad, no solamente en la calidad del producto sino en la calidad de los ingredientes, la forma en la que se elaboró y las prácticas laborales.

    Nosotros llegamos en un momento en el que los productos orgánicos en México estaban muy enfocados en el tema de la comida como el cacao, el café, los frijoles. En temas del cuidado personal era punto y aparte, y creo mucho tiene que ver con que antes no se reconocía que un producto orgánico no sólo impacta en el cuerpo de quien lo consume, también lo hace en toda la cadena de producción.

    alana pezzotti dr. bronner's
    Foto: Cortesía

    Es ahí cuando te das cuenta que no sólo se trata de comida, se trata de todo e incluso siento que hace unos años hasta se ridiculizaba un poco el término, como que cierto perfil de gente veía una playera certificada como orgánica como una ridiculez porque decían: «tienes un algodón y otro algodón ¿qué tienen de diferencia?» Y la diferencia está en el impacto ambiental.

    Entonces hubo que hacer mucho trabajo ahí, no estoy diciendo que nosotros lo hayamos hecho solos, hay muchísimas marcas de cuidado personal que empezaron a hacerlo al mismo tiempo que nosotros, hemos trabajado para educar al consumidor y crear cada vez más una demanda de productos que no son sólo comida que se producen de manera orgánica.

    Fue un proceso de mucho trabajo pero que también nos sirvió para vernos beneficiados de manera colectiva porque hay un cambio inmenso en la demanda de productos orgánicos y te das cuenta cuando los supermercados empiezan a ofrecerlos.

    SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @MARIECLAIRE_LA

    Suscríbete a nuestro newsletter

    Recibe las mejores noticias y artículos de interés para ti.

    Otros artículos